Porque Decred es necesario: un enfoque inclusivo sobre el dinero duradero.

Ana Dalia
Ana Dalia
Jul 1, 2020 · 23 min read

¿A qué nos referimos con “dinero duradero” y cómo se relaciona con Bitcoin? ¿Por qué nuestro dinero pierde valor con el tiempo? ¿Podemos automatizar la política a partir de formular política monetaria, pero retener una estructura de coordinación y gobernanza?

Esta pieza es una traducción del documento original de Ammar

Resumen: Este documento de investigación describe cómo Bitcoin es un replanteamiento de las monedas tradicionales. Los lectores aprenderán cómo las divisas son una forma de soberanía monetaria y cómo las diferentes escuelas de economía y gobierno dan forma a las divisas de reserva que son líderes del mundo. Al estudiar el euro, el dólar estadounidense y los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, este documento articula un marco para comprender cómo Decred es una criptomoneda única que se basa en las propiedades económicas de Bitcoin con medidas adicionales de cooperación y resolución de conflictos. Como conclusión clave, los lectores comprenderán cómo Bitcoin es más que efectivo digital, y cómo Decred es más que Bitcoin.

Tabla de contenido

  • La moneda es una forma de soberanía.

La moneda es una forma de soberanía

Después de todo, ¿qué es el dinero? Nuestros antepasados utilizaban piedras preciosas y metales como dinero, y hasta hace unas pocas generaciones,
el dinero de nuestro gobierno tenía que estar respaldado por oro. Al día de hoy y desde la década de 1970, el mundo ha utilizado un sistema de monedas fiduciarias (conocido también como dinero fiat) respaldado por promesas del gobierno, en lugar de un producto intrínsecamente valioso (el oro).

Hoy, las Naciones Unidas reconocen 180 monedas diferentes en 195 naciones de todo el mundo. La mayoría de los países emiten sus propias monedas, a pesar de que los economistas reconocen que las tarifas de cambio de divisas crean costos de transacción. Esto se debe a que tener una propia moneda nacional proporciona una forma de soberanía monetaria, en lugar de tener que depender de una moneda emitida por un país diferente. Como ejemplo, el 90 por ciento de la población de Canadá vive a 100 millas de la frontera con los Estados Unidos, pero Canadá emite su propia moneda, el dólar canadiense.

Si bien la mayoría de los países emiten sus propias monedas, el euro y el dólar estadounidense han sido adoptados por varios países como moneda de curso legal oficial. Al año 2020, el euro es la moneda oficial de 19 naciones europeas, y el dólar estadounidense es la moneda oficial de 7 países. La gran adopción de estas dos monedas también las convierte en candidatas ideales para ser mantenidas en las reservas de diversos bancos centrales. La mayoría de los países de todo el mundo también han acordado limitar su soberanía monetaria al aceptar el cumplimiento de los “Artículos de Acuerdo del Fondo Monetario Internacional”. En esencia, han cambiado la soberanía monetaria en pro de la “cooperación internacional y por el bien común de todos”.

Cuando los países de la Eurozona cedieron su soberanía monetaria al Banco Central Europeo (BCE), lo hicieron después de establecer un marco de gobernanza en el que podían asegurarse el mantener una voz en el BCE. Medios similares de gobernanza también existen en el Fondo Monetario Internacional, y serán abordados más adelante en este documento.

Con la llegada de las criptomonedas, ahora tenemos monedas digitalmente nativas que ya no están limitadas por nuestras fronteras físicas. El software se está comiendo el mundo, y las criptomonedas nos permiten programar con software políticas monetarias en el dinero. Esta oportunidad también viene con preguntas sobre las características ideales que debe tener el dinero como un producto, junto con enfoques de la economía monetaria que difieren entre sí.

Economía keynesiana versus economía austriaca: en busca del dinero duradero.

¿Es mejor ahorrar o gastar? Depende de a quién le preguntes. Algunos economistas creen en el consumo, mientras que otros creen en el ahorro y la producción. Estas teorías competitivas del dinero priorizan diferentes características en su concepción ideal de dinero.

Los economistas keynesianos creen que el gasto del consumidor que es guiado por la coordinación gubernamental y la ligera inflación, es la clave del progreso económico.

