¿Por qué invertir en un Asistente Virtual?

“turned-on charcoal Google Home Mini and smartphone” by Bence ▲ Boros on Unsplash

Lo primero que me gustaría que tuvieras claro es que emprender online es como cualquier otro negocio y necesita algo de inversión. Es evidente, y por eso muchos de nosotros hemos tenido la oportunidad de emprender, que el mundo online ha reducido muchísimo los costes de montar un negocio. Pero algo siempre hay que invertir.

Y por eso hoy quiero que veas que invertir en un asistente virtual es algo que, bien visto, puede hacerte ganar mucho más dinero. Debes verlo como una inversión y no como un gasto. Te cuento porque.

Cuando eres soloemprendedor y eres la única persona que trabaja en tu proyecto pasas un enorme porcentaje de tu jornada laboral realizando tareas que no son facturables. Por mucho que tengas en cuenta este tipo de gastos a la hora de establecer tus precios, es imposible repercutirlo todo en los clientes y por lo tanto, todo ese tiempo estás perdiendo dinero.

Pero Javi: “si contrato un asistente virtual estaré perdiendo más dinero aún porque tengo que pagarle”. Error. Si durante ese tiempo tú te dedicas a tareas facturables, aquellas que de verdad te hacen ganar dinero es bastante fácil que contar con un asistente virtual te genere más ingresos del gasto que te supone.

¿Cuánto vale tu hora de trabajo? Supongamos que tienes una tarifa de 40 €/hora, por poner un ejemplo con números redondos. Ahora supongamos que dedicas 10 horas a la semana a tareas no facturables, recuerda: contestar correos informativos, enviar presupuestos y facturas, ponerte de acuerdo con alguien para agendar una reunión, actualizar plugins de tu web, programar redes sociales, etc. Tu coste de hacer todas estas tareas es de 400 euros a la semana.

Ahora imagina que has decidido delegar todas esas tareas en un asistente virtual. Una tarifa bastante habitual para estos profesionales suele rondar los 20€/hora. ¿Has hecho ya los cálculos de cabeza? Las 10 horas que tú ocupabas en tareas rutinarias te costarán 200 € si un asistente virtual las hace por ti. Y ahora viene la clave de todo, esas 10 horas inviértelas en tus tareas facturables: dar clases online, tener sesiones con clientes, prestar el servicio que prestas, o incluso generar contenido que luego te dará conversiones a través de la página web. Como hemos dicho que tienes una tarifa de 40 €/ horas, en este tiempo generarás 400 €, le pagas 200 a tu asistente virtual y tú has ganado otros 200 en el mismo tiempo que en el ejemplo anterior no habías ganado nada.

Ojo con caer en una trampa muy peligrosa que hay aquí y es pensar: “pues si solo me dedico a esas tareas facturables los 400 € íntegros serán para mi”. Puede que la primera vez si, pero ¿cuánto tiempo aguantará en marcha tu negocio si no realizas todas esas tareas que se necesitan hacer en la trastienda?, ¿si no haces captación de clientes, si no contestas a los correos que te envían, si no mantienes tu web actualizada y con todo funcionando, si desapareces de redes sociales? ¿Está claro no?

Mi primer consejo a partir de ahora es que apuntes el tiempo que inviertes en todas y cada una de las tareas que realizas durante tu jornada laboral. Una vez tengas esta lista de tareas con el tiempo al lado, calcula el tiempo total que pasas haciendo tareas no facturables y cuantas haciendo lo que tú y solo tú puedes hacer. Aplica tu precio/hora y haz los cálculos. ¿Hablamos?

Si te he ayudado a verlo un poco más claro, puedes contactar conmigo a través de mi web administracionvirtual.es