¿Qué leía mi abuelo?

Ordenando cosas en casa hace unos días, encontré esta lista que pertenecía a mi abuelo. No sé de qué año data, pero es bastante vieja y es una lista que detalla y ordena por número (freak mi abuelo??) todos los libros de su biblioteca (tendrán ya una idea de quién heredé mi gusto por la lectura, la literatura y la escritura. También de mi abuela, pero en eso voy hablar en otro post).

Los libros están divididos por tipo, hay ensayos sobre varios temas, obras de teatro, técnicas teatrales, novelas, libros sobre conservacionismo y ecología (a mi abuelo le gustaba mucho la ecología, y de hecho escribió un libro del tema), etc.

Algo que me encanta es que tenga una sección dedicada especialmente a España, la España clásica de autores como Rosalía de Castro, quien describe un país muy distinto del que conocemos hoy. Viniendo de familia española con muchas costumbres de allá, crecí aprendiendo sobre Galicia y España, así que no me puedo resistir a ello y me encanta leer en galego.

Otro detalle que me gusta mucho de la lista es que está escrita a mano. Parece tonto que lo mencione, pero encontrar eso es una perla entre tantas aplicaciones para el celu que andan dando vueltas actualmente, y que me incluye como consumidora, con lo cual le da un toque más romántico al asunto.

Muchos de los libros que se mencionan en esta lista los leí y otros no, pero la realidad es que, por más que algunos temas no me atraen (como los ensayos o las técnicas de teatro), todos estos libros los heredé y ahora los estoy poniendo en mi nueva biblioteca, la cual estoy empezando a armar con mis libros, los de mis abuelos, colecciones, etc (no veo la hora de tenerla terminada!).

En otro post voy a hablar de la biblioteca de mi abuela, ella tenía más afición por las novelas, sobre todo novela negra y misterio. Agatha Christie, Guy des Cars, Jacqueline Susan y otros, eran sus favoritos, y yo he leído gran parte también, así que espero reseñar esos autores porque son clásicos que vale la pena leer.

Por supuesto que me voy a guardar ésta lista, como recuerdo de que el fanatismo por los libros no viene sólo!

Nos vemos en la próxima entrada.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.