Una premisa clave en la escuela de pensamiento keynesiana es que si las personas saben que su moneda valdrá menos en el futuro, estarán más incentivadas a gastar dinero hoy, lo que conducirá a una mayor circulación de dinero. Esta es la escuela de pensamiento que domina en la economía global actual, e incluso nuestras medidas económicas, como el PIB, utilizan el gasto como indicador de la prosperidad nacional.

Si los keynesianos son gastadores, los economistas austriacos son ahorradores. Los austriacos creen que el dinero debe retener su valor con el tiempo, y que las intervenciones políticas en la política monetaria conducen a burbujas a corto plazo y pérdidas a largo plazo.

El premio Nobel Friedrich Hayek comparó la creación monetaria del gobierno con el efecto de la miel vertida en una taza. La miel tiende a aglomerarse en el centro y gotea de manera desigual hacia las crestas exteriores.

Cuando los bancos centrales pueden aumentar la oferta monetaria a voluntad, el valor de la moneda pierde inherentemente el poder adquisitivo. No nos damos cuenta de esto de inmediato, pero con el tiempo, esto lleva a una inflación de precios en todo lo que compramos. El aumento de los precios de los activos beneficia a las personas que poseen inversiones de capital, pero la vida se vuelve más costosa para quienes viven con ahorros en efectivo.

La inflación distorsiona nuestra capacidad de medir los precios a lo largo del tiempo y perjudica desproporcionadamente a los pobres. Pero nuestro dinero no siempre tiene que perder valor con el tiempo. Los defensores del dinero duradero creen que una moneda estable conduciría a la prosperidad social, ya que nuestros ahorros estarían protegidos de la degradación y pérdida de valor. Con el paso del tiempo, el cambio en los precios no vendría de los aumentos de la oferta monetaria (y por lo tanto de la inflación), sino de las ganancias de productividad obtenidas por la tecnología.

El concepto de dinero duradero puede ser nuevo para muchas personas, porque hemos vivido toda nuestra vida bajo un sistema de moneda fiduciaria bajo la supervisión de un banco central.

Pero la vida no siempre fue así. Visto desde una perspectiva económica histórica, la supervisión del banco central con monedas fiduciarias es un fenómeno relativamente reciente, que también ha coincidido con los episodios más grandes de hiperinflación de la historia:

Serie: Inflación Media Global desde 1209 (izquierda) y en 1900 (derecha).

Durante el siglo pasado, incluso el dólar estadounidense (la moneda nacional más fuerte del mundo) ha perdido más del 95 por ciento de su valor debido a la inflación.

Debido a que nuestro dinero pierde valor, estamos incentivados a mover nuestro patrimonio neto a otra cosa distinta al efectivo. Esto ha dado lugar a una cultura de consumo, así como a servicios financieros complejos que extraen tarifas a cambio de protección contra la inflación.

El dinero duradero es un dinero que no está sujeto a la inflación ni a las fluctuaciones de la oferta. Para la mayoría de los escritores del siglo XIX, el dinero duradero es sinónimo de oro, debido a su conocida escasez y durabilidad. En todo momento, solo existirá una cantidad finita de oro en la tierra, y la mayor parte del oro extraído en la historia todavía se conserva en la actualidad.

No obstante, donde el dinero duradero se optimiza para el valor y la estabilidad de precios, el dinero fiduciario permite una mayor coordinación económica nacional. Al mantener una voz sobre su política monetaria, las naciones pueden financiar programas sociales, que pueden ser especialmente útiles durante las recesiones económicas.

Comprender los marcos de coordinación de las principales monedas del mundo puede ofrecernos información valiosa sobre el papel de la gobernanza en nuestras instituciones económicas.

Comparando del papel de la gobernanza en el euro, el dólar estadounidense y los derechos especiales de giro del FMI

El euro:

El euro es la moneda supranacional moderna más conocida, donde una sola unidad de cuenta es la moneda de curso legal para varias naciones. El concepto de una unión monetaria entre los países europeos ha sido explorado desde la década de 1960. A principios de la década de 1990, una alianza de países europeos propuso formalmente medidas para adoptar una moneda común, reconociendo que esto eliminaría las barreras cambiarias y permitiría un comercio más fluido. El Banco Central Europeo fue creado en 1999, que formalizó la creación del euro como moneda única, y que ahora es la moneda de curso legal para 19 países.

