América no será campeón

Por Ángel Mario Martínez

“Si no gano el título, claro que presento la renuncia”, declaró para ESPN Ricardo Antonio La Volpe a los pocos días de ser anunciado como estratega del América.

El argentino deberá tener listo su borrador para decir adiós al banquillo azulcrema porqué nunca, en la historia de los torneos cortos, un técnico que llega a mitad de un torneo consigue el campeonato.

La paciencia no es una virtud del futbol mexicano ya que las rotaciones en el banquillo son comunes, en promedio se le dan las gracias a seis estrategas por torneo, teniendo como récord el Invierno de 2001 con 16 despidos, seguido del Clausura 2003 y Apertura 2005 con 14.

Los equipos cambian a sus directores técnicos cuando atraviesan por un bache con la intención de resultados inmediatos, fórmula que no es efectiva según la estadística y aún así, se sigue intentando.

Ecuación que no cuadra

Ya son 20 años desde que el sistema del balompié nacional cambió su esquema, pasando a ser dos torneos cortos con su Liguilla, en los cuales han desfilado por el banquillo infinidad de estrategas campaña tras campaña.

Durante los 40 torneos disputados bajo este formato se coronaron 25 directores técnicos diferentes, ocho de ellos extranjeros y 17 mexicanos. En la estadística, ninguno de ellos levantó el título como estratega emergente.

Es importante aclarar el caso único de Alberto Jorge, que en el Apertura 2002 fue campeón con el Toluca tras dirigirlos solamente cuatro juegos. Esta situación se dio cuando el argentino Ricardo La Volpe tomó las riendas de la Selección Nacional, dejando en el ocaso del torneo al conjunto de los Diablos Rojos, ocupando su lugar el encargado de las Fuerzas Básicas del club (Jorge) tras un breve lapso en el que Wilson Graniolatti tomó al equipo.

No puede considerarse el éxito del campeonato al cambio de DT ya que el equipo mantuvo la idea, esquema y formación de La Volpe. Aunque Alberto Jorge es quien aparece en los registros del futbol mexicano, el “Bigotón” es el responsable del título choricero.

Fuera de este singular caso, pocos estrategas han tenido la dicha de acariciar el título al tomar un equipo a media campaña. La final es el tope que se alcanzó cuando un equipo cambió de timonel.

El primero de ellos fue el Toluca en el 2000, cuando Ricardo Ferrero llegó al banquillo como reemplazo de Enrique Meza, quien se fue a dirigir al “Tri”. En aquel torneo de Invierno 2000 los Diablos cayeron en la final ante el Morelia, que conquistó su primer título de la historia bajo el mando de Luis Fernando Tena, quien apenas disputaba su primer torneo al frente del equipo.

Ricardo Ferrero

Fueron once años los que pasaron para que otro timonel llegara a una final como emergente. En el Apertura 2011, Santos Laguna alcanzaba la final del torneo junto a Benjamín Galindo, que tomó al equipo tras la salida del argentino Diego Cocca. El sueño del “Maestro” encontró su triste desenlace en San Nicolás de los Garza, Nuevo León, cuando, tras casi 3 décadas de sequía, los Tigres de la UANL le arrebataron la corona con un polémico arbitraje de Marco Antonio Rodríguez.

La última ocasión que un técnico de reemplazo estuvo cerca de conseguir el campeonato fue en el Apertura 2014. Víctor Manuel Vucetich tomó a los Gallos Blancos como recambio de Ignacio Ambriz en la jornada 8 para después perder la final del torneo, con todo y Ronaldinho, ante el Santos Laguna.

Cosa del pasado

Mientras que en los torneos cortos es prácticamente imposible conquistar el título, cuando el campeonato mexicano duraba todo un año, sí hubo estrategas de reemplazo que consiguieron levantar la copa.

Son seis las ocasiones en que este hecho se presentó, obviamente el formato se prestaba para reformar a un equipo bajo otra idea futbolística, ya que se llevaban a cabo más de 30 jornadas.

El equipo que más veces logró un título con un cambio en la dirección técnica fue el América, con cuatro. Además, fue el primer club en lograrlo cuando, para la campaña 1965–66, el uruguayo Roberto Scarone tomó al equipo a solamente ocho juegos de distancia de la final del campeonato y teniendo un punto de ventaja sobre las Chivas, consiguiendo el título y aumentando su ventaja a dos unidades.

Toluca y Cruz Azul también son parte de esta “hazaña”. Don Ignacio Trelles lo consiguió junto a los choriceros en 1967, tras tomarlos en la jornada 11 y, para la campaña de México 70, Raúl Cárdenas conquistó el título con la Máquina del Cruz Azul en la segunda parte del torneo en reemplazo de Paulino Sánchez.

El conjunto azulcrema sería el último en conseguir la corona de nuestro balompié de esta forma. José Antonio Roca lo logró en 1971 reemplazando a Luis Grill a partir de la jornada ocho, cuando se disputó la primer liguilla de la historia venciendo a Toluca en la final. Posteriormente, en la década en que el América se confirmó como un grande, los 80, Miguel Ángel López levantaría el trofeo como recambio de Carlos Reinoso en la jornada 24 en la campaña de 1985, venciendo a Pumas en la final. Por último, Jorge Vieira alcanzó la estrella para el escudo de los de Coapa en 1988, venciendo a los universitarios nuevamente tras tomar al equipo en la jornada 11 como sustituto de Cayetano Rodríguez.

Además de estos seis casos de éxito, otra sexteta de estrategas estuvieron a punto de hacerlo, quedándose en la línea perdiendo en finales.

América en la raya

Desde 1996, año en que los torneos cortos con liguilla se implementaron, el América ha cambiado en 34 ocasiones a su estratega, logrando conquistar el título en cuatro de los 40 torneos disputados (sólo Manuel Lapuente, Mario Carrillo, Miguel Herrera y Antonio Mohamed lo consiguieron).

En dos décadas, el club azulcrema logró colarse a la “Fiesta Grande” de nuestro futbol en siete ocasiones tras sufrir un cambio en su dirección.

Caso curioso es el del torneo Apertura 2013, cuando los de Coapa tuvieron un breve cambio en su banquillo al prestar a Miguel Herrera como emergente en la Selección Mexicana, sin embargo el “Piojo” retornó con el equipo para perder la final ante el León de Gustavo Matosas.

Del resto, los azulcremas alcanzaron las semifinales en dos torneos y los cuartos de final en cuatro ocasiones.

Hoy La Volpe llega con una sola meta, el título, no hay de otra para una institución que es líder de campeonatos del futbol mexicano y que cumple 100 años de existencia. Levantar el trofeo es lo único que hay en mente para celebrar el centenario sin importar la situación por la que atraviesa su banquillo.

La Volpe puede irse preparando mentalmente para una gran fiesta, aunque estadísticamente hablando lo que debería ir preparando es su renuncia. América no será campeón.

Ricardo La Volpe.