Ser Asistente Virtual ante el nuevo paradigma laboral

“A robot named Pepper holding an iPad” by Alex Knight on Unsplash

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años, a nadie se le escapa esto. Hay una nueva forma de hacer las cosas casi en cualquier ámbito de la vida y las cuestiones laborales no son ajenas a estos cambios.

Si llevas más de 10 años en el mismo trabajo dime ¿en que se parece tu manera de trabajar hoy en día con la de hace 10 años? Seguramente en pocas cosas.

Además de las formas de hacer las cosas, es que han surgido infinidad de nuevas profesiones que directamente no existían hace unos cuantos años. El avance de la tecnología no solo ha propiciado esta aparición de nuevas profesiones sino que prácticamente lo ha convertido en algo obligatorio.

Todos estamos muy acostumbrados a ver estas nuevas profesiones en ciertos sectores, pero lo cierto es que en casi todos se ha producido una evolución y han aparecido nuevas formas de hacer las cosas.

Por ejemplo yo hoy quiero hablarte de un sector a priori bastante tradicional como es el administrativo. Aparte de usar algunas herramientas tecnológicas nuevas, se podría decir que no ha cambiado mucho el trabajo de un administrativo.

Pero esto no es del todo cierto, no solo si ha cambiado mucho el tipo de trabajo que hace un administrativo, sino que incluso ha surgido una nueva forma de ser administrativo. Una nueva manera de relacionarse con los clientes/jefes dentro del sector administrativo. Y no es otro que la figura del Asistente Virtual que tan de cerca me toca.

Ya he escrito anteriormente sobre lo que es un Asistente Virtual, lo que puede hacer por sus clientes e incluso una aproximación a lo que puede costar. Pero hoy quiero centrarme más en la perspectiva de aquellos que quieran interesarse en esta nueva profesión.

Tener experiencia como administrativo o secretaria son unos mimbres perfectos para reinventarse como Asistente Virtual. Se trata de aplicar esa experiencia, esos conocimientos y desarrollarlos de manera online para dar apoyo a toda esa legión de emprendedores online que está surgiendo, y de paso, convertirte tú también en uno de ellos, porque, al fin y al cabo, un Asistente Virtual es también un emprendedor con su propio negocio de prestación de servicios.

Ser Asistente Virtual implica, como digo, una nueva forma de relacionarse con el mercado laboral.

Desde el momento en el que decides empezar te conviertes en un profesional freelance que ofrece sus servicios a varios clientes. Tienes mucha más libertad en cuanto a los horarios, en cuanto a decidir como quieres hacer las cosas y a decidir con qué tipo de clientes quieres trabajar. Puedes especializarte en lo que más te gusta o simplemente podrás decir no a un cliente con el que no te entiendes bien. ¿En tu trabajo offline por cuenta ajena podías hacer esto? Seguramente no.

Vale, suena bien eso de ser Asistente Virtual pero ¿por donde empiezo?

Si ya tienes experiencia como administrativo o secretaria, como ya he dicho antes, tienes una buena base y parte del camino ya lo has recorrido. Solo te faltaría adaptar esos conocimientos y experiencias al mundo online. Conocer las herramientas con las que poder desarrollar tu trabajo de manera remota sin necesidad de tener a tu “jefe/cliente” en el despacho de al lado y sobre todo, cambiar el chip de trabajador por cuenta ajena a emprendedor ya que ahora el trabajo no te vendrá impuesto desde arriba, tendrás que buscártelo tú mismo.

Pero si no tienes esta experiencia anterior no te preocupes, todo se aprende y si algo bueno tiene ser Asistente Virtual es que permite reciclar perfectamente cualquier conocimiento o experiencia previa que puedas tener. Se necesitan asistentes virtuales para un montón de cosas así que casi seguro que aquello que tú ya sabes hacer puede ser un valor importantísimo para algunas personas que necesitan ayuda con sus proyectos.

Lo ideal para canalizar todo esto es que, tengas o no experiencia previa, comiences por una formación que te permita conocer la nueva forma de hacer las cosas, las herramientas que la mayoría de emprendedores online utilizan para que tú puedas trabajar con ellas y aportar tu valor; y la mejor forma de encontrar esos clientes que te podrán ayudar a llevar a cabo tu negocio de Asistente Virtual.

Todo esto y mucho más podrás encontrarlo en el curso AVPower. Un curso para todos aquellos que quieran formarse en esta apasionante profesión que ya es una realidad pero que además, tiene muchísimo futuro por delante. No te lo pienses más. Reinvéntate como Asistente Virtual.

Si tienes cualquier duda al respecto de los asistentes virtuales o del curso AVPower puedes contactar conmigo a través de mi página web administracionvirtual.es

Like what you read? Give Javier Santos a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.