Google Home y el Poder de los Asistentes de Voz

Desde el 26 de junio es posible adquirir el asistente de voz Google Home, tanto en su versión tradicional como Mini. Y, si bien se podía comprar el modelo anglosajón, no era un diseño con adaptabilidad, ni bagaje lingüístico de la cultura mexicana. De acuerdo con Miguel Alba, el director de marketing de Google en México, no fue fácil lograr una integración ideal, debido al acento y modismos con las que los usuarios interactuarán con el asistente.

Google Home se activa por medio de comandos de voz y se le puede preguntar cualquier cosa como la hora o el clima, y también se pueden utilizar para controlar por voz algunos dispositivos (como electrodomésticos o focos inteligentes) para poner música en servicios de streaming o pedir un Uber. De tal manera, los usuarios realizan las cosas de manera más rápida y eficiente, ya que no tienen que escribir para poder obtener lo que necesitan y los hace más multitasking. De hecho, las principales razones por las cuales las personas recurren a asistentes de voz son:

  • Les permite realizar múltiples tareas más fácilmente.
  • Pueden hacer cosas más rápido que en otros dispositivos.
  • Les permite obtener instantáneamente respuestas.
  • Hace su rutina diaria más fácil.

Un estudio realizado por Google y la consultora Peerless muestra que el 72% de los que lo poseen lo han incorporado a su rutina y ya forma parte de casi todas sus actividades. Este estudio también mostró que las personas interactúan con ellos como si fueran personas. Por favor y gracias son las frases que más repiten cuando les piden información. De hecho, un 41% de los que utilizan altavoces con algún tipo de asistente por voz están convencidos de que al hablar con ellos es parecido a hablar con otra persona.

En el momento de las compras online, los asistentes de voz permiten comprar de forma todavía más rápida, en comparación de otras plataformas que dependen de clics o estar frente a una pantalla. Y, también ofrecen sugerencias basadas en los historiales de compra, de manera que aprenderán qué y dónde se realizan compras y se anticiparán a las necesidades de los usuarios…. Y justo ahí es donde se revela una oportunidad para las marcas de ser relevantes en los momentos de compra.

La gran ventaja de la publicidad en estos dispositivos es que no parece publicidad, sino una recomendación genuina dentro de la conversación que entablan con los usuarios. Además, no se podrá saltar como se hace en Facebook, en su lugar, se escuchará la voz del asistente a lo largo del mensaje y será percibido como una sugerencia dentro de la charla cotidiana. Todo esto representa una experiencia personalizada al usuario que le permite sumergir su vida en una dinámica de interfaz. Pero para las marcas también representa un input de lo que estas personas conversan con los asistentes de voz. Preguntas como:

  • ¿Cuáles son las recetas que más revisan?
  • ¿Qué información consultan más por las tardes?
  • ¿Qué tantas compras realizan por este medio?

Serán respondidas con las métricas que arrojen sus patrones de uso. Después de ello, tendrán que ser ordenadas e interpretadas para tener mensajes publicitarios acorde a las necesidades y jornadas de los usuarios. Mientras que los asistentes inteligentes agreguen más voces y acentos, las marcas podrán contar sus historias de una manera inmersiva al agregar efectos de sonido o incluso tener su función de habilidades con la voz pregrabada de su embajador de marca.

En un corto período de tiempo, los altavoces activados por voz se han convertido en parte de las rutinas de las personas. Algunos de sus hábitos diarios ahora se logran a través de ellos y, como resultado, se está interactuando con estos dispositivos como si fueran humanos, ya que las personas los perciben como algo más que un artefacto, lo ven más como otra persona. A fin de cuentas, ese es el objetivo, ofrecer experiencias automatizadas pero con perfil humano, que retroalimenten continuamente a las marcas y, así, se inicien ciclos de recopilación, organización, interpretación de datos y generación o mejora de productos o servicios.