Las conexiones que me dejó #Agiles2016

Escribo desde el Aeropuerto Mariscal Sucre en Quito. Son las cero horas del 12 de octubre de 2016. 12 de octubre, día de la Raza. En México, hace tiempo que dejó de ser día del descubrimiento de América. En España le llaman Fiesta Nacional. Otros, día de la Hispanidad. La gente se cuestiona el nombre, el impacto del mismo ante los ojos de cada época y cada modelo de pensamiento.

Y precisamente, pasé tres días de cuestionamientos durante las Jornadas Ágiles Latinoamericanas que se llevaron a cabo en la mitad del mundo, Quito. Carlos Gil me enseñó que se llaman Preguntas Candentes.

Aunque mi aventura comenzó unas semanas atrás, cuando me enteré de que mi charla de Learning 3.0 había sido seleccionada para el track de conferencias. En cuanto me llegó el mail de aceptación grité. Estaba emocionada y también nerviosa. Muy nerviosa. No es la primera vez que lo haría frente a tanta gente, pero sí la primera frente a la comunidad latinoamericana que tanto admiro. Nada como mucha preparación para calmar los nervios y hasta un failfast en la comunidad de México plane, pero… ¡me quedé afónica! Ni modo, sólo me quedó ir a Guayaquil para curarme de la garganta.

Un día antes del evento, ya se sentía la calidez agilista en el Telegram. Estamos en plaza Foch, quien quiere desayunar / almorzar / bailar. Y por fin llegó el día y las caras que conocía de blogs y twitter ahora tenían movimiento, voz, sonrisas. Así que con un ¡por fin nos conocemos!, y un abrazo, saludé a virtuales conocidos como Pablitux, Hiroshi, Carlos Peix y a viejos compañeros de andanzas Cartaginesas como Rose Mary, Claudia Toscano, Carlos Gil, Andrés, Yeison, Augusto, Jonh, Martín Salías, Juan Gabardini, Johnny Ordoñez… y muchos más. Y ¡sorpresa! Algunos que no esperaba de la comunidad mexicana. Todos emocionados por comenzar a compartir.

Día uno

Desde que vi la agenda estaba preparada para la frustración de no poder ir a todo. Así que el primer día elegí un track de conferencias. Con Juliana Betancur aprendí mucho sobre cómo ser un gran facilitador. De ahí me quedo con un gran mensaje: el facilitador tiene injerencia en el proceso, no en la solución. ¿Cuántas veces he querido que el equipo tome la decisión que yo quiero?

Ya no me quedé a las preguntas, porque seguía mi charla. Fui al baño a hacer unas respiraciones profundas para calmar los nervios y al llegar al salón y ver caras conocidas me sentí más calmada. El tema del aprendizaje es algo que me apasiona cada vez más y seguiré explorando y experimentando para compartir con ustedes cada vez más.

De ahí, asistí a la charla de Ángel Medinilla, «Desarrollando ScrumMasters y Product Owners». Me he visto un montón de charlas de Ángel en el youtube, pero fue mi primera vez en vivo. Y me tocó algo así como los greatest hits compilation + flipante facilitación gráfica. De esa charla me quedo con «¿qué problema resuelven estos roles?», importantísimo recordarlo siempre. Pero no tengo que contarles más, vean esta gran charla acá.

Después, con mi compi Luis Mulato y sus drivers para las organizaciones ágiles. Un gran trabajo de conexión de conceptos en el que se redefinen algunos como visión, management, estructura, mindset y estrategia. Personalmente me encanta cómo Luis utiliza las cifras y las mezcla con ejemplos reales. Acá aprendí el Distance Power Index que es la distribución del poder entre los integrantes de una sociedad y que es aceptada por aquellos menos poderosos. A índice más alto, mayor diferencia hay. México tiene un 81, contra un 35 de Costa Rica, por ejemplo. Somos una sociedad paternalista, centralizada. En las empresas los subordinados se sienten cómodos sólo obedeciendo órdenes (no necesariamente felices, pero es más tranquilizante la comodidad). Súper reflexiones y súpertrabajo.

Entonces comenzó la conversación con mi comunidad: ¿de verdad nos vamos a postular para ser sede el año que entra?

El día terminó con un panel, canelazos, más reencuentros y amigos en la Ronda.

Día dos

Este día decidí invertirlo en workshops. Así que sólo asistí a la charla de «Nexus» de Lucho Salazar. Nexus es un framework para escalar Scrum en el que un producto es desarrollado por 3 o 9 equipos Scrum. Así como en Segundamano :) Conocí a Lucho en SCRLA pero nunca había asistido a una charla suya. Se nota la maestría en el tema y con el micrófono. Y me llevé anotaciones para comenzar a experimentar. Las diapositivas están acá.

