#4 Problema vs Solución

Estas publicaciones son el archivo del boletín Chapuzón al UX. Este Medium está unas semanas atrasado al boletín. Si desea recibir contenido fresco y recién exprimido, se pueden suscribir al boletín al final del artículo. :)

Recuerdo una vez que mi mamá preguntó cómo puede uno pesar un árbol completo sin cortarlo. Durante años esa misma pregunta la he recordado en muchas ocasiones, siempre tratando de imaginar una mejor forma de cómo pesar el árbol. Lo que he aprendido de esa pregunta es que siempre van haber miles de formas de llegar al objetivo. Lo emocionante es el problema, no la solución.

¿Enamorarse del problema o la solución?
Los mejores diseñadores que conozco se enamoran de los problemas a resolver, esto les permite tener una mirada objetiva a lo que se desea resolver. Si uno se enamora de la solución se puede sesgar del problema real. Incluso puede que no vea todas las fallas de la solución porque está invertido emocionalmente en esa solución en particular.

El proyecto
Me encanta plantear los proyectos como algo que vamos a descubrir y resolver en el proceso. No me gusta plantear los proyectos como una solución definida, esto normalmente le da entender al cliente que no son necesarios los procesos de investigación o co-creación, mientras que al plantear los proyectos como este proceso de prueba y error, dentro de una estructura que tiene sentido, el cliente siempre está dispuesto a ser parte de la aventura.

Durante las reuniones iniciales y cotizaciones, es necesario plantear que la solución se va descubrir durante el proceso, no que se va plantear una solución en la cotización. Por eso las licitaciones son uno de los peores inventos de la vida, porque plantean la solución de antemano, pero bueno, sigamos :D.

El equipo
La actitud de: vamos a descubrir una solución a este problema. Es una de las mejores actitudes que un equipo saludable puede tener. Esta actitud permite que constantemente se discuta sobre el porqué de las soluciones a través del qué y el cómo, es decir, de las soluciones.

Por ejemplo: Podemos decir que hay que hacer un Wizard para el formulario, pero también puede haber un login con Facebook o simplemente no ocupar registro de usuarios, pero todas estas soluciones van ligadas a una idea detrás, de por qué esta debe ser la solución. Si tenemos una mente abierta a discutir esas ideas, vamos a encontrar mejores soluciones. Todo esto sin pisar egos de nadie, porque en estas dinámicas no importa quien lo diga, importa la idea.

Hablar del problema siempre es más emocionante
Como lo he dicho en las 4 entregas de este boletín, la solución se descubre en el proceso. Por eso todas estas entregas han sido sobre el proceso y no si mejor un hamburger menu o no. De eso podemos hablar harto y discutir con datos de investigaciones así como ejemplos concretos.

Hablar del problema trae a colación temas aún más interesantes, como involucrar al cliente en el proceso y visión, a tener empatía con las personas que van utilizar nuestros diseños, a plantear un proyecto entendiendo que debemos descubrir la solución en el proceso y por último a enamorarnos del problema.

Leer más sobre el tema:


Suscríbase con Mailchimp, acá: http://eepurl.com/co69Jz