Cuando los países de la eurozona cedieron la política monetaria al BCE, lo hicieron con la implementación de un medio de gobernanza. El Consejo de Gobierno del BCE es el principal órgano de decisión del euro. Consiste en:

  • 6 miembros del Comité Ejecutivo del BCE

El poder de voto en el Banco Central Europeo refleja a aquellos que arriesgan más y tienen mayor peso en el sistema:

Si bien el euro es la moneda adoptada de 19 países, el poder de voto del BCE no sigue el marco de “una persona, un voto”. Los poderes de gobierno de los países del BCE se dividen en grupos de acuerdo al tamaño de sus economías y sectores financieros.

El poder de voto en el Consejo de Gobierno del BCE refleja las economías nacionales con mayor peso y riesgo en el sistema.

Para la toma de decisiones en el Consejo de Gobierno del BCE, los Gobernadores de las 5 economías más grandes (actualmente Alemania, Francia, Italia, España y los Países Bajos) comparten cuatro derechos de voto. Los otros 14 países comparten 11 votos, donde sus gobernadores rotan votos en una rotación mensual. Mensualmente, se llega a un consenso después de votar de la siguiente manera:

  • Los 6 miembros del Comité Ejecutivo del BCE emiten 1 voto cada uno.

Los gobernadores del BCE se reúnen para establecer tasas de interés, monitorear la oferta monetaria y evaluar cómo las poblaciones participantes pueden mejorar su coordinación económica. Un marco similar también existe en los Estados Unidos.

El dólar estadounidense y la Reserva Federal:

Mientras que el euro está gobernado por el BCE, el dólar estadounidense está gobernado por la Reserva Federal de los Estados Unidos. Al igual que el BCE tiene un consejo de gobierno, la política monetaria de la Fed se rige por el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). El FOMC tiene 12 representantes con derecho a voto:

  • 7 miembros de la junta del Sistema de la Reserva Federal (nombrados por el Presidente de los Estados Unidos con la aprobación del Senado).

Al igual que los cinco países más grandes gozan de un trato preferencial de voto en el Banco Central Europeo, la Fed de Nueva York también disfruta de un trato preferencial en la forma de un estado de votación permanente, debido a la posición central de Nueva York en las finanzas estadounidenses. Los presidentes de los restantes 11 bancos regionales de reserva federal comparten 4 votos de forma rotativa.

El dólar estadounidense es la moneda de reserva actual del mundo, y la mayor parte del comercio se realiza en dólares. Por lo tanto, cuando los 12 miembros del FOMC toman decisiones de política monetaria, también tienen inherentemente derechos de gobierno sobre las reservas de divisas para todos los demás países que poseen el dólar estadounidense. Para abordar este inherente conflicto de intereses y complementar a la oferta global de dólares, en la década de 1960 el FMI creó los Derechos Especiales de Giro (DEG).

Los derechos especiales de giro: un activo de reserva internacional

El DEG se deriva de una canasta de las monedas más importantes del mundo, actualmente el dólar estadounidense, el euro, el yen, la libra esterlina y el renminbi. Las monedas que conforman el DEG son un sustituto de la influencia de los mayores poderes económicos del mundo. La canasta se revisa cada cinco años para garantizar que refleje la importancia relativa de las monedas y los sistemas financieros mundiales. Derivar el valor DEG de un modelo de canasta ayuda a gestionar la volatilidad cambiaria en cualquier moneda única.

Los DEG se introdujeron a fines de la década de 1960 como un activo de reserva global común, con su valor vinculado al oro a través del dólar estadounidense bajo el sistema Bretton Woods. El hecho de que Estados Unidos terminase su convertibilidad de dólares en oro disminuyó la importancia de los DEG en la economía global.

Hoy, una de las principales funciones del DEG es servir como una unidad de cuenta para el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco de Pagos Internacionales (BPI), el Fondo Monetario Árabe, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Islámico de Desarrollo. Algunos países también vinculan su moneda al DEG.

Gobernanza de los Derechos Especiales de Giro (DEG): poder de voto de acuerdo a la participación y riesgo en el juego.

“A diferencia de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde cada país tiene un voto, la toma de decisiones en el FMI fue diseñada para reflejar las posiciones relativas de los países miembros en la economía global. A cada país miembro del FMI se le asigna una cuota que determina su compromiso financiero con el FMI, así como su poder de voto “.

— Fondo Monetario Internacional.

La cuota de DEG en poder de los países refleja también sus poderes de voto en el FMI. De esta manera, el FMI es similar al euro en la aproximación de los derechos de gobernanza de acuerdo al peso y riesgo en el juego (skin in the game).

