Una oración, una canción…

Quién soy, qué soy, cómo soy Señor?

Por qué en tu palabra ofreces salvación?

Si he pecado que tu mano caiga sobre mí,

Como cayó sobre Saúl cuando siguió a David.

Por qué, para qué me pusiste aquí?

Sin amor, con dolor; no paro de sufrir.

Mi enemigo tiene suerte viene tras de mí.

Qué hacer para no perder mi confianza en ti.

Yo no soy Job, no soy Moisés, yo qué puedo hacer.

Si mi paciencia tiene un fin y mi orgullo también.

Por qué si se reúnen reyes a tus pies

Les quitas sus coronas una y otra vez.

Ten piedad, oh Señor, sana mi ser.

Pues en la muerte ya ni mi alma te podré ofrecer.

Cansado estoy, oh Señor, a fuerza de gemir,

Pues en vano muchas veces me he acercado a ti.

Y se agitan y repican las olas del mar

Pues elegí, decidí la senda de la verdad.

Instrúyeme , oh Señor, en el gozo de tu ley

Venga, pues, sobre mi tu piedad, oh mi rey.

Me alegraré en tu palabra y la guardaré,

Como guardo el recuerdo de aquél a quien amé.

Desfallece mi alma buscando tu perdón.

Se consumen mis ojos cual niño llorón.

Quien soy, qué soy, cómo soy señor?

No cierres tus ojos a mi corazón.

No dejes de lado señor mi oración

Y llena mi alma de tu inmenso amor.

Por qué, para qué, cómo es que llegue hasta aquí?

Si toda mi ilusión se encuentra lejos de mí.

Mariano es el amor que guardo en mi corazón.

Lo lamento, oh Señor, él es mi inspiración.

A prayer, A song…

Who am I, what am I, how am I, Oh Lord?

Why do you say that you give salvation?

If I sin, your hand crashes down on me,

as it crashed on Saul when he pursued David.

Why, Lord, why did you put me here?

Without love and in pain, no end to my suffering.

Lucky is the enemy that comes after me now.

What will you do to keep my faith in you?

I am not Job, I am not Moses. Me, what can I do?

I am out of patience, out of pride.

Why if kings meet at your feet

do you remove their crowns time and time again.

Have pity, Oh Lord, make me whole.

In my death I cannot offer you my soul

I am tired, Oh Lord, of wailing.

I’ve come so close to you many times, all in vain.

The sea’s waves roil and peal

and I decided, I chose the path of truth.

Teach me, Oh Lord, the joys of your law.

Come Lord, show me some pity, oh my King.

I will be happy with your promise, and I will keep it,

as I keep the memory of the one I have loved.

My soul grows weary seeking your pardon.

My eyes are consumed by these childish tears.

Who am I, what am I, how am I, Oh Lord?

Don’t close your eyes to my heart.

Don’t leave aside my prayer, my Lord

Fill my soul with your immense love.

Why, Lord, why, do I find myself here?

My illusions are all so far away.

Mariano is the love that I keep in my heart.

I’m sorry to say, Lord, he is my inspiration.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.