5 consejos para ahorrar luz y calefacción: invierno 2016

En la madrugada del sábado 29 de octubre, las 3.00 serán las 2.00. El cambio horario es el primer indicativo de que el invierno, se encuentra a la vuelta de la esquina. Así, que no nos pille desprevenidos nuestra nueva factura de la luz a causa de la calefacción este invierno. Lo más recomendable, es que nos planteemos un plan para saber cómo ahorrar calefacción, y reducir nuestros próximos recibos hasta un 50%.

5 consejos sobre cómo ahorrar calefacción en invierno par reducir la factura de la luz

A continuación, os detallamos algunos de los consejos sobre cómo ahorrar calefacción este invierno, para poder graduar vuestra subida anual en la factura de la luz:

  1. Aprovechar la luz solar: tener las persianas subidas durante todo el día, y bajarlas y correr las cortinas a la llegada de la noche.
  2. Impermeabilizar puertas y ventanas: asegurarse que no serán una fuga de calor o entrada de frío, comprobando su sellado y manteniendo cerradas aquellas de las estancias vacías.
  3. Mantener una temperatura estable en la calefacción durante el día: los termostatos de calefacción wifi nos permiten regular fácil e inteligentemente la temperatura de nuestro hogar, manteniéndola alrededor de 20º.
  4. Cerrar la llave de paso de las habitaciones que no utilizamos.
  5. Instalar una caldera de condensación: este tipo de aparatos llevan a cabo un consumo más eficiente gracias a su mayor rendimiento tecnológico que permite aprovechar el vapor de agua.

5 consejos sobre cómo ahorrar luz en invierno de manera eficiente

Por otro lado, existen una serie de sencillos trucos atemporales para ahorrar en la factura de la luz que consisten en modificar ligeramente nuestros hábitos de consumo en los aparatos eléctricos de nuestro hogar, ya el gasto en calefacción puede alcanzar el 50% del gasto de nuestro consumo. Algunos de las claves para saber cómo ahorrar luz con los electrodomésticos y aparatos eléctricos, son:

  1. Utilizar electrodomésticos clase A y biotérmicos: una inversión con grandes beneficios para nuestro bolsillo a largo plazo. El gato eléctrico llevado a cabo por este tipo de electrodomésticos es mucho inferior a los convencionales. Además de contar con la garantía de promover un consumo eficiente. Por otro lado, los biotérmicos permiten optimizar el consumo de agua al contar con distintas tomas para según su temperatura.
  2. Cambiar la localización de la nevera: debemos evitar que las fuentes de calor (hornos, encimeras…) alcancen la ubicación de este electrodoméstico, del mismo modo que debe contar con un espacio entre la pared y la nevera para su correcta ventilación. Otros consejos que pueden sumarse durante el año, es evitar dejar la puerta abierta más de 5 segundos, esperar a que los alimentos se enfríen para meterlos o descongelar los alimentos directamente en la nevera para reinvertir la energía.
  3. Hacer un uso más eficiente de la lavadora: se trata del tercer electrodoméstico que más electricidad consume, por ello se recomienda programarla a baja temperatura y utilizar descalcificantes para mantener limpio el filtro.
  4. No dejar los aparatos en stand by. Esto supone el 11% del consumo eléctrico anual, de modo que debemos desenchufar los aparatos cuando no los estemos utilizando. Esto incluye cargadores, microondas, módem…et.).
  5. Aprovechar el calor de los electrodomésticos. Para cocinar de un modo más eficiente que nos permita ahorrar luz, es aconsejable apagar la vitrocerámica 3 minutos antes de terminar la cocción, además de utilizar tapas en las ollas para poder mantener el calor. Del mismo modo que para controlar el horno, es mejor encender la luz y mirar desde el cristal que abrir y cerrar la puerta. Ya que representa una fuga de calor, muy importante.

Si tienes en cuenta estos consejos, durante todo el año, seguro que notarás el ahorro en tu bolsillo.