Los muebles de baño nórdicos, la elección ideal

¿Quién no conoce hoy en día el estilo nórdico? La tendencia de decoración de los países escandinavos, desembarcó hace ya un tiempo en todas nuestras casas y nuestro espectro de decoración. Pero ¿sabrías reconocer ese estilo nórdico en muebles de baño y accesorios para el baño?

Características del estilo nórdico

Se puede resumir en que es una decoración basada en líneas sencillas, colores alegres –principalmente los que son tonos pastel y el blanco puro y todos sus derivados- y en el uso de materiales nobles en los muebles, dando el mayor protagonismo a la madera por su evocación a la naturaleza, recordando los paisajes naturales de sus raíces del norte de Europa.

¿Cómo son los muebles de baño nórdicos?

Esas características del estilo nórdico, se trasladan al baño consiguiendo unos ambientes muy confortables, acogedores y luminosos. En este caso, los muebles de baño auxiliares y los principales suelen ser de madera de tonos muy claros.

Los inodoros y lavabos deben ser de líneas simples, que causen sensación de relajación y tranquilidad. Una buena elección pueden ser los de pared que queden suspendidos –aquellos que no tienen patas-.

En cuanto a los accesorios, el estilo nórdico apuesta por los que son funcionales y también sencillos, tienen una presencia armónica de tal manera que todo baño se presenta como un conjunto homogéneo. Algunos ejemplos son objetos que amplían el almacenaje del baño como cestas y cajas de madera.

En lo que respecta a los acabados, el cromado es el “must-it”.

Y el último toque natural lo puedes poner introduciendo alguna planta como, por ejemplo, en la ventana del baño (si cuentas con ella) o en alguna estantería o balda que tengas a la vista. ¿Por qué debes añadir una planta? Porque el baño se considera una de las estancias más frías de la casa y las plantas humanizan y dan calidez a la estancia.