“Los celos son toda esa diversión que tu crees ellos tuvieron.”

Erica Jong

del libro How to Save your Own Life (1977)

Oh! si, que horror, nos gusta creer que los celos son inseguridad, que si fuéramos más seguros, más auto-estimosos no sufriríamos de este mal tan enervante y destructivo. Total, uno no tiene la culpa de tener inseguridades. Pero no, en realidad, los celos tienen mucho más que ver con la envidia. La envidia de poder divertirte y fluir como tu crees que ellos lo hacen. Bastardos!! Y tu no! Por tus miedos, por tus prohibiciones auto-impuestas, por tus trabas, por tus lealtades infantiles, por tener que ser siempre buen o buena chica.
Por tu miedo al descontrol, por tu miedo a que salga de muy adentro ese animalito que quizá no puedas volver a meter en su cajita barnizada.
Y así, eso que tanto y tanto deseas en ese rinconcito de ti mism@ y no te lo permites, o piensas que no mereces, no quieres permitírselo al otro. ¿Qué? Antes la muerte!!