¡Dime tu nombre y te diré qué tan popular es!

Te contamos los datos más curiosos que descubrimos al crear la aplicación Nombres.

Tu nombre te define. Es la palabra que te despierta, con la que los otros te llaman y se acercan. Posiblemente es, también, de las palabras que más veces repetís en tu vida. Los nombres importan, y mucho, por eso quisimos estudiarlos. Nos fuimos hasta 1922 y navegamos su historia en la Argentina.

Nombres, el detrás de escena

El primer paso fue crear una base de datos. La armamos con los nombres de los ciudadanos argentinos desde 1922 hasta 2016. Nos encontramos con más de 2,9 millones de nombres únicos y más de 60 millones de registros. Impresionante, ¿no?

Esa cantidad de material gigante la recolectamos en un trabajo conjunto con el Registro Nacional de las Personas (RENAPER), del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.

Nombres, no individuos

Para cuidar a todas las personas, anonimizamos todos los datos. Es decir: sólo miramos el nombre y el año en el que cada persona fue registrada. Nada de apellidos. Y ningún dato que pudiera hacer que una persona en concreto se pudiese identificar.

Los nombres más populares en 1922 y 2016

¿Alguno de tus abuelos o bisabuelos se llama María o José? Esos fueron los dos nombres más usados en 1922.

Quizás hoy conocés a algún bebé llamado Isabella o Benjamín, los preferidos de 2016. Esta es la lista de los más populares para el año pasado:

Nombres más usados en 2016 Isabella y Benjamín encabezan la lista.

El sello de los famosos

Primer dato sorprendente: los famosos nos influencian con sus nombres.

Hoy, muchos hombres que rondan los 30 se llaman Diego Armando. Esto se debe a que después de que la selección nacional de fútbol ganara el Mundial ’86, varios padres homenajearon al 10. Lo que se dice un verdadero golazo de influencia.

Sin embargo, lo más interesante es que la influencia de Maradona fue mayor cuando pasó de Argentinos Juniors a Boca Juniors, en el ’82, que cuando ganó el Mundial. Esto nos hace pensar que los padres prefieren ponerles nombres originales a sus hijos. Y, cuando reconocen que es probable que todos usen ese nombre, lo descartan.

Gol del Diego El nombre de El 10 fue mucho más influyente cuando pasó a Boca, que al ganar el Mundial ‘86.

Nombres de guerra, de cuarteto, de iglesia y de ficción

En 2001, la muerte de “El Potro”, hizo que el décimo nombre más usado fuera Rodrigo Alejandro.

En el ’82, durante el conflicto de Malvinas hubo un aumento en la cantidad mujeres registradas con el nombre Malvina Soledad.

La visita del Papa Juan Pablo II en 1982 también marcó tendencia: Juan Pablo fue el nombre más elegido de ese año.

Ahora se prefieren nombres cortos

Si contamos la cantidad de letras que tienen los nombres y promediamos por año, notamos que:

  • Hasta 1970 la moda fue poner nombres largos, y elegir más de un nombre. Así, nombres muy populares en los años 20 eran Juan Carlos, Maria Esther o María Luisa. En promedio, los nombres tenían 12 letras.
  • A partir de 1970, se empezó a preferir un solo nombre y corto. Así, en 2015, el promedio es de 7 letras.
Extensión de los nombres. Hasta los 70 se preferían nombres largos. Hoy, se eligen más cortos.

Los nombres más originales para las mujeres

Históricamente, los padres eligen nombres poco repetidos para sus hijas. Los varones, en cambio, reciben nombres más comunes. Pero esta moda, poco a poco, está desapareciendo. Cada vez más, se prefieren nombres originales tanto para varones como para mujeres.

El trono de los más usados

Durante 38 años, Juan Carlos fue el nombre más usado. El segundo lugar lo lleva María Belén, con 11 años, que dominó desde 1986 hasta 1997. Benjamín, viene siendo el más elegido desde 2009.

Los más usados, para ellos y ellas. Estos son los preferidos en el último siglo.

¿Te gusta lo que hacemos? ¡Bien ahí! ¡Unite hoy a nuestra comunidad! Podés seguirnos en Twitter, ver nuestros repositorios en Github y escribirnos por mail.

Si te sirvió este post, hacé clic en el ❤ acá abajo, así más personas se suman a #DatosArgentina.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Alejandro Gregori’s story.