100 días: Shukraan Misr

Javier Reverte en «Los caminos perdidos de África» escribió: «Creo que El Cairo no puede compararse a ninguna otra ciudad de la Tierra, por lo menos de las que yo conozco. Tiene una fuerza endemoniada y, al mismo tiempo, es frágil como un sueño imposible.» No necesité más, decidí ir a Egipto.

Admito que este viaje me preocupaba dado que al buscar información en distintos foros de viajes en todos aconsejaban a las mujeres ir en grupo o ir acompañadas de hombres, puesto que Egipto, especialmente El Cairo, podría ser peligroso. En mi caso, mi única compañía en ese momento eran mi mochila de 13 kilos y mi trilogía de Javier Reverte. Además de esto, días antes de partir a Egipto, el 10 de abril ocurrieron dos atentados en iglesias coptas en Egipto, específicamente en las ciudades de Alejandría y Tanta. En verdad, este suceso, la inseguridad que percibía en este país y la experiencia de mi no viaje a Etiopía, me hizo dudar si viajar a Egipto o saltarme el capítulo de Javier Reverte.

Screenshot de actualización CNN en Español en Facebook

Entonces, decidí consultarle a mi hermana Paola, una china lindísima que es como mi oráculo andante durante mis 26 primaveras. Ella, tan práctica como siempre, me respondió dos cosas muy puntuales:

  1. Anda y tómate un tour
  2. Estate atenta a las salidas de emergencia

Y es así como llegué a Egipto. Y fue la mejor decisión.

Mi visa y yo

Tomé un tour de 15 días por las ciudades de El Cairo, Aswan, Luxor, Alejandría y el Oasis Siwa junto a 10 personas más de 08 países distintos. Quisiera describir todo lo que vi y todo lo que aprendí estos 15 días, pero sé que no será suficiente para expresar toda esta cultura milenaria que es Egipto: es increíble que durante el colegio lo estudies y veas todas estas fotos de pirámides, esfinges, templos, entre otros y un día lo tengas ahí, delante tuyo. No, describir todo lo que vi nunca le haría justicia a lo que es Egipto.

Lo que sí, leyendo mis apuntes de estas dos semanas, resalto 3 días en que fui particularmente feliz. Aquí van:

  • El día que conocí las pirámides de Giza: nuestro guía nos contó que el arquitecto Hemiunu fue el encargado de construirlas. En promedio, tienen 9 millones de bloques, cada uno pesa 6 toneladas y se necesitaron 100 000 trabajadores. Verlas, observarlas es un lujo.
  • La noche dormimos en una felucca (barco de vela pequeño), mientras flotábamos en el Nilo. Observar su inmensidad durante una noche te hace tener muy presente porqué es el río más importante en lo referido a nacimiento de las civilizaciones. Además, a lo largo de todo el viaje por El Cairo, Aswan y Luxor lo fuimos persiguiendo.
  • Por último, el día más importante para mí fue el 23 de abril: el día que se celebra el Día del Libro conocí la Nueva Biblioteca de Alejandría. Definitivamente, esta coincidencia le puso el toque poético a este día. Aquí solo tengo tres palabras que escribir: fui muy feliz.

De vuelta en El Cairo decidí caminar hacia la plaza Tahir, plaza pública de El Cairo donde se llevaron acabo las manifestaciones en enero del 2011, en donde el objetivo era forzar la salida del presidente Mubarak, quien llevaba en el poder casi 30 años.

A partir de este suceso, el Turismo, la principal actividad economía del país de la cual vive el 30% de la población, disminuyó considerablemente, la libra egipcia (EGP) ha pasado de 7EGP por dólar a 18EGP por dólar (inflación!), entre otros.

En mis 15 días en este país, Egipto me pareció un país muy seguro y muy tranquilo. De hecho, un dato muy importante es que en Egipto se ha implementado lo que se conoce como «policía de turismo», con la finalidad de proteger al turista.

Aquí todos son bienvenidos.


Es mi último día en este país y me pongo a pensar el miedo que tenía antes de venir, por todo lo que había leído y me había informado, y de lo cerca que estuve de perderme esta oportunidad. Reflexiono: lo que no entiendes, te da miedo.

Es ahora que entiendo que el miedo es una cuestión de percepción.

Qué haríamos si no tuviéramos miedo?

Dejo abierta la pregunta.

Shukraan Misr 🇪🇬

Gracias Egipto 🇪🇬

Tanzania, pronto te veo.

Cambio y fuera.

❤️

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.