La Torre Eiffel no fue construida por Gustave Eiffel

Todos conocemos la Torre Eiffel, este gigante de hierro a orillas del Sena en París. Cualquier visitante que haya ido algún día a la capital francesa se ha acercado para admirar cómo se alzan estos 300 metros en los cielos parisinos.

Cuando uno pregunta sobre el origen del nombre de la torre, la respuesta que recibe es que se llama así porque su constructor, un ingeniero francés, se llamaba Gustave Eiffel.

Reconozco que el título de mi artículo engaña, porque Gustave Eiffel sí fue el artífice de esta proeza técnica. Pero si he decidido poner este titular tan llamativo, es para informaros que, en realidad, Gustave Eiffel no se llamaba así durante los primeros años de su vida.

Nacido en Dijon (capital de la mostaza) en Borgoña, Alexandre Gustave viene de una familia de origen alemán cuyo apellido es Bonickausen. El primer Bonickausen que se instaló en Francia, el abuelo de Gustave, decidió añadir a su apellido el apodo de Eiffel, en memoria a su región de procedencia, Eifel.

En 1878, Gustave Bonickausen redactó una carta al ministro de Justicia solicitando formalmente el cambio de apellido. En ésta, justifica que todo el mundo le llama ya Gustave Eiffel (para los francófonos, Eiffel es más fácil de pronunciar que Bonickausen) pero otro de los argumentos empleado por el ingeniero es que así se eliminaría cualquier duda relativa a su nacionalidad. Y es que, en 1871, Francia y Alemania habían librado la primera de las tres guerras que les enfrentarían en menos de 100 años. Circulaban, según Eiffel, rumores que le podían comprometer entre sus electores (fue consejero municipal de la ciudad de Levallois) y algunos de sus empleados fueron condenados por insinuar que era un espía pagado por los alemanes.

Así pues, “para defender su interés y el de sus hijos” Gustave Bonickausen empezó a llamarse Gustave Eiffel.

La Estatua de la Libertad y la Torre de 300 metros fueron construidas en, respectivamente, 1885 y 1889, y fueron entonces obras de Gustave Eiffel, pero sus obras anteriores, como por ejemplo el puente Maria Pía en Oporto sí fue obra de Bonickausen.