Ensayo Parcial #1

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

Facultad de Ciencias Económicas

Contabilidad Pública

Laura Daniela Sánchez Castillo 25201629

Ensayo Parcial 1

Lo público y lo privado, diferencias en materia de regulación

El gobierno, como principal autoridad que dirige, controla y administra las instituciones del Estado, desempeña diferentes papeles tanto en la sociedad como en temas más específicos como el contable, en este sentido, el gobierno actúa como agente contratante en otras organizaciones, como organización y como superempresa, que le permite establecer las reglas según las cuales los individuos y las organizaciones interactúan en su jurisdicción. Cuando el gobierno desempeña el papel de agente contratante, puede hacerlo de diversas maneras, una de ellas es como recaudador de impuestos, anunciando las reglas para la determinación de los mismos, permitiendo que cada empresa ajuste sus acciones conforme a cada una de estas reglas. Estas leyes generalmente se diseñan con el fin de producir cambios en el comportamiento de los agentes y especialmente de los contribuyentes. También actúa como cliente, pues compra una gran cantidad de bienes y servicios, en muchos casos es el único y principal comprador, por ello, el gobierno en muchas ocasiones puede participar, bien sea de manera directa o indirecta en el sistema contable de las empresas de las cuales es cliente (SUNDER).

De igual manera el gobierno posee la facultad de diseñar y manejar el sistema de contabilidad y control para ejecutar y hacer cumplir esos contratos, por lo se podría afirmar que existe un estrecha relación entre el gobierno y las entidades de naturaleza privada, bien sea porque una influencia a la otra o porque esta autoridad también es considerada como una empresa que lleva a cabo toda clase de contratos y participa como proveedor, cliente, prestamista, accionista, entre otros. Uno de los papeles más importantes que desempeña el gobierno es el de superempresa, de esta manera establece leyes o reglas que definen el entorno bajo el cual las demás empresas funcionan, desempeñando este papel el gobierno ejerce influencia sobre el uso de los factores de producción, mediante una decisión administrativa, y además tiene el poder de realizar acciones y solucionar problemas a un costo menor del que podrían hacerlo las organizaciones privadas. Como superempresa, esta autoridad estatal también tiene la facultad de sustituir toda clase de transacciones entre los individuos y las empresas (por medio de las leyes, regulaciones y acciones administrativas), y además, posee la capacidad de definir el entorno contable para las empresas individuales.

A pesar de que esta autoridad estatal es considerado como empresa y que además existe una relación bastante estrecha entre esta y las organizaciones privadas o individuales, no pueden ser confundidas ni verse como iguales, pues cada una de ellas desempeña un papel en la sociedad, y tiene obligaciones de carácter diferente. Se debe entonces considerar que las normas y la regulación no puede ser la misma para las entidades públicas y para las privadas, ya que la naturaleza de las organizaciones no es la misma y cada una responde a unas necesidades específicas.

Así como las empresas comerciales se diferencian de la superempresa llamada gobierno, se pueden hacer otras distinciones en cuanto a los mecanismos del sector privado y del público en el establecimiento de reglas contables, normas y leyes relacionadas. De esta manera se pueden distinguir dos clases de normas, las voluntarias que están asociadas con el sector privado y las obligatorias que son las emitidas por el gobierno. Sin embargo, la principal diferencia entre la elaboración de reglas por parte de estos sectores radica en el grado de representatividad, alcance y poder de las organizaciones que establecen dichas reglas y normas. Existe además otra clase de normas, las reguladoras, aquellas que disciplinan de forma directa las relaciones jurídicas, como la regulación de la compra y venta de bienes. En materia contable estas tres clases son aplicables, pero es difícil en muchos casos determinar cuáles reglas o normas son realmente eficientes.

Ahora bien, en el caso de Colombia, debido a la permanente evolución de los mercados se han generado una gran cantidad de cambios estructurales, económicos, financieros y de regulación tanto para el sector público como para el privado. El desarrollo que se generará en cuanto a las nuevas posibilidades financieras para los diversos actores del mercado demandará una actualización constante y adecuada de las directrices por parte de la regulación contable.

