¿Vives en Piloto Automático?

La velocidad a la que se mueven nuestras vidas, hace que apenas podamos tener las cosas claras y bajo control por un periodo relativamente prolongado de tiempo. Lo peor es que no tenemos la capacidad de poder hacer que las cosas vayan más despacio, debido a que muchas de las cosas que suceden en nuestras vidas, sencillamente no las controlamos nosotros.

Seguramente si ahora haces un ejercicio mental sobre las distintas cosas que tienes que hacer en diferentes ámbitos de tu vida, tendrás claras algunas cosas correspondientes a cada ámbito. Probablemente sepas lo que tienes que hacer mañana al levantarte y antes de salir de casa camino al trabajo, y probablemente, también sepas lo primero que tienes que hacer al llegar a la oficina y encender tu ordenador. Inclusive me atrevería a decir que hasta sabes lo que tienes que hacer cuando salgas de la oficina y cuando llegues a casa por la tarde.

Si vamos un poco más allá, podría ser que también sepas algunas cosas clave que tienes que hacer la próxima semana e incluso el mes que viene.

Del mismo modo que sabes muchas de las cosas que tienes que hacer, también sabes que llegado el momento no las podrás realizar según lo previsto, porque otras cosas inesperadas e imprevistas se impondrán y aparecerán en el camino.

¿Me equivoco?

Probablemente, de todas estas cosas que tienes que hacer, hayas recibido información asociada, como por ejemplo una citación, un dossier, un folleto, etc.. pero estoy casi seguro que esta información complementaria, en muchos casos, la has recibido juntamente con otra información menos relevante e incluso prescindible.

Casi sin darnos cuenta, accedemos a grandiosas cantidades de información proveniente de diferentes fuentes, tanto analógicas, como digitales. Y por si no tuviesemos bastante, constantemente buscamos más fuentes de las que obtener información.

Hemos pasado del Piloto Automático a ir sin piloto

Imagina esta escena:

Vas en un vuelo con cualquier aerolínea a tu destino de vacaciones, estas cómodamente en tu asiento, disfrutando del trayecto y planeando lo que harás cuando llegues.

Estás tranquilo y sereno, porque sabes que estas en manos de una experimentada tripulación de vuelo, a pesar de que la aeronave funciona gran parte de su trayecto en piloto automático.

Cuando se activa el Piloto automático, los pilotos se limitan a controlar que todo funciona con normalidad y a realizar pequeñas correcciones de rumbo o altitud en función de las indicaciones de la torre de control.

Estas tranquilo, porque sabes que los pilotos son profesionales experimentados, y en caso de que surja cualquier eventualidad o inconveniente, sabrán atender la petición y pondran en juego toda su experiéncia y conocimientos para volver a la normalidad.

Además confias plenamente en la tecnología que incorpora la aeronave así como en su función “Piloto Automático”. El Piloto automático mantiene velocidad, rumbo y altitud hasta que los pilotos lo desactiven o modifiquen cualquiera de sus parámetros.

Imagina la misma escena anterior, pero con el único diferencial de que la aeronave es totalmente autónoma y funciona sin pilotos humanos, la aeronave funciona exclusivamente en Piloto Automático. ¿Subirias?


Algo parecido sucede con la Productividad

Ni es bueno ir siempre en Piloto Automático, ni es bueno ir sin Piloto.

No es bueno ir siempre en Piloto Automático

Las personas somos reacias al cámbio, no nos gustan los cambios, pero una vez los aceptamos, podemos activar el “Piloto Automático” por mucho tiempo.

Imagina que entra un nuevo responsable en tu departamento y que después de que lleves más de 15 años haciendo tus tareas de una manera (Piloto Automático activado), este nuevo responsable, propone una forma totalmente nueva de trabajar.

Llevas 15 años trabajando de la misma forma, y no ves con buenos ojos los cambios propuestos por el nuevo responsable. Lamentablemente para ti, es tu superior y debes aceptar la nueva metodología de trabajo propuesta.

A regañadientes empiezas a trabajar siguiendo las pautas indicadas por tu nuevo responsable y transcurridas unas semanas y asimilado el proceso, ya te has adaptado y no te supone ningún problema trabajar de la nueva forma.

Cuando quieres darte cuenta, llevas 5 años trabajando con tu nuevo responsable y desde que aceptaste el cámbio en la forma de trabajar, has vuelto a activar el “Piloto Automático” sin darte cuenta. No innovas, no mejoras, no aportas. Simplemente haces tu trabajo, como un Piloto Automático.

No es bueno ir sin piloto

En otro escenario parecido al anterior, llegas a tu puesto de trabajo y enciendes tu ordenador como todos los días, llevas los últimos 20 años haciendo lo mismo, por lo que sabes perfectamente lo que tienes que hacer. No obstante en los últimos 10 años, el trabajo se ha descontrolado de mala manera. Espera… ¿se ha descontrolado el trabajo, o te has descontrolado tu?.

Los primeros diez años de trabajo, te los pasaste en “Piloto Automático”, pero de un tiempo a esta parte, el volumen de información se ha multiplicado por mil, lo que ocasiona que vayas como pollo sin cabeza, de aquí allá, saltando entre pantallas y ventanas de ordenador, sin llegar a todo y con sensación de agobio y estrés a todos lados.

Al principio, apenas recibias correos electrónicos, no había Smartphones como los que hay hoy en día, y por lo tanto no existían los millones de aplicaciones que hoy reclaman nuestra atención a todas horas con sonidos y notificaciones.

Ahora, con todas esas distracciones rondando, y con todas esas notificaciones avisándote constantemente, ya no puedes permitirte el lujo de activar el “Piloto Automático”.

Todos los días recibes cientos de emails pidiendote tareas y más tareas, cientos de mensajes de Whatsapp, Telegram, Slack, Twitter, Facebook, Instagram. Todos los días recibes mensajes invitándote a comprar cientos de productos y servicios innovadores que prometen cambiar tu vida en un 200% casi milagrosamente.

No puedes evitar recibir todo ese volumen de información, tampoco puedes evitar que ese volumen de información se genere a la velocidad que se genera. Lo que si que puedes evitar, es el hecho de estar constantemente atendiendo y consultando todas esas distracciones, así como también puedes evitar vivir en Piloto Automático.

Like what you read? Give Josep Maria Martínez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.