Lo que nunca te contaron sobre trabajar en exceso

“Man in a checkered shirt covering his face with tattooed hands” by Ayo Ogunseinde on Unsplash

Muchas personas tienen un concepto erróneo sobre productividad.

Personas que creen que por trabajar más horas van a obtener mejores resultados.

Nada más lejos de la realidad.

Trabajar en exceso puede ser el causante de diversas enfermedades y otras consecuencias.

A veces existe la tentación de realizar horas extras con la finalidad de obtener unos ingresos extras a final de mes, pero, ¿merece siempre la pena?

En algunas ocasiones no quedará otra opción, pero en la mayoría de los casos, esto no será más que una fuente de estrés innecesaria, una llamada al sedentarismo y posiblemente, bajará la calidad en tu alimentación.

Es en estos momentos, cuando el foco de trabajo empieza a perderse, cuando no se rinde igual, cuando entran en juego las distracciones digitales que hacen que te disperses.

A medida que vas aumentando la carga y horas de trabajo, existe un punto en el que la productividad empieza a verse mermada, aumentando a largo plazo los costes que conllevan.

Solo hay que ver cómo actúa una persona fresca, que trabaja durante unas horas al día y aquella otra que lleva ya 8 horas sentada frente a su ordenador, por ejemplo.

Mantener la fuerza de voluntad en esas situaciones es crucial si no quieres perder la motivación.

Por todo ello, quiero exponerte las 8 consecuencias más graves que puede traer consigo el exceso de trabajo.

Depresión

Sin duda es la mayor consecuencia que puede tirar por los suelos el resto de propósitos que estés llevando adelante.

Según la universidad de Harvard, la depresión suprime el crecimiento de las neuronas en el hipocampo. Ergo, cuando mayor sea tu hipocampo, menor será la probabilidad de entrar en depresión.

Al sistema nervioso no le sienta esto nada bien. Debido a la falta de descanso se resiente.

Aunque muchas personas digan que trabajar duro y mucho te traerá éxito en tu carrera profesional, no dejes de lado la salud para ello, puesto que no te servirá para nada.

Además, el simple hecho de pasar más de las horas que te tocan en el trabajo, va a hacer que te mantengas alejado de tu familia y amigos. Puede llegar a ser el causante de soledad en tu vida.

Estrés

Ante una situación de exceso de trabajo, el cuerpo no permanece inmóvil. De un modo u otro, entra en un estado de lucha.

No solo estas haciendo horas extras tú, sino también tu corazón está trabajando más de la cuenta. Deja que tu corazón esté pendiente de tu cuerpo y no tanto del trabajo de más que estas haciendo.

“A neon on a hedge reads “breathe”” by Tim Goedhart on Unsplash

Según los estudios, la adrenalina empezará a inundar todo tu cuerpo, aumentando la presión sanguínea.

Encuentra un término medio para que esto no suceda. Un exceso de estrés puede ser el causante incluso de ataques al corazón.

Toma de malas decisiones

Ante situaciones de exceso de trabajo, es fácil empezar a pensar con menos claridad, a ser menos crítico en tus decisiones.

Ocupado en el trabajo, invirtiendo toda tu energía para hacer posible que todo salga bien, puede entrar en juego la mala elección de otras cosas.

Por ejemplo, comer menos saludable el tiempo que permaneces en la oficina trabajando, omitiendo hacer deporte por rascar unas horas más al reloj laboral, etc.

Esto va a repercutir directamente en su calidad de vida, en la ausencia de hábitos saludables que te pueden llevar a gestionar el día más fácilmente.

Alteración en los niveles de hormonas

Tus hormonas pueden empezar a estar corriendo de un lado para otro en tu cuerpo a medida que te enfrentas a largos periodos de trabajo.

En las mujeres, puede reflejarse a modo de irregularidades temporales en su periodo o incluso y su paralización completa, lo que causa incluso más estrés.

En los hombres, puede causar la caída del cabello e incluso en la disminución de su fertilidad.

Piensa en esto la próxima vez que quieras echar unas horas más en el trabajo.

Perdida de memoria

Muy relacionado con lo tratado en el apartado del estrés, se encuentra la pérdida de memoria.

Un exceso de estrés es también causante de aumentar el cortisol en nuestro cuerpo. Ese exceso puede afectar directamente a zonas donde almacenamos la memoria y el conocimiento.

La capacidad normal que tienes para recordar se va a ver fuertemente mermada al someterse a largas jornadas de trabajo.

Problemas para dormir

Para que puedas rendir al máximo y que puedas ser productivo, tienes que aprender a dormir mejor.

Padecer excesos de trabajo unido a una falta de horas de sueño, puede causar problemas para conciliarlo.

Un ambiente donde reina el estrés, a la larga puede traer daños cognitivos y cerebrales, además de otros problemas cardíacos.

Photo by Annie Spratt on Unsplash

Es muy fácil que, cuando pasas tanto tiempo enfocado en tareas del trabajo, llegues a casa y no puedas dejar de pensar en problemas pendientes. No eres capaz de desconectar. Te metes en la cama con los ojos como platos dándole vueltas aun a cosas que pasaron en la oficina.

Para reducir el estrés, puedes mejorar tus hábitos que rodean el sueño. Empieza a ir más temprano a la cama para poder empezar el día antes. Empieza a madrugar de forma efectiva para darte unas horas de tranquilidad para ti, para disfrutar de tu espacio antes de ir al trabajo.

Problemas digestivos

Las emociones juegan un papel básico en el sistema digestivo. Ante factores como el estrés o la depresión, puede llegar a resentirse con gran facilidad.

Tu intestino se ve afectado por esa tensión emocional, que puede causar enfermedades gástricas como el estreñimiento y diarreas.

No son síntomas de salud agradables, ni mucho menos.

Cuando pasas varias horas en el trabajo puede que se te olvide hacer las comidas necesarias recomendadas, que pasen largos periodos entre las mismas o que la calidad en los alimentos baje.

No caigas en la tentación de “comer cuando puedas”. Marca unos horarios estrictos, pon alarmas, etc. La alimentación es básica para un rendimiento óptimo.

Comportamiento irritable

El humor que vas a desprender después de pasar horas de más trabajando no va a ser el mejor del mundo.

Mientras tú intentas ceñirte a la rutina de trabajo, ves como llevas tus esfuerzos y energía al límite.

Quizás no seas consciente de ello, pero tu cuerpo se harta, tiene un límite también. El humor no se mantiene solo, por lo que la irritabilidad puede verse incrementada. Y ahora, no solo la estarás padeciendo tú, sino también se la trasmitirás a los de tu alrededor.

CONCLUSIONES

Sé que muchas veces será complicado evitar exceso de trabajo. Cada persona es una situación diferente y no se puede generalizar. Sin embargo, tienes que tener en mente siempre todas las razones de salud que te pueden provocar.

Que el estrés y la falta de tiempo no sea un impedimento. Ya he trabajado sobre ello en profundidad y he recopilado los principales factores que te impiden alcanzar tus objetivos por falta de tiempo en una guía que puedes encontrar gratis aquí.

Lo más importante, es pararte a pensar por que estas padeciendo ese estrés, ese malestar, es humor irritable y poner un plan de acción para eliminarlo.

Recuerda, lo primero eres tú, luego lo demás. Si tu no estás bien, no pretendas ser productivo y ayudar a otras personas.

Ahora cuéntame tú.

¿Eres de los que trabaja en exceso?

¿Has notado como tu cuerpo te ha pedido una pausa?

Estaré en los comentarios para resolver cualquier duda que tengas.