El cheque escolar ante la pobreza, la burocracia estatal y el homeschooling en América Latina

La educación forma parte fundamental de la vida de un ser humano, ya que sin ella no podrá poder comprender el entorno en el que vive y cómo poder transformarlo. La educación es una herramienta para que todo ser humano pueda gestionar su subsistencia, sino también para que éste pueda reflexionar acerca de las cosas y de las ideas.

Las instituciones educativas forman parte del proceso de transmisión y adquisición de la educación, ya que a través de ellas, muchas personas han podido adquirir conocimientos esenciales para su formación. Pero la forma de financiar y elegir la institución educativa es algo primordial para que este proceso pueda ser provechoso. Así, el sistema de cheques escolares surge ante la necesidad de tener la libertad de escoger la educación elemental para las personas.

El cheque escolar es un sistema de transferencias de dinero de parte del Estado a los padres de familia por cada hijo en edad escolar de modo a que los éstos puedan elegir la mejor alternativa educativa que crean conveniente para sus hijos.

El sistema de cheques escolares hoy por hoy ha demostrado una alta efectividad en países como Dinamarca y Suecia. En cada uno de los países donde funciona el sistema de cheques escolares, las instituciones a cargo trabajan de manera distinta en la provisión e implementación, pero la esencia sigue siendo la misma.

Las ventajas que presenta un sistema de cheques escolares es que los padres tienen la libertad de elegir entre una educación pública y una educación privada a la hora de optar por la educación de sus hijos en edad escolar. Las ineficiencias de una escuela en particular a la hora de proveer dan la oportunidad a los padres de poder elegir una mejor escuela, ya sea pública o privada. Esto incentivaría a las escuelas a mejorar la calidad de la educación que ofrecen, sean públicas o privadas, porque sus ingresos serán proporcionales a la cantidad de alumnos que éstas tengan.

En muchos de los países de América Latina la educación primaria y secundaria deja mucho que desear, teniendo en cuenta que la región educativamente está muy rezagada con relación a los países de mayor desarrollo económico. Esto puede afectar significativamente la formación de un adecuado capital humano que pueda anticiparse y responder acertadamente a los retos que el mundo tendrá en los próximos años.

En mi país, Paraguay, la educación primaria y secundaria se ha visto en una decadencia brutal. Con cada reforma educativa impulsada por el Ministerio de Educación y Cultura, ha hecho que cada vez más los jóvenes terminen su educación primaria y secundaria con pobres conocimientos, encontrándose insuficientemente preparados para poder desenvolverse en el mundo que les rodea. De esta forma, los niños y adolescentes no desarrollan la capacidad del pensamiento crítico, algo esencial para su futuro.

Hoy por hoy el mayor flagelo que enfrenta Latinoamérica es la pobreza, y que representa un obstáculo a la hora de poder lograr mayores avances en el acceso y la calidad de la educación primaria y secundaria. Una inadecuada alimentación, junto con un ambiente familiar poco propicio para el aprendizaje pueden hacer inefectiva la aplicación de los cheques escolares en los sectores más carenciados ya que los niños y adolescentes se verán constreñidos por el inadecuado desarrollo de sus capacidades cognitivas.

De esta manera, niños y adolescentes en situación de pobreza además se enfrentan a la explotación, ya sea en forma de criadazgo, prostitución, fabricación y tráfico de estupefacientes. También en las niñas y adolescentes en estas condiciones pueden enfrentarse a los problemas de un embarazo a edad temprana, junto con una situación de desamparo. Estas situaciones pueden conllevar a que la posibilidades de acceder a la educación primaria y secundaria se vean truncados por parte de una gran cantidad de niños y adolescentes, pudiendo éstos quedarse sumidos en un círculo vicioso de pobreza.

Otro de los grandes desafíos a los que puede llegar a tener la implementación del sistema escolar es la burocracia estatal, a través de los ministerios de educación y de los sindicatos de maestros. En muchos países, los ministerios de educación están lejos de ser funcionales a los objetivos que éstos tienen, siendo mucho más grandes y abundantes las decepciones que las prácticamente escasas y pequeñas satisfacciones que podrían llegar a existir.