En el sector privado, la elaboración de reglas está a cargo del FASB (Financial Accounting Standards Board), organización encargada de proveer las guías para los reportes financieros, cuya misión es establecer y mejorar los estándares de la contabilidad financiera y la forma de reportar. Por otro lado, las políticas de regulación en el ámbito de la contabilidad pública, están a cargo del Contador General de la Nación, quien hoy, reconoce como referentes válidos para la orientación del Régimen de Contabilidad Pública (RCP) las perspectivas internacionales, la realidad del entorno económico, jurídico y social en el que operan las empresas de propiedad estatal así como de las entidades de gobierno; los avances en las normativas internacionales y las prácticas de regulación seguidas en otras economías del mundo (Contaduria General de la Nación, 2016). Sin embargo es de vital importancia considerar que los contextos de cada país son muy diferentes y que dichos referentes se deben quedar como eso, y no influenciar la forma en la que las normas son aplicadas, de tal manera que dicha aplicación no sea de manera arbitraria, sino que sea adaptable a las condiciones de las organizaciones que componen cada país.

La regulación de la contabilidad del sector público, entendida como el proceso de emisión de estándares y normas de contabilidad para las entidades que conforman este sector, es diferente en cada país, debido, entre otros factores, a la falta de un acuerdo o consenso acerca de la orientación a seguir en materia de contabilidad para las administraciones públicas, y en gran medida a la autonomía de cada jurisdicción en el establecimiento del cuerpo normativo que debe regir a todas las entidades que hacen parte del sector público (Contaduria General de la Nación, 2016). Esto quiere decir que en parte ha sido decisión de los países tomar diferentes caminos al momento de definir los modelos contables que deberán implementar las entidades públicas. Lo que de algún modo es adecuado pues las entidades públicas no son lo mismo en Colombia que en Europa y demás partes del mundo, así como las obligaciones de Estado con los ciudadanos tampoco son vistas de la misma manera. En el caso de la contabilidad para las empresas privadas, también se pueden evidenciar las diversas posiciones entre los países.

De acuerdo a los anterior es posible afirmar que en materia de contabilidad del sector público los países han tomado caminos diferentes, teniendo en cuenta una serie de aspectos; algunos decidieron adoptar las normas internacionales de información financiera emitidas por el IASB, otros gobiernos tomaron como referencia la normatividad local expedida para las empresas del sector privado ajustada a las condiciones del sector público y otros optaron por regular teniendo en cuenta las normas internacionales de contabilidad emitidas por la IFAC (Contaduria General de la Nación, 2016). Cada uno de estos caminos tiene implicaciones tanto negativas como positivas, pero puede considerarse más compleja la decisión de aquellos países que aplicaron a las unidades de gobierno las normas de contabilidad que rigen para las empresas privadas, en primera medida porque el mercado de bienes públicos es diferentes a de los bienes privados, así como también existen diferencias en cuanto a las operaciones que realiza cada uno de los sectores.

En conclusión, se afirma que el sector público y el privado en materia contable son muy parecidos, pero no idénticos, pues así como existen una gran cantidad de similitudes, también se pueden evidenciar algunas diferencias sustanciales. El gobierno a pesar de desempeñar diferentes papeles en la sociedad, también es visto como una empresa que se relaciona en muchos sentidos con las organizaciones de naturaleza privada, bien sea ejerciendo influencia sobre ellas o actuando como agente contratante: Sin embargo en materia de regulación contable se pueden evidenciar de una manera más clara las diferencias entre estos dos sectores, pues para uno de ellos las normas emitidas son de carácter voluntario y para el otro son obligatorias, además de que las organizaciones encargadas de regular y emitir la normatividad también se diferencian. Ahora bien, el sector público tiene muchos retos y la posibilidad de aprender mucho del sector privado, pero no por ello las normas y la regulación deben aplicarse de la misma manera, pues se deben considerar las necesidades de cada sector y enfocarse en ello al momento de llevar la contabilidad.

Referencias

Contaduría General de la Nación. (30 de Agosto de 2016). Obtenido de http://www.contaduria.gov.co/wps/portal/internetes/home/internet/home/!ut/p/b1/04_Sj9CPykssy0xPLMnMz0vMAfGjzOINzPyDTEPdQoONTA1MDBwNTA0tTYL8jAwCTIAKIkEKcABHA0L6_Tzyc1P1C3IjygHTUGxv/dl4/d5/L2dBISEvZ0FBIS9nQSEh/

SUNDER, S. (s.f.). Teoría de la Contabilidad y el Control. Bogotá: Facultad de Ciencias Económicas. Universidad Nacional de Colombia .