Entonces me brinqué al workshop de «Retrospectivas XXL» con Thomas Wallet y Maica Trinidad, dos buenazos del tema. Las retrospectivas XXL se llaman así ya sea porque incluyen a mucha gente (más de 10), duran mucho, o se trata un tema complejo. Son retros especiales y hasta el nombre se puso en consideración. Ahí pusimos en práctica algunas técnicas que ya conocía, como el fishbowl y el world coffee. Sin embargo lo más valioso para mí es ver a estos grandes facilitadores en acción y reforzar eso de SOLTARLOS, confiar. Es importante planear las retrospectivas, pero el rumbo y las decisiones las toman ellos. Y eso es bueno. Aunque no sean XXL, necesito potencializar eso en las retrospectivas.

En mi siguiente workshop «Canvas de Experimentos» con Rodrigo Monelos y Pablo Tortorella, me junté con Jon y Germán, compañeros de la comunidad de Ágiles México en el que nos propusimos experimentar con el pitch para la postulación de México. Si la agilidad no es una receta, saber hacer experimentos para aprender, mitigar riesgos, recibir feedback y mejorar contínuamente es crítico. Así que este framework nos ayuda a cuestionar desde el objetivo / problema, definir las métricas, acciones y definir costos. Y la pregunta que siempre debemos tener presente «¿es esto lo más pequeño y con mayor valor que podemos hacer?». ¡En el workshop éramos como 80 o 100 personas! Rodrigo y Pablitux nos ayudaron a aprender entre conceptos movedores y sonrisas.

Después el panel, en el que me tocó participar y por el que olvidé que iba a ir al fulbolito :( Se me fue el raid pero encontré a un tour por la ciudad con neblina, cena con cerveza artesanal y mezcales con durazno en el AgileHouse.

Día 3

El día comenzó pegando fuerte con el keynote de Martín Alaimo «Bienvenid@s, la puerta se abre hacia adentro». Martín aguantó los spoilers dos días y cómo no hacerlo, nos tenía preparada esta gran charla que ya está en youtube. Un gran manejo del storytelling nos llevó de la mano para entender eso de reinventar a las organizaciones, considerando la cultura, el sistema, las herramientas y por supuesto, los líderes. Y es en ese liderazgo en el que debemos abrir las puertas hacia adentro y aumentar nuestra autoconsciencia. Dejándonos con una pregunta poderosa «¿Qué es eso que necesitamos soltar?». El final, poderoso, de esos que mueve cosas muy dentro.

Después, el Open Space. Me encantan los Open Space, ya que son la expresión de colaboración, aprendizaje y auto-organización. Y me gustan tanto que este, de sólo 4 sesiones ¡se me hizo muy pequeño! :( Asistí a la experiencia de Hernán Wilkinson y su empresa muy cerquita a lo Teal de 10 pines, co-creé la retrospectiva del evento, dimos el pitch de nominación de Ágiles México y charlamos para encontrar los puntos de intersección de experimentos, aprendizaje y toyota kata con Luis Mulato, Hiroshi Hiromoto, John Araque y Augusto Romero de Sincosoft. De ahí corrí a co-facilitar la retrospectiva XXL del evento. Una retro para ayudar y darle carnita a los agilistas de Chile, que serán sede del evento el año siguiente.

Fue una retro emocionante, no sólo porque era un gran reto, sino porque las emociones de tres días explotaron entre canciones, gibberish, agradecimientos y abrazos.

¿Cómo aguanté? Lo leo y me canso. Aún así, nos montamos en unas chivas y bailando entre canelazos nos fuimos a bailar salsa.

Conexiones

Desde el primer Open Space en que participé me sentí conectada con la comunidad. Son inyecciones de adrenalina y conocimiento de los que salgo revitalizada (y algo madreada). De estos días, mi pasión por la comunidad de Ágiles México se ha reforzado; gracias a Ricardo, Jon, Germán y Denisse por ser mis wing-agilists. La palabra experimentar agarró más fuerza en mí y tengo muchísimas ideas de cómo seguir trabajando en el liderazgo y el mindset en Segundamano y así seguir juntos nuestro camino haciendo felices a nuestros clientes y creando el ambiente en el que queremos crecer. Gracias a todos los que compartieron charlas entre salas, pasillos y canelazos. Y por supuesto, gracias a los organizadores de la comunidad de Ágiles Ecuador. ¡Se la rifaron bien cabrón!. En esta liga pueden encontrar material de todo el evento.

¡Nos vemos el siguiente año en Chile! o si nos visitan en la comunidad mexicana, bienvenidos también

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.