Técnica pomodoro ¿eres capaz de concentrarte durante 25 minutos?

Photo by Aron Visuals on Unsplash

Lo reconozco, soy capaz de empezar una tarea y no levantarme ni para mear hasta que la acabe, del mismo modo que puedo pasarme el día entero delante del ordenador y no conseguir terminar nada de lo que empiezo porque, a veces, creo ser multitarea.

Los dos escenarios se dan en mí. Todo depende de lo motivada que esté para realizar algo, o del humor con el que me haya levantado. Lo cierto es que ni una cosa ni otra me parecen sanas ni productivas.

La primera porque las contracturas serían evitables si me levantara cada 25 minutos para realizar unos estiramientos, sin contar el dineral que me ahorraría en fisioterapia y masajes. El segundo escenario me incomoda aún más porque al terminar el día me siento frustrada y sin energía: los ladrones de tiempo me impiden avanzar. Porque el día tiene 24 horas y tú tienes una energía limitada.

En mi trabajo como Coach una de las quejas más habituales es el cómo lidiar con las interrupciones. Es frecuente, desde las llegadas de las TIC, recibir una gran cantidad de inputs a modo de notificaciones, llamadas, whatsapp, falsas urgencias, distracciones en las redes sociales o la manía de querer hacer mil cosas a la vez (mea culpa).

Por ello es necesario encontrar espacios o momentos para trabajar de manera productiva sin estrés y sin regalar tu energía a los demás.

Y no se trata de que el día tenga más horas, sino de practicar técnicas para fraccionar el tiempo orientado al estudio o al trabajo que requiere atención. Entre todas ellas te quiero recomendar una muy muy sencilla y fácil de utilizar de la que te hablé en mi último post: Cuando la solución a todos tus males está delante de tus narices: Pomodoro.

La Técnica Pomodoro, que no es otra cosa que dedicar 25 minutos al trabajo y 5 de descanso mental y físico.

¿Verdad que parece muy sencillo? ¿eres capaz permanecer concentrado durante 25 minutos? Me refiero a 25 minutos sin ir al baño, sin levantarte para beber un vaso de agua o para leer/contestar un whatsapp. Son 25 minutos de pura concentración sabiendo que después tendrás 5 de descanso que te ayudarán, sin darte cuenta, a asimilar lo aprendido.

¿Dónde está el truco?

Que pocas veces nos concedemos este lujo de tomar este espacio de tiempo para nosotros.

Sin distracciones vas a conseguir:

· Aumentar tu ritmo de trabajo

· Mejorar la concentración por un breve espacio de tiempo

· Aumentar tu productividad

· Alimentar tu creatividad

· Ganarás en claridad mental para tomar decisiones

· Liberarás estrés

· Aumentarás tu motivación y la constancia

· Ser consciente del tiempo real que dedicas al estudio o al trabajo

¿Cómo puedes hacerlo? Muy fácil, con un simple reloj físico con temporizador como el de la cocina, de ahí el nombre “Pomodoro”, o bien utilizando aplicaciones móviles tipo “Focus Keeper” o el “Tomato Timer” en el ordenador. Cada 25 minutos sonará un aviso para que descanses 5 y así cuatro veces. Después de cada bloque de 25+5 tendrás una recompensa de entre 15–30 minutos.

La ventaja de este método tan sencillo es que 25 minutos es un espacio de tiempo relativamente corto para concentrarse al máximo y, además, aprenderás a evitar las distracciones e interrupciones.

Compruébalo y me lo cuentas.