Cuando lo cotidiano
se vuelve extraño

¿ Y si mi novia fuera de venus, aun así la seguiría queriendo?

Tengo un pasatiempo y consta de observar con discreción a las personas, no se trata de voyeurismo o incluso un estudio seudocientífico, es mas como una fascinación por adivinar las historias, las verdaderas.

Todas las personas ( incluso los animales mas silvestres) parecen tener vidas comunes, pero me gusta pensar que hay algo extraño detrás de esas sonrisas, de esa aparente serenidad, y no es que espere que exista llanto.

¿Pero de verdad serán felices,
o no sentirán culpa nunca?

Siempre intuyo que hay algo mas, algo oculto, preciado. Es como si ansiara descubrir que mis vecinos fueran de un planeta muy lejano y que un día repararan su nave espacial y se largaran, por fin. O como si soñara con que todas las mujeres del mundo, fueran en realidad descendientes de sirenas y que de ahí su encanto, su conquista.


Siempre constantemente inventando historias en mi cabeza, y no por mero ocio ni por miedo a enfrentar la realidad; sino por necesidad, por autoexploración humana. No necesitamos de la cotidianidad, ella nos necesita a nosotros, para ser mas que solo cerebros flotantes cruzándonos pero no mirándonos.


Las historias me han enseñado que no hay que asustarse de nuestros propios pensamientos, ni de nuestra visión del mundo.

El mundo es una perla preciosa, si así decidimos expresarlo.

No me refiero a mentiras, me refiero a verdades contadas desde un punto de vista personal, retorcido si gustamos pero también emocional. Plantearse nuevos esquemas a la hora de la creación de historias es un reto que debemos llevar a cabo a diario, la observación de lo cotidiano puede llegar a ser una fuente de inspiración infinita. Algo que tenemos que tener plenamente claro y en cuenta es que la ficción ya escrita no es la que marca y delimita los patrones que debemos seguir a la hora de escribir una historia de ficción inspirada en la cotidianidad humana; sino que debemos abrir nuestros sentidos, incluso a experimentar la percepción del mundo desde un punto de vista ajeno a nosotros mismos.
Si observamos con detenimiento podemos observar ciertos patrones: todos intentan ser amables pero no siempre logran su cometido, una mirada perdida en el infinito no siempre significa reflexión, una postura encorvada no habla de timidez. Todos estos elementos pueden describir a un personaje muy particular, puede que este aburrido de que la gente lo considere tímido y que este cansado de intentar ser bueno.

Pero tal vez un día algo extraordinario
le suceda, algo que revele su verdadera esencia;
ahí es donde entramos nosotros.


Para esto necesitamos determinar las posibles variables que podrían llegar a involucrar al personaje en cuestión, en realidad nada es imposible siempre y cuando lo creamos.

Hay un ejercicio por el cual siempre suelo empezar la mayoría de las veces, me hago las preguntas: ¿Que tal y si…? y/o ¿Que pasaría, si..?

Cualquiera que sea el orden en que nos hagamos esas preguntas, ambas deben poseer siempre una correlación, aun y cuando las dos cuestiones nos parezcan de lo mas absurdas, no lo serán si tienen una relación solida entre ellas.

Ejemplo 1:
¿Que tal sí nuestro protagonista se enterara que es adoptado?, siendo así entonces, ¿Que pasaría si sus verdaderos padres fueran miembros de una secta antigua?

Esto nos sitúa en algunos aspectos importantes a delimitar antes de comenzar a desarrollar la trama:

1. — El estado emocional del protagonista, el cual puede servir como punto de partida para el desarrollo de la esencia y personalidad de este.

2. —El genero de la historia, definir un aspecto particular ya sea del protagonista, sus familiares y/o amigos, nos ayuda a situarnos en una temática mas especifica.

3. — Un misterio, el cual sera el móvil que llevara a nuestro protagonista a querer descubrir la verdad de su pasado.

Ejemplo 2:
¿Que pasaría sí un día el mundo amaneciera plagado de aves carroñeras?, siendo así entonces, ¿Que tal sí supiéramos quien es el responsable de dicha plaga? y en este caso para delimitar aun mas la trama, ¿Que pasaría si el único que puede detener la plaga es precisamente ese responsable?

Esto nos sitúa en algunos aspectos importantes a delimitar antes de comenzar a desarrollar la trama:

1. —Cual es el contexto general y ante que posibles situaciones se pueden llegar a enfrentar nuestros personajes.

2. —El motivo por el cual nuestros personajes tomaran ciertas decisiones, harán sacrificios y actuaran de cierta manera.


Toda idea es valida, absolutamente todo es útil.

Toda idea es valida siempre y cuando no suprima la lógica de otra. En el caso de tener dos ideas contradictorias, es preferible optar por la que tenga mayor relación con la idea principal de la trama.

Aun así descartar una idea solo porque no posee una lógica clara, no es nuestra única opción. Siempre se pueden construir puentes ( ideas complementarias) que funcionen como enlace entre ambas ideas, dotándolas de veracidad.


Construir una buena ficción inspirada en la cotidianidad humana,
significa partir de una idea o un suceso que para la mayoría de las personas suela ser familiar, y si somos capaces de encontrar aquellos aspectos que
se contraponen o ponen en duda la veracidad de dicha cotidianidad,
seremos amos de nuestro propio universo.

La ficción es verdad absoluta, cuando en nuestro universo creado, es posible.


Mas información y contenidos en: cuentalahistoria