Además de los derechos de gobernanza, los DEG también generan intereses. Cuando un país tiene más DEG que su cuota asignada del FMI, recibe intereses sobre estas tenencias. En este sentido, el DEG es único. Si bien carece de la utilidad global de las monedas tradicionales, ofrece dimensiones adicionales de cooperación global y recompensa a los usuarios que participan en la moneda.

Cuando los miembros del Fondo Monetario Internacional tienen diferencias de opinión, pueden ejercer sus voces mediante un sistema de votación. Como hemos estudiado anteriormente, estos sistemas de votación no siguen necesariamente una estructura de “una persona, un voto”: reconocen que algunas partes tienen más riesgo y peso en el sistema.

Si bien las monedas como el euro, el dólar y el DEG nos brindan instituciones para gobernar la economía mundial, sus poderes de toma de decisiones se concentran en un puñado de delegados en su mayoría no elegidos. Lo más importante a largo plazo, mientras que nuestras monedas existentes nos proporcionan medios de cooperación, las monedas fiduciarias están sujetas a degradación e influencia política. Es por eso que Bitcoin es una gran innovación económica.

Bitcoin: dinero duradero digital

”No necesitamos una Reserva Federal. Durante muchos años, he estado a favor de reemplazar la Fed con una computadora “ — Milton Friedman, 1999

Al inversionista Peter Thiel le gusta decir que hay momentos “cero a uno” en los que descubrimos una innovación verdaderamente nueva. Bitcoin es una invención de esa naturaleza.

Antes de 2008, hubo muchos intentos fallidos de efectivo digital, pero el protocolo Bitcoin es el primero que realmente funciona sin requerir un facilitador central. Incluso mientras pasamos más de nuestras vidas en línea, antes de Bitcoin, cada transacción en línea tenía que liquidarse utilizando acuerdos interbancarios ineficientes, en monedas limitadas por fronteras físicas.

La invención de Bitcoin introdujo el primer dinero digital sin fronteras que se puede transferir de persona a persona en cualquier lugar, sin necesidad de intermediarios. Puede ser difícil comprender de inmediato el grado de innovación de Bitcoin, porque va mucho más allá que un efectivo digital. El protocolo de Bitcoin también elimina la necesidad de que los bancos corresponsales liquiden las transacciones y la necesidad de que los bancos centrales rijan la política monetaria.

Cuando se envía una transferencia a alguien en todo el mundo, el dinero debe pasar por diferentes bancos corresponsales antes de llegar a su destinatario, quien probablemente tenga que esperar un par de días e incurrir en tarifas de cambio para disponer del dinero en un país diferente . Esto cambia con la llegada de Bitcoin y las criptomonedas, donde el dinero ahora se puede intercambiar directamente entre personas sin requerir un intermediario de confianza.

En los próximos años, los bancos tradicionales incorporarán la tecnología blockchain para hacer que sus transacciones sean más eficientes, pero las monedas que se transmiten a través de estos nuevos rieles mantendrán los mismos diseños inflacionarios de los últimos 100 años.

Construir la tecnología blockchain como una vía de pago para las monedas fiduciarias heredadas es como construir carreteras y autopistas para montar a caballo.

La tecnología nos recompensa cuando adoptamos el potencial del futuro, no cuando recreamos el pasado. Bitcoin reinventa el dinero para la era digital y también resuelve la inflación. A diferencia del dinero fiduciario, que puede imprimirse a voluntad, Bitcoin está programado para ser demostrablemente escaso. Bitcoin tiene una oferta monetaria predeterminada que es más escasa, divisible y portátil que nuestras monedas existentes. Estas características hacen que Bitcoin sea candidato para una nueva forma de dinero duradero, similar a un oro digital.

Al igual que el oro es un producto físico apolítico, Bitcoin pretende ser un producto digital apolítico. Sin embargo, Bitcoin no es solo un producto físico, es también un software y una red global de usuarios voluntarios.

Con el tiempo, los usuarios de Bitcoin deberán llegar a acuerdos sobre los enfoques para actualizar esta infraestructura de naturaleza pública. Alguien tendrá que escribir nuevas líneas de código, alguien más tendrá que revisarlo y, a medida que la red crezca, los usuarios necesitarán un medio para la resolución de disputas cuando haya puntos de vista divergentes en cualquier nueva implementación.

