Repensar el Packaging: Outside the box

No casualmente en Argentina les llamamos “cartoneros”. Es uno de los materiales reciclables más valiosos.
Revisando la basura de las ciudades hoy, encontramos un dato poco difundido pero muy curioso: casi ¼ de la basura domiciliaria es papel y cartón. Es decir que cada uno de nosotros tira a la basura, en promedio, casi 8kg de papel y cartón cada mes. 8kg. Cada mes.

En verdad, es un dato que no nos debería sorprender tanto, porque no es casual que precisamente haya ‘cartoneros’, y justamente fue por el volumen de papel y cartón que se genera, que resulta rentable rescatar de la basura este material, para venderlo y que vuelva a ingresar al circuito productivo, porque puede reciclarse.

¿Cómo llega una persona a generar 8kg de basura entre papel y cartón por mes? ¿No es un montón de material reciclable para terminar en la basura?

Sucede es que ya naturalizamos tanto el packaging de cartón, que ni pensamos en eso. Te propongo un ejercicio: ¿Cuál fue la última vez que compraste algo que venía empaquetado en cartón? ¿La caja de pizza quizás? ¿La caja de cereales, la caja del jabón, la caja del té?, ¿El tubo de las papas, la caja del dentífrico, la caja del remedio? ¿La caja del televisor, el DVD, la heladera, el aire acondicionado? ¿ O la bolsa del local de ropa, el rollo de cocina, la revista del mes o la bandeja del delivery?… y puedo seguir, porque casi todo viene en caja.

Vivimos rodeados de cartón, pero no le damos bola, y es lo primero que se tira casi sin dudar, y el cartón, así como lo ves tiene un gran potencial como material. (Incluso el cartón corrugado por su estructura, puede ser sumamente resistente, y se pueden construir desde soportes para notebook, muebles y hasta bicicletas, enteramente hechos en cartón! Aunque no voy a ahondar ahora en eso, porque no es nuestro tema de hoy, pero hay mucho para ver si les interesa!.

Si el cartón tiene este potencial ¿Cómo es que termina en la basura? ¿Y cómo podemos hacer para evitarlo?

Entendemos que si todo viene en cajas, es porque algún contenedor se necesita. Ok. Si el packaging es inevitable, la pregunta es: ¿Cómo se puede optimizar desde el diseño para evitar tanto desperdicio?

Como decimos siempre, siguiendo la regla de las 4R! Reducir, Reemplazar, Reutilizar, Reciclar

Lo primero es REDUCIR. Estas son algunas propuestas interesantes:


Puma: Clever Little Bag

Puma compraba y distribuía por todo el mundo miles de toneladas de cartón en forma de cajas, y bolsas y etiquetas. Por eso hace años decidió repensar su packaging, y contrató a conciencia, profesionales para que dediquen meses de investigación y desarrollo a buscar la solución más eficiente y sustentable para ese gran problema que eran las cajas de zapatillas.

La solución que encontraron fusiona en un mismo elemento la caja y la bolsa. Revoluciona y resuelve al mismo tiempo el problema de almacenaje, logística y el transporte del consumidor a su casa, reduciendo al mínimo el uso de cartón y materiales descartables: esta es la Clever Little Shopper, una caja-bolsa:

Pero Puma no está solo en la campaña de reducir el uso de cartón innecesario. Por suerte.


Amazon: Frustration Free Packaging

Que el packaging se adapte al contenido, y no el contenido al packaging!

Amazón desarrolló un sistema de empaque lo suficientemente flexible para adaptarse a la medida de cada objeto, reduciendo al mínimo el cartón. Pero además, buscando mejorar la experiencia de compra, se propuso eliminar la frustración del overpackaging a la que nos enfrentamos muchas veces intentando abrir lo que compramos, enterrado en kilos de bolsas, cajas y precintos. Su certificado “Libre de Frustración” desarrolla empaques especiales que unifican el paquete del producto y el paquete del envío en uno solo.


Higienol Duo

La segunda solución que proponen las 4R es REEMPLAZAR: en vez de cartón pensemos en otro material, más amigable, que no genere residuo. Y exactamente eso hace Higienol Duo en Latinoamérica, un papel higienico que parece común, pero no tiene ningún rollo de cartón en su interior.

2x1, además de reducir, tenes un rollo de viaje para llevar!

En lugar del rollo de cartón vacío que sirve para mantener la estructura del rollo en el transporte, pero no tiene ningún uso cuando llega a nuestras casas, Higienol Duo tiene otro rollo de papel higienico más chico y portatil, que está pensado para sacarlo del rollo grande, y llevarlo con vos. En vez de aire recibimos más papel, y cartón, cero.


Ahora, si no podemos reducir ni reemplazar, cuando no queda otra que usar cartón, la alternativa es REUTILIZAR.

eBay: GreenBox

La caja viajera. Compraste el producto, no la caja. Dejala ir ;)

La propuesta en este caso es más simple y puede parecer obvia, pero también es válida: la premisa es “después de usar esta caja, guardala, y usala cuando necesites transportar algo”.

Esa es la idea de la “Green Box” que lanzó eBay en 2010: una caja impresa con una gráfica divina que invita a los usuarios que la reciben a volver a usarla, a continuar una historia que tiene que seguir después de su primer viaje y destinatario: “¿Por dónde estuvo (y estará) tu caja?”

Si bien en este caso es más fuerte la idea y el mensaje que la innovación en sí, es importante porque nos hace recordar que las cajas tienen una vida útil mayor a 1 único viaje.

Pero también REUTILIZAR implica resignificar, y no todos los casos interesantes son de afuera ;)

Onda Orgánica

Una caja no tiene por qué ser siempre una caja y Onda Orgánica, un emprendimiento sustentable argentino, que se propone promover el algodón orgánico, decidió realizar un packaging especial para sus remeras. Un pack que no sea sólo interesante, sino que después de ser packaging su vida siga y pueda ser algo funcional, y así es como lo diseñaron Nicolás y los diseñadores: ¡La ‘caja’ se hace porta maceta!

Por último, pero no menos importante, cuando no pudimos evitar la caja, y ya la reutilizamos, llega el turno de la útlima R: RECICLAR.

Esta es la última alternativa y la que depende casi exclusivamente de nosotros, pero veamos ¡cuántas opciones hubo antes para reducir al mínimo el desperdicio!. Ahora nos toca a nosotros separar el cartón de la basura y asegurarnos que encuentre su camino y se reincorpore al circuito productivo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.