Los ministerios de educación de los países latinoamericanos normalmente imponen un currículum rígido a las escuelas, tanto públicas como privadas, de las competencias que cada una de éstas puede desarrollar. Esto no le permite a las escuelas poder tener una mayor libertad en cuanto a la carga y variedad del contenido, teniendo poco margen para poder ofrecer contenidos según los objetivos de la institución y según las aptitudes que tienen los alumnos, ciñéndose de forma estricta a los requerimientos que burócratas que desconocen las diferentes necesidades de los miles de alumnos que hay en una nación puedan tener. Esto se realiza normalmente pensando en querer uniformar a los alumnos en cuanto a su pensamiento, cuando cada uno de éstos piensa de manera distinta.

Las escuelas públicas en la región poseen serios problemas de infraestructura que pueden poner en riesgo la vida de las personas presentes en las aulas. Los docentes de estas escuelas cuentan normalmente con una pobre capacitación, que no les permite desarrollar contenidos de manera adecuada. A eso se suma que los textos escolares de los colegios públicos son escasos o de pobre calidad.

Junto a la mala calidad de las escuelas públicas en cuanto al conjunto se refiere es la sindicalización docente. Normalmente los sindicatos representan los intereses de una minoría en nombre de una mayoría. Y dichos intereses termina beneficiando mucho más a la minoría que está afiliada al sindicato que a la mayoría que no está afiliada. Las constantes presiones de los sindicatos docentes a los distintos gobiernos es moneda corriente en casi toda América Latina. Los aumentos salariales que pueden llegar a obtener los docentes no conllevan a una mejora necesaria de la calidad educativa, ya que hay poca o nula iniciativa de los gobiernos por mejorar la calidad de la docencia en las escuelas públicas.

Otro de los desafíos que puede encontrar un programa de implementación de cheques escolares es la opción por el homeschooling. El homeschooling es un sistema en el cual se opta por desarrollar la educación totalmente dentro del hogar, apartada de las instituciones educativas, sean públicas o privadas. Este tipo de educación ya era una realidad desde mucho antes de los procesos de masificación de la educación primaria y secundaria. El problema con la búsqueda tipo de enseñanza es cuando los padres que busquen optar por esta opción para la formación académica de sus hijos tengan que enfrentarse a restricciones burocráticas por no estar enviando a sus hijos a instituciones para que puedan desarrollar su educación.

De optar los padres por una educación mucho más personalizada como es el homeschooling, pueden encontrarse con grandes beneficios para sus hijos, teniendo aún en cuenta las desventajas a los que pueden enfrentarse tanto los padres como los hijos si no están en óptimas condiciones para poder llevar adelante una educación impartida en el hogar.

Durante los últimos tiempos, advino la educación institucionalizada compulsoria, que es la obligación de enviar a los niños a las instituciones de enseñanza para adquirir su educación primaria. Ya en el siglo XVIII, en la Prusia reinada por Federico el Grande surgió un sistema de educación muy similar al conocido hoy en día en la gran mayoría de los países. Poco tiempo después, la educación primaria se hizo obligatoria en el Sacro Imperio Romano Germánico por iniciativa de la emperatriz María Teresa. Y con el paso de los años el modelo prusiano se fue extendiendo a varias naciones de Europa.

El cheque escolar puede representar una opción mucho más inclusiva a la educación institucionalizada compulsoria, ya que puede otorgar a los padres la libertad de elegir la enseñanza que crean conveniente para sus hijos, sin que sus hijos imperativamente tengan que recibir educación en una institución que no es de su preferencia, o una educación institucionalizada de por sí de contemplarse la posibilidad de usar la financiación de los cheques escolares en la educación impartida en el hogar. Además, el sistema tiene potencial para reducir las competencias de la autoridad central de la regulación educativa, ya que crearía incentivos para que las escuelas tengan un mayor poder de decisión sobre las competencias a desarrollar en las escuelas.

La educación es algo verdaderamente muy importante para la vida de cada ser humano si esta termina siendo un instrumento para que el ser humano pueda desarrollarse como tal, no simplemente como alguien capaz de poder insertarse en el mercado laboral y poder ser productivo. Por eso es que la libertad educativa es esencial no solamente para que un ser humano tenga pueda elegir conocer lo que más se adecue a sus aptitudes, sino que para que éste pueda hacer del mundo en que vive un mundo cada vez mejor.