Es posible que los usuarios de Bitcoin no necesiten debatir la política monetaria, pero deberán acordar las actualizaciones a Bitcoin siendo un producto de software.

El dinero duradero debe ser sólido, y la falta de un proceso definido para la actualización de software representa un riesgo a largo plazo para Bitcoin. En el corto y mediano plazo, la falta de gobernanza definida en Bitcoin puede considerarse como una característica positiva, ya que estabiliza el protocolo de los riesgosos cambios en el código. Pero las actualizaciones de software son inevitables, no son una opción. El proceso que permita dichos cambios no tiene que estar indefinido, solo debe ser metódico y requerir una alta barra de aprobación para garantizar la estabilidad.

Si bien nuestras monedas y sistemas financieros tradicionales son vulnerables ante los déspotas y la depreciación, nos brindan un medio para coordinar nuestras voces. Esta falta de un marco para la toma de decisiones representa una gran amenaza social para Bitcoin, ya que la moneda no proporciona a sus usuarios la misma expresión de voz que brindan las instituciones heredadas. Si un usuario no está de acuerdo con un cambio en Bitcoin, el único medio de resolución de disputas que tiene, es que el usuario abandone la red.

La red Bitcoin ya ha visto divisiones en su comunidad a consecuencia de diferentes enfoques para la resolución de transacciones y se perfila a que en los próximos años continúen los polémicos debates sobre las reglas de privacidad. Es aquí donde Decred tiene la oportunidad de brillar.

Decred — El dinero duradero que es inclusivo

Hasta ahora, este documento ha examinado el dinero como una forma de soberanía, los pros y contras de las monedas emitidas por un banco central y una descripción general de cómo Bitcoin transforma el proceso de creación de la política monetaria y el proceso de liquidación interbancaria tradicional.

Decred es el mismo fenómeno prodigio que Bitcoin, excepto que su diseño se extiende a dimensiones adicionales. Mientras que la gran mayoría de las criptomonedas son imitaciones baratas de Bitcoin, Decred innova en vectores específicamente no cubiertos por el diseño de Bitcoin.

La creación en 2008 de Bitcoin permitió una economía digital sin permiso donde cualquiera puede intercambiar valor y donde los usuarios reciben sólidas garantías de dinero contra la inflación. La innovación de Decred en 2016 conserva estos mismos principios e innova en dimensiones adicionales al empoderar a los usuarios con voz y al resolver la capacidad de autofinanciar un ecosistema sin necesidad de inversores externos.

Con Decred, ahora tenemos un medio para retener la solidez monetaria, al tiempo que reconocemos que los productos de software necesitan un proceso para las actualizaciones. Lo que es más importante como instrumento monetario, Decred no solo brinda la seguridad de un dinero duradero, sino que también brinda a los usuarios una voz soberana.

Decred se lanzó en 2016 con la intención explícita de extender el espíritu de Bitcoin de una economía descentralizada global. Al igual que Bitcoin,
Decred también tiene un suministro máximo limitado de 21 millones de unidades, donde cada unidad es divisible en 100 millones de puntos decimales. Pero hay diferencias notables en su diseño.

Decred es una criptomoneda como Bitcoin, pero Decred reconoce la diferencia entre la maleabilidad económica y la maleabilidad tecnológica.

Decred aún no tiene el reconocimiento de marca de Bitcoin, pero también es muy joven. En términos de suministro extraído, Decred hoy es similar a Bitcoin en 2013.

Al igual que Bitcoin, Decred no necesita comités del banco central para debatir la formulación de políticas monetarias. Pero aunque Bitcoin y Decred comparten similitudes económicas, difieren en la cantidad de voz que se les brinda a los usuarios de su moneda.

El diseño de Bitcoin es similar al de un oro digital. El diseño de Decred es algo así como un derecho de los accionistas a un oro digital.

Mientras que el diseño de Bitcoin es apolítico y vago, el diseño de Decred abarca el hecho de que un dinero duradero programable debe ser sólido y programable. Más específicamente, Decred automatiza la política de la formulación de la política monetaria, pero conserva un marco para la coordinación y la gobernanza. Es una moneda sin un solo propietario: una comunidad donde la toma de decisiones se determina por los propietarios distribuidos.

”En dominios complejos, la experiencia no se concentra: bajo la realidad orgánica, las cosas funcionan de manera distribuida, como lo demostró F. A. Hayek de manera convincente … Todo lo que necesitamos es estructura.

