Ya no vemos el mundo igual

Manifiesto de colaboratorio.la


  1. CÓMO SE MOVÍA (Y SE MUEVE) EL MUNDO

La humanidad ha forjado su historia a través de dos hechos naturales en las personas: El deseo de compartir y colaborar para progresar.

Es por eso que todas las ideas e inventos desde el principio de los tiempos hasta la actualidad se han desarrollado en base a otros anteriores, lo que resulta en una creación conjunta de nuestro presente.

Desde pensadores como: Platón, Tomás de Aquino, Rousseau, Nietzsche, Smith o Marx, hasta los pioneros de la tecnología como: Arquímedes, Da Vinci, Gutenberg, Tesla o Jobs, ninguno ha concebido sus ideas sin la influencia de:

  • Un contexto social propicio
  • Un marco teórico anterior
  • Una aplicación tecnológica ya existente y, sobretodo,
  • La colaboración de personas cercanas capaces de confluir razonamientos e innovadores planteamientos.

En un inicio, la tecnología solo nos permitía trabajar en redes de colaboración cercanas; sin embargo, y de forma cíclica, aquellas redes fueron produciendo nuevas ideas y artilugios capaces de ampliar todo lo desarrollado de forma exponencial.


Pasamos de cazar mamuts a ensamblar una estación espacial.

Ya en el siglo XXI, los sistemas y herramientas de comunicación global se han cristalizado en un cúmulo de nuevas formas para conectarse y compartir de las personas, generando así una práctica de construcción conjunta en donde no sólo debe facilitarse el acceso a la información, sino también (y por sobre todo) el acceso a la experiencia.


2. QUÉ ESTÁ CAMBIANDO EN EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS

Hoy, los ciudadanos hemos comenzando a comprender que para tener acceso a novedosas experiencias no necesitamos únicamente tener productos o servicios personales, sino más bien la posibilidad de utilizar de forma conjunta los que ya poseemos, maximizando así nuestra capacidad de entrar en contacto con inéditas formas y estilos de vida, todo ello a partir de un uso más eficiente de los recursos a los que tenemos acceso.

Las tecnologías de la información no han hecho sino expandir las posibilidades de compartir y colaborar de las personas y en Colaboratorio.la hemos aprendido aquello.


3. LA MENTE DE COLABORATORIO

Iniciamos nuestro viaje en el 2105 como una empresa de proyectos y servicios de comunicación que buscaba desarrollar experiencias únicas para su clientes. Empezamos a trabajar en equipos con perfiles distintos por proyecto y pudimos ver que el mundo de los negocios con componentes digitales estaba cambiando.

Hoy hemos comprendido que no existe experiencia en comunicación que no conlleve en sí misma el poder compartirse y construirse de forma colaborativa. Personas con experiencias y aprendizajes diversos pueden confluir en la construcción de un proyecto sin inconvenientes y estamos convencidos de que nuevas formas de rentabilizar negocios son reales si se le da al público posibilidades de interactuar con tu marca o proyecto, como los modelos de negocios planteados bajo la óptica de economía colaborativa.

Nos olvidamos de todo porque ahora recordamos que vemos el mundo de otra manera. Somos Colaboratorio.la: Comunicación y Proyectos colaborativos.

Angel Santander, Co-fundador

Jherson R. García, Co-fundador