LA FLOR DE LA CANELA

Fue la quinta canción que escribió Chabuca en los años 50, una de las obras más representativas del cancionero peruano, considerada en muchos países el segundo himno nacional del Perú.

Esta canción a la que Chabuca considera que le debe todo (pues gracias a ella se hizo famosa) fue dedicada a Victoria Angulo, señora limeña de fina raza negra, a quien describe poéticamente que llevaba “jazmines en el pelo” por sus canas y “rosas en la cara “por su rubor.

La frase “el río, el puente y la alameda” fue parte de un discurso del historiador Raúl Porras Barrenechea, que impresionó a la compositora.

La Flor de la canela, es un vals que se internacionalizó, gracias a diferentes intérpretes Latino-Americanos y Europeos, a cantantes líricos y su letra fue traducida a otros idiomas.

Disco A CHABUCA:
Voz — Rubén Blades
Guitarra y arreglos — Sergio Valdeos
Cajón peruano — Leonardo “Gigio” Parodi
Contrabajo — Álvaro Sovero
Violín — Ricardo Ramírez
Flauta — César Peredo
Guapeos y palmas — Carlos Mosquera
Palmas — Edu Olivé, Mabela Martínez, Susana Roca Rey

Letra
Déjame que te cuente, limeño,
déjame que te diga la gloria,
del ensueño que evoca la memoria
del viejo puente, del río y La Alameda.

Déjame que te cuente limeño,
ahora que aún perfuma el recuerdo,
ahora que aún se mece en un sueño,
el viejo puente, el río y La Alameda.

Jazmines en el pelo y rosas en la cara,
airosa caminaba La Flor de la Canela.
Derramaba lisura y a su paso dejaba
aromas de mistura que en el pecho llevaba.

Del puente a La Alameda menudo pie la lleva
por la vereda que se estremece,
al ritmo de su cadera.
Recogía la risa de la brisa del río
y al viento la lanzaba
del puente a La Alameda.

Déjame que te cuente limeño
¡ay! deja que te diga, moreno,
mi pensamiento.
A ver si así despiertas del sueño,
del sueño que entretiene, moreno,
tu sentimiento.

Aspira de la lisura que da La Flor de Canela,
adórnala con jazmines
matizando su hermosura.
Alfombra de nuevo el puente
y engalana La Alameda
que el río acompasará
su paso por la vereda.

Y recuerda que…
jazmines en el pelo y rosas en la cara,
airosa caminaba La Flor de la Canela,
derramaba lisura y a su paso dejaba
aromas de mistura que en el pecho llevaba.

Del puente a La Alameda menudo pie la lleva
por la vereda que se estremece,
al ritmo de su cadera,
recogía la risa de la brisa del río
y al viento la lanzaba del puente a La Alameda.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.