No significa que todos los participantes tengan una participación democrática en las decisiones. Un participante motivado puede mover desproporcionadamente la aguja … Pero cada participante tiene la opción de ser ese jugador.

Es por eso que Bitcoin es una excelente idea. Satisface las necesidades del sistema complejo, no porque sea una criptomoneda, sino precisamente porque no tiene un propietario, ninguna autoridad que pueda decidir sobre su destino. Es propiedad de la multitud, de sus usuarios … Para que otras criptomonedas puedan competir, necesitan tener una propiedad Hayekiana“.

— Nassim Nicholas Taleb, 22 de enero de 2018.

El ensayista, investigador y financiero Nassim Taleb escribió las palabras anteriores como prólogo de The Bitcoin Standard, uno de los libros de Bitcoin más conocidos hasta la fecha. Podría decirse que estas palabras son un mejor descriptor de Decred.

Decred no tiene un único propietario: es propiedad de la multitud.

Cuando las monedas tradicionales se rigen por comités de banca central, Decred se rige por el público. En muchos sentidos, Decred combina la economía de Bitcoin con estructuras de gobierno similares a las ambiciones originales de los Derechos Especiales de Giro.

Al igual que los Derechos Especiales de Giro, Decred asigna derechos de gobierno a aquellos que tienen mayor peso y riesgo en el sistema. Pero donde los DEG tienen un uso limitado por parte de las instituciones internacionales, Decred es una moneda pública digital abierta a todos. Cuando el DEG usa una canasta de monedas para obtener su valor de activo, Decred tiene una moneda nativa, $ DCR. La canasta de DEG sufre un problema de politización, donde cada 5 años hay cabildeo entre países (más recientemente por parte de China) para reorganizar la canasta de monedas a su favor. El diseño de Decred descarta el modelo de canasta y lo reemplaza por una nueva moneda por completo.

Hasta ahora, una historia de modelos de gobernanza humana se basaba en reinos y líderes delegados. Por primera vez, tenemos un modelo de gobernanza económica donde cada individuo es libre de participar en un proceso global de toma de decisiones. Además de dar su opinión sobre la evolución del software, los titulares de Decred también dictan la asignación del fondo de tesorería de la moneda.

Decred es una moneda con sus propias reservas.

Una de las innovaciones más interesantes para Decred es la capacidad de financiar su propio tesoro. Enmedio del populismo cuando las organizaciones internacionales discuten frecuentemente sobre las contribuciones a la financiación colectiva, Decred es una red financiera que tiene que depender de la adopción para desarrollar su ecosistema.

En mi artículo de 2019 “Un competidor alternativo”, estudié cómo se financia el Fondo del Tesoro al dirigir una parte de las recompensas de minado de $ DCR hacia un fondo comunitario, y cómo este grupo tiene el potencial de convertirse en una tesorería de gran resistencia en el futuro. Mientras alguien en alguna parte del mundo esté dispuesto a extraer $ DCR, la tesorería se continuará financiando.

El autosustento es un requisito previo para que cualquier moneda descentralizada tenga éxito a largo plazo. Sin embargo, en la práctica la mayoría de las criptomonedas dependen de inversores externos para financiar su desarrollo. La dimensión del autofinanciamiento nunca se podrá agregar a Bitcoin, y seguirá dependiendo de donaciones voluntarias. Puede que hoy no sea un riesgo obvio, pero tanto la gobernanza comunitaria clara y el autofinanciamiento son dos dimensiones que nunca se podrán agregar al diseño de Bitcoin.

Por el contrario, Decred está diseñado para ser autosostenible. Tener una tesorería significa que el protocolo Decred puede invitar a desarrolladores y contribuyentes de la comunidad sin estar vinculados a intereses externos (que pueden surgir como consecuencia de recibir capital externo al proyecto). En el largo plazo, esto también evita un riesgo en el que un bien compartido sucumbe a una tragedia de los bienes comunes.

Decred está diseñado también para recompensar la lealtad. Al mantener en su cartera Decred hasta por 142 días, puede participar en el proceso de participación (PoS) de Decred. Esto significa que puede obtener un rendimiento por tener la moneda, similar a cómo el FMI paga intereses por mantener cuotas extras de DEG. Esta recompensa de participación disminuye gradualmente con el tiempo, ya que está diseñada para recompensar a los primeros usuarios quienes asumen el mayor riesgo. Más de la mitad de los $ DCR minados hasta la fecha están bloqueados en su sistema de participación de gobernanza, que es una muestra del adecuado emparejamiento de producto con mercado. Hay que destacar que son muchos los usuarios que bloquean sus $ DCR durante meses seguidos, aún sabiendo que los precios de las criptomonedas fluctúan ampliamente.

