Día de la Juventud y las razones para ser optimistas

En estos tiempos no son pocos los que abrumados por diversas circunstancias negativas que hacen más pesado el día a día, ven el futuro con pesimismo, y se llega a afirmar que cada generación es peor que la anterior, que los jóvenes están cada vez más perdidos.

Respetuosamente, disentimos con esa opinión. Contemplamos a la juventud del presente, que será la forjadora del futuro, y encontramos en ella suficientes razones para abrazar el optimismo.

Voluntarios del interior

Vemos jóvenes estudiantes, de colegios secundarios y de universidades, que rompiendo con la creencia de que la juventud es apática, marcha sobre nuestras calles, se organiza y reclama una mejor educación para todos, demostrándonos que juventud y apatía son términos incompatibles, juventud es sinónimo de acción.

Estos jóvenes no solo se movilizan, sino que lo hacen con una eficiencia organizativa que organizaciones conformadas por adultos envidiarían. Y en medio de su accionar, exhiben discursos elocuentes y argumentos claros, que nos llaman a admitir que aquello de que juventud equivale a inmadurez tampoco es algo preciso, nuestros jóvenes hacen gala de un criterio agudo, nos demuestran que la juventud paraguaya también es apta para comprender la realidad que la rodea, y que juventud también es reflexión.

Muchas veces los medios de comunicación nos han mostrado escenas de violencia que alimentarían el prejuicio de que la juventud es violenta, es conflictiva. Pero los jóvenes han dejado prueba, al marchar enérgica pero a la vez pacíficamente, caminando lado a lado y dándose mutuo aliento entre colegios considerados como eternos rivales, que la juventud reboza de civismo y de un carácter que cada día brilla más.

Hablamos de los jóvenes que marchan por una educación de calidad por ser un caso que ha imprimido en toda la sociedad una emoción sorpresiva y a la vez alentadora en los últimos días; pero los méritos del joven paraguayo no se limitan a esto último. Observamos con claridad que cada vez más jóvenes se suman, desde distintos espacios, a la construcción de un Paraguay mejor y sin exclusiones.

Desde nuestros esfuerzos por contribuir a la formación de un país inclusivo, hemos podido sentir esto muy de cerca. La inmensa mayoría de las 20 mil personas que se han ofrecido como voluntarias para ayudar en la última Teletón, fueron jóvenes. Chicos y chicas de todos los rincones del país, que nos hicieron saber que juventud es una explosión de alegría y es a la vez compromiso. “Los jóvenes de hoy solo quieren ir de fiesta” podrán decir algunos, pero estos voluntarios nos hicieron ver que a las ganas de divertirse, le suman las ganas de servir a los demás, siendo parte de la gran fiesta por la inclusión.

Jovenes de Villarrica en la Gira Teletón

Ellos nos muestran una generación de compatriotas capaces, dispuestos a mojar la camiseta en la cancha por este gran equipo, por Paraguay, y nos hacen creer que el partido por una sociedad inclusiva y más próspera puede ser ganado. Los jóvenes son una rica fuente que nos brinda optimismo, y por eso en este inicio de primavera, en este Día de la Juventud, los recordamos con admiración y gratitud, y les deseamos lo mejor en su día.

¡Salud!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.