Democracia de tarro y charco de opiniones

Si querés suscribirte al newsletter, apretá aquí.

Emmanuel Prado
cartas a la cercanía

--

Fotografía de manifestación frente a Casa Presidencial del Lunes 12 de Octubre. Fuente: puroperiodismo.com

Una semana más de manifestaciones en el país, sólo que más esporádicas y con una leve baja en los bloqueos. La crisis política se vuelve diaria y hasta al 15 de octubre antes de la media noche, cuando nada podría empeorar, aparece un acuerdo que genera infarto en el poder económico nacional: la Unión de Cámaras Empresariales del sector Privado (Uccaep), firmó un acuerdo con Rescate Nacional, movimiento protagonista de los bloqueos en el territorio nacional [link].

Así amanece el país, en una contradicción lógica que genera muchas dudas sobre qué tienen en mente las personas detrás de la Uccaep, en especial Alvaro Jenkins, nuevo directivo de este sector. Por otra parte, Célimo Guido, quien ha sido denunciado por el Gobierno frente a la Fiscalía, goza de cierta credibilidad al sentarse a negociar con el mejor amigo del gobierno: la Uccaep.

La comunicación política del sector empresarial, ha ganado el protagonismo, tras primero decir que “lo hicieron para detener los bloqueos”, y finalmente el mismo líder del movimiento Rescate Nacional, contradecirlo. ¿Probablemente fue un error de la Uccaep? Puede ser, pero no por los motivos que el charco de opiniones ha saltado hoy a la opinión pública.

En especial el gobierno, quien dijo sin escrúpulos que esta jugada de la Uccaep va en contra de la democracia, y que por supuesto, significa una apuesta a la legitimidad de actores que el mismo gobierno ha denunciado. Sin embargo, es insostenible el reproche cuando hay mejores postores, parece que el Carlos Alvarado ha sabido manejar la situación, y en nombre de un hecho inédito para las lógicas nacionales, lograr revestirse de los defensorxs democráticxs más grandes, bajo la investidura presidencial.

Claro son asuntos que no le interesan al movimiento de Célimo Guido, por el contrario, este mismo ha manifestado que se reunió con algunas diputaciones para solicitar que avanzaran con el proyecto para permitir la destitución de mantado presidencial vía referendum [link].

Dentro de las disputaciones destacan, del PIN; Walter Múñoz y Patricia Villegas, del PUSC, Shirley Díaz e independientes, Dragos Dolanescu y Erick Rodríguez. ¿Por qué cae tanta molestia si un actor empresarial se reúne y llega a acuerdos con el movimiento, y un grupo de diputados no? Esos son los reproches que alguna gente nunca llega a hacer. Por que aprovecha la burbuja de la “democracia bicentenaria”, para ahora infundir “miedo rojo” diciendo que vamos a caer como en Venezuela o Nicaragüa, donde han ocurrido pactos empresariales-movimientos sociales.

Justamente hoy se está llevando a cabo, la segunda reunión de los tres supremos poderes de la República, único vehículo que sostiene la investidura presidencial. Otro hecho por apuntar es que las mesas de diálogo convocadas por el gobierno no se llevaron a cabo debido a la ausencia de voluntad política de participar por parte de algunos sectores, como la ANEP y la Uccaep, probablemente los bloques más opuestos pero que coincidieron en que la mesa no era suficiente, y cuestionaron su metodología.

Pasadas las 07:45pm, de este viernes, Carlos Alvarado anunció un manifiesto firmado por los tres supremos poderes + el Tribunal Supremo de Elecciones, a propósito lo realizado fue un mero simbolismo entorno a la institucionalidad democrática. Misma que propuso una mesa de diálogo desequilibrada sin considerar a las personas que se protestaban en el bloqueo.

Desconocer las protestas populares, y colocar en el polo opuesto la democracia, es la contradicción más pesada de este proceso, nos demuestra que es una democracia de tarro que la escupen cada cuanto cuando quieren y sienten amenazados sus interéses. Genera pesar que la “democracia”, esté revestida de cuanto instrumento que no reconoce la protesta cívicas, con sus manifestaciones violentas o no violentas, como expresión democrática de un pueblo.

Así el estado de las cosas; esta carta pequeña, que no es más que una vacilación intrigada por el devenir del país. Produce malestar que no haya diálogo, y que el charco de opiniones se empantane de los medios de comunicación, que probablemente nunca han sentido tan amenazados sus intereses. La violencia contra Casa Presidencial, el pasado Lunes 12, es una muestra de lo que le importa a la gente el mito democrático. Un palo en la cabeza, y quien recibe el palo, no es quien debe recibirlo, pero lo hace en condición de sostener, su investidura.

--

--

Emmanuel Prado
cartas a la cercanía

Late-modern freelance writer living in Costa Rica. Political Scientist. Circumscribed in humanistic ideas. 1st Place Rodrigo Facio Essay Contest 2017 — UCR.