Corriendo una maratón en silla de ruedas

Como cualquier otra noche, Renata Olmedo se disponía a salir a entrenar para la Media Maratón Internacional de Asunción, cuando su hermano Fofi decide acompañarla en su silla de ruedas. El entusiasmo de Fofi convenció a su familia de emprender una serie de modificaciones a un carro de relajación, para hacerlo más seguro y aerodinámico. Un mes después, los hermanos Olmedo corrían juntos una maratón.

El carro estaba terminado, y llena de satisfacción, Renata comparte el resultado en Facebook, con un posteo viral que automáticamente se convierte en un mensaje nacional de alegría. Rápidamente recibieron llamados de los medios de comunicación para entrevistas televisivas y notas en revistas y diarios.

“Lo que quisimos transmitir es que realmente los límites viven en nuestras mentes, y que todos somos capaces de lograr cualquier cosa que nos propongamos”. — Renata Olmedo

Fofi y Renata corrieron por primera vez, como algo sin precedentes, en un circuito alternativo de 5 km en la Media Maratón Internacional de Asunción, en el Centro de la ciudad. Renata recuerda que Fofi vivió cierto estrés emocional, porque no estaba acostumbrado a la exposición en actividades con tanta concurrencia de gente, al ruido excesivo, y a ser reconocido por extraños.

Renata y Fofi Olmedo, corriendo la Media Maratón Internacional de Asunción.

“En el transcurso de la carrera se fue relajando, y pasamos muy bien. No esperaba que un circuito de tan corta distancia pudiera ser hoy en día la mejor carrera de mi vida”, comenta Renata.

Luego de su participación en la Media Maratón, los Olmedo reciben la llamada de los organizadores de Paraguay Maratón Club, quienes les comunicaron la creación de una nueva categoría llamada “silla de ruedas asistida” en la Maratón Internacional de Asunción (MIA).

Abriendo camino a las competencias inclusivas

Al crearse una nueva categoría competitiva en la MIA, se reconoció el derecho al esparcimiento de Personas con Discapacidad, lo que llevó a una mayor convocatoria. Esta vez, Fofi y Renata tuvieron competencia, y lo que pensaban que sería “sólo un paseo”, terminó siendo una emocionante carrera llena de adrenalina.

“Uno de los miembros del equipo YakaRuedas –selección paraguaya de rugby en silla de ruedas- nos pisó los talones durante todo el trayecto. Fue increíble porque eso nos motivó, y nos llevó a decir: tenemos competencia, pero vamos a ganar”, recuerda Renata.

En esta segunda oportunidad, Fofi se mostraba más enfocado, y ya estaba acostumbrado a la exposición y al ruido. Completaron el circuito de 5 km por la Costanera en 28 minutos, rompiendo su propio récord anterior de 40 minutos, y llegando primeros a la meta.

Fofi y Renata, victoriosos al superar la meta en la Maratón Internacional de Asunción 2015.

La familia Olmedo acostumbra llevar a Fofi a todos los espacios de esparcimiento posibles, desde restaurantes hasta canchitas de barrio. De esta forma, invitan a celebrar y reconocer la diversidad, como actitud fundamental para evolucionar a un modelo de sociedad inclusiva, hecha para todos y todas.

“La visibilidad de la diversidad genera hábito, genera costumbre. ¿Cómo nosotros podemos hablar de una sociedad inclusiva si no existe una visibilidad de la diversidad? ¿Cómo nosotros podemos decir: ‘acostumbrémonos a estar con todo tipo de personas’, si no todas tienen la posibilidad de participar en distintos espacios?”, concluyó Renata.

Renata y Fofi, luego de correr la Maratón Internacional de Asunción.

Moviendo los límites del esparcimiento

Una sociedad inclusiva es aquella que permite a todas las personas acceder a todos los bienes, servicios y actividades que ofrezca la comunidad, ya sea el acceso a medios de transportes públicos, el derecho a la educación, al trabajo, o a participar plenamente de los espacios de recreación.

El descanso y las actividades recreativas son un derecho contemplado por la ley. Recientemente, además fue reglamentada la Ley 4934/2013 “de accesibilidad al medio físico para las Personas con Discapacidad”, que exhorta a propietarios de obras existentes y en construcción, sean públicas o privadas, el cumplimiento de las exigencias de accesibilidad para el desenvolvimiento de Personas con Discapacidad.

Movamos los límites. Hagamos un mundo para todos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.