CubaPod dice adiós

Dejará de operar el 1ro de octubre del 2021

Carlos Lugones
Aug 25 · 6 min read

Mi política es la más absoluta transparencia. Por eso, ha llegado el doloroso momento de contarles la realidad de lo que hemos venido viviendo por meses en CubaPod, la plataforma de podcasting que creamos para difundir y darle vida al movimiento de pódcasts en Cuba.

En mi último comunicado en este, el blog de la plataforma, estaba lleno de alegría y grandes proyecciones para nuestro proyecto. Eso fue en marzo de este año 2021, recién estábamos cumpliendo el primer año de existencia, con un equipo unido, una comunidad creciente y con el objetivo fundamental de rentabilizar a CubaPod y convertirlo en empresa.

Me apena enormemente reconocer, varios meses después, que no pudimos lograrlo.

La crisis en Cuba, bien conocida por ser una de las peores (por no decir la peor) de nuestra historia en el ámbito social, económico y político, hizo que mermaran nuestras fuerzas. Nuestro equipo ha estado trabajando desde el primer día de forma gratuita, solo por “amor al arte” o por pasión con la misión que tenemos de empoderar a los cubanos. Jamás percibió un miembro del equipo remuneración económica por su trabajo, y les garantizo que se trabajó muy duro.

En medio de esta crisis, cada uno de nosotros tuvo que buscarse la vida por separado. Algunos, como yo, tuvimos que arrancar negocios nuevos que nos consumieron una gran parte de nuestro tiempo y energía. Otros, tuvieron que volcarse hacia su empleo. Como líder, no tenía vergüenza para exigirles nada, porque no tenía forma de remunerarles por su trabajo. Llegó un punto en que les pedí amablemente que se retiraran, porque no estaba funcionando nuestra colaboración interna.

Reconozco, primeramente, que como líder no fui suficiente para guiar este proyecto comunitario. Mis prioridades personales se centraron en sobrevivir en un ambiente hostil y destructivo para la creatividad.

Recuerdo a nuestros lectores que CubaPod jamás recibió financiamiento, ni grants de gobierno u organización alguna. Tan solo realizamos dos rondas de crowdfunding para adquirir servidores, de los cuales se presentó factura públicamente y a cuyos donantes estoy eternamente agradecido. El resto de los ingresos percibidos, por la vía del plan Premium (consistente en comprimir episodios en diferentes calidades), no alcanzó ni siquiera para financiar el internet de más de un miembro del equipo.

Desde que comenzó la monetización con el plan Premium, percibimos solamente 86 transacciones, para un total de $2175 CUP, que con los paquetes de internet actuales de ETECSA, solo se pueden contratar cuatro de $500 CUP y poco más. Cifra que tampoco representa ni siquiera el salario mínimo y honorable de un community manager, o un editor, muchísimo menos para un programador. Esos fueron los pocos ingresos con esta facturación, en estos meses monetizando. También se intentó la vía de insertar publicidad, y fue insuficiente.

El resto del tiempo, el equipo gastó dinero de su bolsillo, en internet, en programar, en trabajo comunitario y redes sociales, en preparar podcásters, en el blog, etc. Tuvimos, por tanto, demasiadas pérdidas y ninguna compensación.

Hoy, solo quedamos dos personas en CubaPod: Dayan Garcia (que se ha convertido en mi hermano) y yo. Los demás se habrían quedado, pero yo mismo les pedí que no siguieran, como expliqué anteriormente. No me puedo permitir la indignidad de tener personas trabajando en uno de mis proyectos, de forma gratuita. El tiempo de las personas vale, y mucho. Yo respeto eso, y cuando veo que no puedo, prefiero renunciar o asumir mi fracaso.

Cuando los demás miembros del equipo salieron, redujimos las actividades del proyecto al mínimo: solamente aceptar pódcasts nuevos, comunicar su inclusión, y mantener la plataforma operando para los usuarios.

Voy a ilustrar el punto al que hemos llegado hoy, y que impulsa mi decisión de retirarnos a tiempo:

  • El tráfico y la demanda sobre la plataforma ha crecido, y se ha vuelto insostenible a nivel tecnológico.
  • Constantemente estamos recibiendo quejas de usuarios porque los episodios se atrasan días en llegar. No estamos en condiciones de resolverlo, requiere horas de programación con las que no cuento ahora mismo.
  • Han surgido errores que no esperábamos, y que son el resultado de un uso superior al que puede manejar nuestra infraestructura.
  • El equipo no se encuentra en condiciones de asumir los retos comunitarios que tenemos, y que son parte fundamental de nuestra misión. Dos personas no pueden, de ninguna manera.
  • El financiamiento con el que contamos es propio e insuficiente.

La única opción que tiene CubaPod para seguir operando es conseguir financiamiento externo y que un nuevo CEO asuma. Yo no estoy en condiciones, mis prioridades han cambiado, tengo otros proyectos en mente y quiero dedicar mi vida a crear soluciones de mayor alcance, destinadas a un mercado más amplio.

