Pokémon GO Lado B (de bueno)

Sobre por qué todos deberíamos jugar jueguitos para ser mejores

Recuerdo pocas cosas más absorbentes y entretenidas que jugar a los Sims cuando estaba de vacaciones. Podía pasar el día entero jugando sin darme cuenta. Aunque no soy lo que se dice gamer, me encanta jugar y descubrir juegos nuevos. Quizás por eso entiendo un poco qué se siente cuando un juego te gusta.

Para algunos sin embargo, el fanatismo es un enigma y no entienden cómo es que un juego puede atraparlos a todos: adultos, profesionales serios, jóvenes y niños que exigen desesperados el teléfono a sus papás. Y el furor de Pokémon GO es proporcional al odio que despierta.

Tratando de entender por qué tanta oposición, llegué a la conclusión de que uno de los motivos puede tener que ver con que para algunos Pokémon GO es “simplemente” un videojuego, “¿Por qué tanto alboroto por un videojuego? La vida adulta no tiene tiempo para juegos”

Quizás muchos adultos que critican Pokémon GO ya dejaron de jugar, y cuando hablamos de juegos piensen en algo exclusivo para chicos en edad escolar y no saben, se olvidaron o subestiman el poder de los juegos (como dato de color, la edad promedio del gamer es 31 años, y más del 70% de los jugadores de Pokémon GO son mayores de 18 años).

Quien piensa que los juegos son sólo para niños, subestiman el poder de los juegos y se pierden un montón de cosas buenas que tiene jugar (más allá del entretenimiento)
¡Jugar trae beneficios para el espíritu, el cuerpo y la mente!

Ciertamente hay juegos para todos los gustos y no todos los juegos son iguales, pero en este post propongo un pequeño muestreo sobre el poder de los juegos en general, para mejorar nuestra vida e incluso algunos casos en que juegos como Pokémon GO ayudaron a resolver problemas del mundo real.


Jugar jueguitos para ser mejores

Jugar es un entretenimiento, como ver TV o leer un libro, pero al estar activos, tomando decisiones todo el tiempo, los efectos en nuestro cuerpo son un poco diferentes. En este punteo resumo algunas de las conclusiones que más me gustaron de las muchas charlas TED que hablan sobre lo bueno que es jugar, incluso desde el punto de vista más científico:

Playlist TED on Gaming (son videos largos, miralo después de terminar de leer :P )
  1. Sentimos placer: Cuando logramos el resultado esperado por una acción correcta que representaba un desafío, nuestro cerebro libera dopamina, responsable del goce ¡y queremos repetir eso! 
    Este pequeño mecanismo en nuestro cerebro es lo que hace que jugar sea tan entretenido y adictivo, y hace al juego un perfecto catalizador para aprender, por ejemplo, un nuevo idioma (¿suena eso de ‘gamification’?).
  2. Hace crecer nuestro cerebro: Demostraron que aprender algo nuevo aumenta la materia gris y la conectividad entre ciertas regiones del cerebro, y sucede que los juegos son en sí mismos un proceso de aprendizaje y entrenamiento continuo: a medida que el juego evoluciona aumenta su complejidad y siempre hay un truco nuevo que aprender. Así es que pasando de nivel en PlansVsZombies estamos también fortaleciendo nuestro cerebro — (Gabe Zichermann, “Cómo los juegos pueden hacer a los chicos más inteligentes”).
  3. La ética player modela nuestros valores: en su primera charla TED “Jugar puede hacer un mundo mejor”, Jane McGonigal explica por qué los gamers son “Super Empowered Hopeful Individuals”, un concepto que me encanta. En castellano no suena tan lindo, pero sería algo así como “Individuos esperanzados super empoderados”. Esperanzados y empoderados porque sólo al jugar un juego y creer que lo pueden ganar, adquieren sin darse cuenta, valores especiales que están buenísimos para aplicar en nuestro día a día:
  • Perseverancia: El Game Over dura sólo hasta el próximo intento. Fallar una misión no es el fin de nada ¡Hay que levantarse y volver a intentarlo!
  • Optimismo urgente: Jugamos para ganar y la esperanza de un Epic Win ¡es posible y hay que lograrla YA!.
  • Confianza en el otro: Jugar con otros, aunque ganen ellos, implica una confianza tácita, compartir reglas, metas, y un compromiso mutuo. ¡Estamos juntos en esto!

La conclusión de Jane, sabiendo que tenemos millones de jugadores en el mundo que son “Super Empowered Hopeful Individuals” es super inspiradora:

“¡Qué increíble sería que puedan aplicar estos mensajes de optimismo, confianza y autoestima que sienten jugando a salvar una tierra virtual, para resolver los problemas del mundo real!”

Y es cierto que (hasta ahora) los mundos virtuales de los videojuegos y la vida real estaban separados, pero quizás sea la realidad aumentada que trae Pokémon GO, la interfaz que permite vincular ambos mundos y ¡sentir la urgencia de ganar el juego resolviendo problemas del mundo real!


