Deberías Estar Viendo: Please Like Me

[Esta nota fue publicada por primera vez en 2017]

Quiero que me quieras

Josh pide un helado de 19 dólares con su novia, Claire, que antes de llevarse la primera cucharada a la boca le dice: “Josh, probablemente sos gay”. Esos son los primeros minutos de Please Like Me, una serie australiana que mezcla hábilmente la inocencia del género coming-of-age con la crudeza de la vida real del propio Josh, creando una historia autoficcional merecedora de nuestro cariño. En este piloto, que dura menos de media hora, Josh se ve inmerso en un cuestionamiento sobre su propia sexualidad y se enfrenta sorpresivamente con la adultez: su madre intentó suicidarse.

Please Like Me está en tu cuenta de Netflix, escondida detrás del algoritmo que te lleva a ver siempre el mismo capítulo de Friends. Así que no te pido mucho, entrá a Netflix y tipeá Please Like Me.

• Primera persona

Josh Thomas es el creador de esta serie que eligió protagonizar en primera persona. No es casual que ambos se llamen Josh, el personaje transita a lo largo de las cuatro temporadas un viaje que el creador vivió en carne propia. Esto genera un relato fresco y genuino, donde los dramas están atravesados por humor y cariño. Josh es un personaje complicado, difícil de descifrar, que genera incomodidad en quien lo mire relacionarse con la gente que lo rodea. Por momentos lo vemos decidido, por momentos lo vemos incapaz de habitar su propio cuerpo, las contraposiciones que los veinteañeros comprendemos sin necesidad de palabras.

La autenticidad de este personaje va a marcar nuestro recorrido a lo largo de la serie, vamos a ser espectadores de su historia a través de su sentido del humor, porque Josh siempre logra hacerte reír.

• Personajes genuinos

La magia de Please Like Me radica en las relaciones que se transforman a medida que los personajes transitan momentos de vulnerabilidad y confusión. Josh se apoya en sus amigos y en su padre, y su madre se apoya en Josh. Así se van creando redes de contención, donde cada uno juega un rol importante en la vida de los demás. No hay en Please Like Me personajes chatos, todos siguen sus deseos, escapan de sus miedos y lo hacen juntos.

Los diferentes temas que la serie transita son tratados con seriedad y responsabilidad, todo se habla, todo se discute y todo se cuestiona, siempre con delicadeza y si está Josh, seguramente también con humor.

• Last but not least

Please Like Me es visualmente hermosa, a pesar de no contar con un gran presupuesto, hasta el último detalle está cuidado. Es personal y genuina, eso se refleja tanto en su guión como en su fotografía.

Otro recurso interesante a destacar es la relación de la serie con la comida, todos sus capítulos lo reflejan en su nombre. El piloto se llama “Rhubarb and Custard”, haciendo referencia a la cena que comparte Josh con Tom y Geoffrey. A lo largo de Please Like Me, la comida se establece como un acto de cariño, al prepararla y al compartirla; es el eje a través del cual se afianzan y profundizan las relaciones entre los personajes.

• Bonus Track

Cuando te encariñes con los personajes te invito a que los busques en Instagram y descubras que la amistad está frente y detrás de las cámaras. ¿Estará ahí la clave de la relación entre Josh y Tom?