¡Deseo que Donald Trump pierda!

Por César Oncoy Bustamante

Apoyo el mensaje de Trump, pero mi GRAN DESEO es que éste sea derrotado en estas elecciones norteamericanas. ¿Por qué? ¡Porque deseo la disolución del gobierno Federal estadounidense! La disolución del gobierno federal es un primer paso para debilitar los centralismos y al poder de los burócratas de la guerra de Washington. Poder que les permite cometer sus liberticidas acciones dentro de su propio país y actuar de policías totalitarios del mundo. Si pierde Trump, habrá una polarización y una oposición más radical al gobierno federal. Un enfrentamiento anti-sistema, no solo hacia el partido demócrata, sino que tal vez podamos hablar de un quiebre dentro del partido republicano. Una ruptura de la cual surja una facción paleolibertaria-populista de disidentes que eclosione al bipartidismo.

A mí me interesa los mensajes que políticamente ha visibilizado Trump más que su éxito personal: su critica radical al establishment, al centralismo del Estado federal, a la burocracia estatal, al globalismo y el papel de USA como policía del mundo. Asimismo, su defensa del nativismo, y con ello su apoyo implícito al espíritu de confederación y secesión-libertaria. ¿Pero que garantía tenemos de que Trump no sea cooptado por el sistema o simplemente ignore todo su discurso al ganar? Después de todo, la naturaleza del poder político excede incluso las mejores intenciones. De igual manera, si eres el más utópico y bien intencionado, alguien a sueldo o por encargo del FBI podría simplemente matarte, y dudo que Trump quiera ser un mártir.

No obstante, el capital humano que ha surgido de Trump es importante. Dado que, la gente que ahora es parte del movimiento populista y conservador-libertario asociado a Trump, se convertirá en una oposición más radicalizada e intransigente, de perder este candidato. Poco importa si este candidato se retire de la vida política, o como todos los hombres de negocios, siga en lo suyo. De todas formas, ¡esta ola trumpista la va a capitalizar alguien!. Este sentir es una evolución y confluencia del movimiento populista-libertario de Ron Paul y del Tea Party. Es decir, las opciones anti-sistema de la Derecha radical cada vez empiezan a visibilizarse más, ¡algo impensable hace años!