Pero… ¿Qué bien hizo Pokémon GO?

Si jugar cualquier videojuego ya tenía todos estos beneficios genéricos, lo genialmente disruptivo de Pokémon GO y su antecesor, Ingress, es que lograron que un videojuego genere muchísimo movimiento, y del bueno, en el mundo real.

Por su naturaleza, correr a atraparlos a todos tiene concecuencias positivas más que interesantes:

  • Salir. Afuera: Puede que quizás suene un poco estigmatizante, perdón, pero no miento si digo que muchos gamers prefieren quedarse en sus casas antes que estar afuera. Este juego te obliga a salir para jugar, no hay trampa que valga.
  • Caminar, y mucho: cuanto más caminas, mejor. No voy a enumerar los beneficios de caminar, pero no me parece para nada irrelevante que aumentando más del 200% la cantidad de Km que hacen por día, aunque sea sólo para incubar huevos, muchos logran mejorar su estado físico e incluso bajar de peso. Caminar es un buen hábito y cualquier excusa es perfecta para empezar.
(Iz) Remera con notificación de Xbox “Logro alcanzado: Salir de casa”. — (Der) Antes y después de Pokémon Go.
  • Sociabilizar con otros: casi sin querer vas a terminar interactuando con otros jugadores. Hay 3 equipos y vos perteneces a uno. La unión hace la fuerza y para ganar un gimnasio tienen que juntarse. Ni que hablar de que el sólo hecho de estar en el mismo lugar, cazando los mismos “bichos” ya te da un enorme pretexto para empezar a hablar sin rompehielos, y quizás hasta conoces alguien especial, como mi amiga Lau que así conoció a su novio, y cuenta que “Cazar pokémon te puede cambiar la vida”.
  • Sirve de puente generacional: tener menos de 10 años y no tener tu propio smartphone debe ser la peor tortura. Pokémon GO es divertido si podes moverte con autonomía, y los chicos no pueden, tienen que jugar con sus papás. Que un juego conecte dos generaciones no es algo que pase siempre, y está buenísimo poder aprovechar la oportunidad de conectarse y compartir momentos juntos.
(Iz) Algún piola del equipo Mystic hizo un grafitti. Jugadores de los otros equipos se unieron para limpiarlo. (Der) Una familia en el Parque Centenario. Padre e hijos compartiendo y jugando a la par. Mamá se quedó un poco afuera…

Un juego al servicio de la salud y las ONGs

Si esto no era suficiente, además de estos beneficios más o menos predecibles por la naturaleza del juego, Pokémon GO incluso puede adjudicarse logros con los que la salud, la educación y el sector social lucha a diario:

  • Combatir la depresión y la ansiedad: encontrar una motivación para salir de la cama, de la casa, caminar y enfrentarse a la gente en la calle es un desafío para algunos, y el juego resultó de gran ayuda. Incluso el hospital de niños de Michigan promueve que sus pacientes salgan a cazar Pokémon para moverse y motivarse.
“Los chicos se emocionaron con el juego y los incentiva no sólo a moverse, sino a salir de sus cuartos y hablar con otros chicos”
“Pokémon GO ya es un mejor tratamiento para mi depresión que cualquier cosa que me haya prescrito mi doctor, o mi terapeuta”. Así hay cientos de tweets como este.
Fun question: “¿Y si Pokémon GO es un invento de los perros para salir a pasear más?”
  • Alumnos atentos e interesados: mientras algunos maestros lo demonizan, otros eligen utilizarlo como herramienta, como la escuela Guido Spano en Rosario. Pokémon se metió en las clases de física y biología, y así los chicos aprenden los conceptos aplicando la genética a los Pokémon, y las leyes de la cinemática que actúan cuando lanzan una pokébola.
  • Recaudar fondos para causas sociales: CharityMiles es una App que dona plata a la organización que elijas en base a cuánto caminas. Es naturalmente el match perfecto para monetizar los cientos de kilometros que andan los jugadores, por lo que hicieron un desafío Pokémon, y cuanto más caminas, más podes donar a tu causa.

1,2,3 ¡Todos a jugar!

Si jugar nos da placer, nos hace más inteligentes, optimistas, perseverantes y nos conecta con otros, nos hacen salir de casa aunque estemos deprimidos, caminar más que nunca, conocer nuestra ciudad y tener nuevos amigos. ¡Quiero ponerme a jugar ya!

Hoy es Pokémon GO, mañana será otra moda. Los juegos, por suerte, están en auge, y son cada vez más quienes los eligen como principal forma de entretenimiento; chicos, adultos e incluso los abuelos son un creciente público gamer (!)

No los subestimemos, los juegos logran cosas que muchos incentivos “racionales” quizás no puedan lograr nunca, y aunque no todos tienen que jugar, cabe preguntarnos:

¿Cómo podemos aprovechar el potencial enorme que tienen los juegos para aprender nuevas cosas, adquirir nuevos hábitos, o construir un mundo mejor?

» Leé también “Pokémon GO, una receta para la innovación disruptiva”

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.