El papel de un padre en la educación STEM

(Andrew Kelly/NY Hall of Science)

Al igual que un sinnúmero de inmigrantes antes que ella, Angélica Salgado llegó a los Estados Unidos para proveer una vida mejor a su familia. Al igual que muchos recién llegados en el área de Corona de Queens, Angélica trabaja duro para darle a sus tres hijos lo mejor de lo que las escuelas de Nueva York ofrecen. Ella confía que el sistema escolar y los maestros “harán lo correcto” por ellos.

De hecho, las escuelas han mejorado. Pero tal vez no lo suficiente como para merecer su confianza.

En 2016, las calificaciones de Artes del Idioma Inglés de estudiantes de los grados 3 a 8 del distrito aumentaron por siete puntos porcentuales en comparación con el año anterior. Sin embargo, a los estudiantes de inglés como segundo idioma, como los hijos de Angélica y los de dos tercios de las familias en Corona nacidos fuera de los Estados Unidos, no les fue tan bien: sus calificaciones se redujeron en un punto porcentual.

La situación es aún peor para los estudiantes extranjeros en los cursos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés). Los empleos están en las carreras de esas áreas, ahora y en el futuro, pero muchos padres que son ambiciosos para sus hijos dudan en involucrarse en abogar por ellos o en la planificación de sus cursos y actividades extracurriculares. Para las familias inmigrantes, el camino general de la escuela al trabajo puede ser francamente misterioso.

Entonces, ¿qué deben hacer los padres? Como presidenta y directora ejecutiva del New York Hall of Science (NYSCI por sus siglas en inglés), tomo esta pregunta muy en serio.

(Andrew Kelly/NY Hall of Science)

Nuestros educadores e investigadores saben que existen pocos esfuerzos formales y coordinados para conectar a los estudiantes con oportunidades y carreras STEM. Sin embargo, los estudios indican que la participación de la familia en la educación de los niños rinde resultados positivos — los niños permanecen en la escuela más tiempo, tienen un mejor desempeño y mejores experiencias escolares. Esto es consistente en los diferentes grados, para contextos dentro y fuera de la escuela y entre las familias afroamericanas y latinas.

Así que hemos identificado cinco tipos de programas y recursos que los padres necesitan:

1. Recursos para ayudar a los padres a entender y navegar el sistema escolar. El Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York creo puestos para coordinadores de padres en 2003. Los coordinadores de padres tradicionalmente han respondido a llamadas telefónicas y ayudado con la traducción, pero como ha señalado la señora Salgado, “Algunas escuelas tienen coordinadores de padres más comprometidos que otros”. La canciller escolar Carmen Fariña ha trabajado para aumentar la formación de los coordinadores de padres para que sean más proactivos, tal como organizar a los padres para tomar excursiones y explicar formas en que pueden ayudar la educación de sus hijos. Se podría hacer más para fortalecer estas conexiones.

2. Acceso a asignaturas académicas STEM y verdaderos caminos a las carreras relacionadas con STEM. Algunas escuelas organizan noches de carrera y otros eventos centrados en el trabajo. Las instituciones informales tales como museos y bibliotecas podrían ofrecer más programas. En NYSCI, organizamos Noches STEM gratuitas donde los niños pueden ver presentaciones de los profesionales de STEM y después charlar con ellos en un ambiente relajado. Existen recursos gratuitos como una guía para padres sobre STEM de la Liga Urbana de Nueva York que puede proporcionar más información.

3. Programas que hacen hincapié en un enfoque de dos generaciones que incluye tanto a los niños como los padres. Algunas de las actividades que se están volviendo populares educan a los padres, mientras que educan al niño. La Instrucción en el Hogar para Padres de Niños Preescolares (HIPPY por sus siglas en inglés) es un programa sin fines de lucro que le muestra a los padres su papel fundamental como el primer maestro de sus hijos. HIPPY utiliza visitas a domicilio para hacer juegos de roles educativos con los padres quienes pueden entonces jugar con sus hijos. NYSCI administra un programa similar de Little Makers que invita a las familias con niños pequeños a jugar, diseñar y crear proyectos en conjunto, desde aviones planeadores a gis en la banqueta y aparatos de superhéroes.

4. Actividades en múltiples ambientes que fomentan el éxito del estudiante como una responsabilidad compartida de la comunidad. Nuestro programa de Vecinos NYSCI trabaja con 700 familias locales y escuelas para proveer descuentos en las entradas a los museos e invitaciones para actividades de STEM. El auditorio NYSCI se utiliza para reuniones de padres, y cada año antes de nuestra feria anual Maker Faire invitamos a las familias del área a un evento comunitario.

5. Plataformas que dan a los padres una voz para asegurar que sus preocupaciones e historias sean reconocidas. Listas de distribución escolares, grupos de Facebook, blogs para padres y recursos similares permiten que los padres busquen dirección de los maestros, los administradores y otros expertos, y que apoyen a otros padres luchando con problemas similares.

Aún tenemos que ofrecerles más a los padres. Un nuevo programa llamado Universidad de Padres será un componente de nuestra iniciativa Queens 20/20 que hace que sea más fácil que los padres encuentren y utilicen los recursos disponibles. Entonces los padres como Angélica Salgado estarán en mejores condiciones para preparar a sus hijos para el trabajo universitario en las asignaturas STEM y posiblemente, una carrera en un campo de STEM.

Solo si todos nosotros — escuelas, museos y organizaciones comunitarias — hacemos que sea más fácil que los padres encuentren los recursos que necesitan podremos finalmente “hacer lo correcto” por Angélica Salgado y sus hijos.

Margaret Honey es la presidenta y directora ejecutiva del New York Hall of Science en Queens, Nueva York. Su ensayo es parte de una serie sobre la participación de los padres producido por la fundación filantrópica Carnegie Corporation de Nueva York.

For the English version click here.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.