Decred ahora tiene una trayectoria de 4 años. Puede que todavía no tenga el reconocimiento de la marca de otras monedas, pero su grandeza radica en diseño, que está estructurado para una durabilidad a largo plazo y que crea potentes efectos de red.

Debilidades, conceptos erróneos y oportunidades para el futuro:

  1. Decred tiene un bajo reconocimiento de marca y puede ser complejo de entender: el mayor desafío a corto plazo con Decred es la falta de conocimiento general. Si bien Bitcoin (y, en menor medida, Ethereum) han ganado reconocimiento mundial, el reconocimiento que hay de Decred se concentra en los círculos de criptomonedas. La mayor parte del mundo apenas está comenzando a comprender la propuesta de valor de Bitcoin, y el valor de Decred es una extensión más profunda de ese fenómeno prodigio. Bitcoin innova en monedas fiduciarias, y Decred innova en Bitcoin. Esta tesis tomará mucho tiempo en desarrollarse, y todavía estamos en los primeros días.
  • Dilución de los primeros tenedores: los ricos no solo pueden mantener su voz. A medida que se mina más Decred, la voz de los primeros poseedores se diluye. Este proceso continuará hasta que se hayan extraído todos los $ 21 millones de DCR, lo que tendrá lugar durante muchas décadas. Esta dilución asegura un control y un balance para eliminar los privilegios de los primeros tenedores de Decred. Si los primeros usuarios quieren mantener su voz, deberán volver a comprarla junto con todos los demás.

5. La Gobernanza global distribuida es aún un experimento nuevo. La directa Gobernanza global es un replanteamiento de muchas de nuestras estructuras sociales existentes. Bitcoin separa nuestras instituciones tradicionales de la tarea de gobernar un dinero en línea. Decred agrupa el dinero y la gobernanza, en un estado digitalmente nativo. Esto tendrá profundas implicaciones, incluido el desgaste de algunas de nuestras redes de seguridad tradicionalmente nacionales. En última instancia, la descentralización empodera a más personas, pero este progreso no está libre de incertidumbre y baches. El impacto económico de las criptomonedas será análogo al impacto social de la imprenta. En la antigüedad, la literatura se limitaba a la impresión por decreto selecto. La difusión de la imprenta y, finalmente el Internet, han hecho posible que cualquiera pueda compartir información con el mundo. Este proceso ha empoderado a más personas al darles voz que ninguno otro en la historia. Pero como lo han demostrado las redes sociales, demasiadas voces también pueden crear ruido en lugar de armonía. Los fondos de tesorería de Decred ofrece un medio de autofinanciamiento, pero la asignación de estos recursos probablemente conduzca a desacuerdos dentro de la comunidad. Aquellos cuya voz es rechazada pueden sentirse más desanimados que si nunca hubieran tenido esa voz en primer lugar.

Decred nos da una estructura muy robusta para poder organizarnos en torno a una economía digital compartida, pero aún no sabemos cómo terminarán luciendo esas estructuras.

Conclusión:

Nuestro dinero se está transformando rápidamente del formato físico al digital. Una vez que todas las monedas estén digitalizadas, el dinero en línea será desacoplado de las fronteras físicas.

Bitcoin ha captado la atención de la corriente popular como un dinero digital descentralizado que da un blindaje contra la inflación, y Decred extiende aún más este diseño. Si Bitcoin es dinero duradero digital, Decred es dinero duradero con voz.

https://twitter.com/Ammarooni

Agradecimientos: Quiero agradecer a Permabull Nino, Checkmate, Richard Red, Mrbulb y Elian por ser tan amables como para probar las versiones anteriores de este artículo.

Deslinde de responsabilidad: este artículo tiene fines informativos, no es asesoramiento profesional de inversión.

decred_es

Historias y artículos de calidad de contribuyentes Decred…

decred_es

Historias y artículos de calidad de contribuyentes Decred en todo el ecosistema blockchain

Ana Dalia

Written by

Ana Dalia

24 hrs a day

decred_es

Historias y artículos de calidad de contribuyentes Decred en todo el ecosistema blockchain