CubaPod estuvo bien, más que bien, me dio demasiadas alegrías, pero no puedo dedicar la vida entera a una plataforma en un nicho tan reducido para el país donde me puedo desarrollar menos a nivel profesional, que obviamente, es Cuba. ¿Es una decisión egoísta? Sí. Pero esta situación con CubaPod me está afectando a niveles que no imaginé que podría llegar, y prefiero optar por mi salud e integridad, antes de seguir aferrado a un proyecto que no da más.

No voy a aceptar a esta altura financiamiento de ningún gobierno, porque no tengo la voluntad y energía de rendir cuentas año tras año a ninguna entidad del uso que hacemos de ese dinero. En su momento, me dirigí a varias embajadas y organizaciones, ninguna nos hizo caso.

Tampoco aceptaré financiamiento de ninguna organización. Además, todo financiamiento viene acompañado de condicionamientos y, en algunos casos, la obligatoriedad de ajustarnos a una agenda. CubaPod ha sido independiente desde el principio, y si necesita acoplarse a agendas de terceros, prefiero cerrarlo a tiempo y dignamente.

Un CEO nuevo no es una opción, porque requeriría de mi parte entrenamiento a esa persona, y a un posible nuevo equipo técnico. No cuento en este momento con el tiempo para llevar a cabo ese entrenamiento, este es un proyecto que está demasiado ligado a mí, y ese fue mi error, no haber sabido delegar. Tampoco podía hacerlo, no tenía como pagarle a otros.

Más allá de todo, mi recomendación para otros emprendedores es que no comiencen un proyecto sin un modelo de negocio. Sabiendo que CubaPod era sin fines de lucro desde el principio, un financiamiento habría venido como anillo al dedo, pero nunca lo conseguimos. Mi objetivo era entregarle el mando a alguien, una vez que tuviéramos el financiamiento y la plataforma estable, pero no se dio esa oportunidad. Soy un buen creador, pero un muy mal empresario, aún no estoy listo para asumir estas grandes responsabilidades. Necesito seguir creando y aprendiendo, antes de poder considerarme CEO de alguna empresa rentable.

Les hablo con el corazón en la mano, sabiendo la oleada de odio e incomprensión, posiblemente hasta burlas, que esto desatará. Pero me dirijo, sobre todo, a todos nuestros amigos, seguidores y colaboradores que tan fielmente nos acompañaron en este año y tanto de aventura y creación.

No tengo forma de agradecer a Ernesto Acosta, Ernesto Wong, Eduardo Pujol, Dayan Garcia, Raul C. Rivero, Ozkar Garcell, Ania Delia, Frank Arteaga, Heber Pérez y a nuestros maravillosos embajadores Robert Sasuke, Claudia Valdés y Jeymi Febles.

Tampoco puedo expresar lo agradecido que estoy con la comunidad, los podcásters, los usuarios, los amigos de Periodismo de Barrio, CubanEngineer, BacheCubano, República Records y otras empresas hermanas que colaboraron con nosotros e incluso aportaron en las campañas de recaudación, además de ayudarnos a llegar a más personas.

Ahora mismo estoy roto por dentro, me costó mucho tomar esta decisión y siento vergüenza.

Pero me queda la satisfacción de haber impulsado el movimiento del podcasting en Cuba y de haber llegado a agrupar 230+ pódcasts cubanos en nuestra plataforma, 7K+ usuarios en Telegram, 49K descargas de episodios, 3K+ suscripciones, pero sobre todo, haber alegrado las vidas de tantos compatriotas con un servicio que sin lugar a dudas, les ayudó a tener más acceso a la información por medio de pódcasts.

Nos retiramos a tiempo, antes de llegar a un desastre mayor, y expreso mi más absoluto deseo de que alguien más en Cuba tome esta iniciativa y lo haga mejor que nosotros, y que tenga éxito donde nosotros no pudimos, mayormente debido a mi estrategia fallida desde el principio.

El servicio web y en Telegram de CubaPod seguirán activos unos días más, hasta el 1ro de octubre del 2021, día en el cual apagaremos de forma definitiva todos los servicios. Durante este mes, la descarga será gratuita en todos los episodios de todos los pódcasts y no aceptaremos nuevos programas en el directorio.

Este es mi bebé, y me duele verlo morir así, pero como emprendedor, a veces hay que saber decir “fue suficiente”.

Muchas gracias a todos por su enorme apoyo.

Con afecto,

Carlos Lugones, Cofundador y CEO

CubaPod

Plataforma cubana de podcasting

CubaPod

Plataforma cubana de podcasting

Carlos Lugones

Written by

Creador de startups. Comunicador, podcáster, escritor y criptoentusiasta. Enseño lo que aprendo en el camino y ayudo a otros a crecer. 🚀

CubaPod

Plataforma cubana de podcasting