Los 10 pasos hacia la autodisciplina

Photo by rawpixel on Unsplash

Vivimos en un momento difícil para la gestión de tiempo, de hecho, una de las frases más repetidas en nuestro día a día es “no tengo tiempo”. Sin embargo, y aunque tengamos rutinas agotadoras, no todo es falta de tiempo. La autodisciplina es el factor determinante para conseguir aquello que queremos, aunque a priori pensemos que no tenemos tiempo para lograrlo.

Descubre qué 10 acciones te convertirán en una persona más disciplinada.

1- Asegúrate que tienes claro por qué quieres hacerlo

En ocasiones, nos proponemos hacer algo sin tener claros los motivos por los que lo deseamos. Eso provoca que la motivación hacia esa meta no sea en realidad muy alta, lo cual va a hacer mucho más difícil que lo consigamos. Ser autodisciplinado lleva implícito la necesidad de un esfuerzo y es por esos que es necesario que decidas convenientemente hacia donde lo diriges.

Por esto, antes de proponerte antes, contesta a algunas preguntas que te permitan tener claro tu objetivo:

  • ¿Qué quiero hacer exactamente?
  • ¿Por qué lo deseo?
  • ¿Para qué lo quiero hace?

2- Distingue entre duro de inteligente

Socialmente, se tiende a pensar que aquello que requiere un enorme esfuerzo valdrá pena, pero esto no es exactamente así… Los esfuerzos titánicos no tienen por qué ser necesariamente inteligentes.

Para ser una persona autodisciplinada es fundamental que consigamos rentabilizar nuestras acciones de la manera más eficaz y eficiente posible, tratando de optimizarlas de manera que con menores esfuerzos consigamos resultados mayores.

3- Define correctamente tus objetivos

Unos objetivos bien definidos son uno de los puntos clave para lograr la autodisciplina. Quizá la manera más conocida y sencilla de saber cómo definir convenientemente un objetivo es a través de la regla S.M.A.R.T.

La siguiente imagen nos muestra cómo plantear adecuadamente un objetivo haciendo uso de esta regla.

4- Crea micro-objetivos

Para poder utilizar correctamente la regla SMART y poder medir nuestros progresos será de vital importancia la fijación de micro-objetivos.

Si nos planteamos sólo una meta a largo plazo, será muy complicado mantener la motivación constante y evitar la sensación de que “no avanzamos”. Por esto, es fundamental la fijación de micro-objetivos, pequeñas etapas a lo largo de nuestra carrera cuyo alcance nos cause satisfacción suficiente para tener fuerzas para continuar.

Esos pequeños logros harán que sintamos que estamos progresando, que poco a poco lo vamos consiguiendo, y de está manera será más difícil que nos rindamos.

5- Diseña un plan

Llevo esta frase grabada a fuego: no planificar es siempre un plan para el fracaso. Si deseamos alcanzar algo, es imprescindible que decidamos cómo vamos a hacerlo.

Para lograr un propósito, es fundamental que decidamos nuestros objetivos y micro-objetivos y les pongamos fechas límites convirtiendo así el proceso en algo medible. Además, es fundamental qué determines cuánto tiempo le vas a dedicar a ese objetivo y cuando lo harás.

6- Hazlo gradual

Ser una persona disciplina no es sencillo, nada más lejos, por lo que no puedes pretender hacerlo de un día para otro. Por mucho que hayas decidido empezar a sacarle más partido al comienzo del día, quizá no es buena idea que de un día para otro pretendas madrugar 3h más. Todo requiere un proceso.

Comienza el camino de la autodisciplina poco a poco, poniéndote pequeñas metas, y volviéndote progresivamente más exigente contigo mismo.

7- Mide tus progresos

Uno de los aspectos principales por los que debemos tener un plan es porque debemos ser capaces de medir nuestros progresos y así saber si vamos en la dirección correcta.

La manera de medirlos dependerá cual sea nuestra meta, pero es de gran importancia comprobar si vamos haciendo avances.

8- Evita las tentaciones (o no…)

Este octavo punto es complicado. Hay quién dice que tener cerca la tentación te hará ser más fuerte y estar más motivado.

Pero… ¿La vida no es ya bastante complicada como para que nosotros nos la compliquemos más? Ser una persona autodisciplinada no es fácil, y no creo que sea necesario buscar hacerlo más difícil.

9- Alinea tus esfuerzos con tu salud

Otro punto controvertido. Volvernos personas disciplinadas va a requerir numerosos sacrificios, pero esto han de estar siempre alineados con un estado óptimo de salud.

Está muy de moda el levantarse a las 5, dormir 4 horas y conseguir grandes logros antes de que ni si quiera haya salido el sol… Haz todos los sacrificios que quieras, pero no nos volvamos locos. Lo único innegociable para conseguir lo que deseamos es que sigamos teniendo un estado de salud óptimo para aguantar lo que venga.

10- ¡¡Prémiate!!

Para ciertas (pocas) cosas, el ser humano es sencillo. Por eso, si vas por buen camino, si estas consiguiendo ese gran sacrificio que te habías propuesto… ¡¡Prémiate!! date un capricho, busca una “pequeña recompensa” que puedas darte por el trabajo realizado.

Ya tienes las 10 claves para volverte más disciplinado, y recuerda: convertirte en la persona que deseas está sólo en tu mano.

Para más autodisciplina, productividad, y consejos sobre cómo ganarle un pulso al tiempo nos vemos en www.olgacolino.com.