Por: Liliana Alvarado (@lilialvaradob)


Hoy conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que fue establecido en 1999 por la Asamblea General de la ONU. En esta ocasión, la ONU Mujeres invita a la población a portar una prenda de color naranja de manera simbólica, con el objetivo de atraer atención a un problema que, en pleno siglo XXI, afecta a 1 de cada 3 mujeres en el mundo.

La violencia contra la mujer puede manifestarse en distintos tipos y modalidades, los cuales se muestran a continuación:

Alrededor del mundo, hasta el 70% de las mujeres han sido víctimas de violencia durante su vida. Las cifras son escalofriantes:

· En 2012, casi la mitad de los asesinatos a mujeres fueron perpetrados por algún familiar o por su pareja.

· Cerca de 120 millones de niñas han sido forzadas a tener relaciones sexuales en algún momento de sus vidas.

· La violencia contra la mujer es un problema especialmente extendido en contextos de guerra y en sociedades con prácticas patriarcales muy arraigadas.

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) del INEGI e INMUJERES muestran que 27% de las mujeres mexicanas han sufrido violencia de su pareja en el último año.

El 69% de las mujeres víctimas de violencia en la pareja no ha acudido a ninguna instancia gubernamental por ayuda, mientras que el 11% ha acudido al ministerio público, 9% al DIF y 7% con la policía.

De acuerdo a los resultados de la ENDIREH, las mujeres de 25 a 34 años tienen mayor probabilidad de ser violentadas por sus parejas. Por el contrario, las mujeres sin instrucción y con sólo instrucción primaria son las que padecen menos violencia de sus parejas.

El 21% de las mujeres ocupadas ha sufrido algún tipo de discriminación laboral. Más de la mitad de éstas afirma ganar menos que un hombre con el mismo puesto y tener menos posibilidades de ascender.

México se ha suscrito a la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. Incluso presenta informes sobre las medidas y legislación adoptadas para cumplirlas.

México se ha suscrito a la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y a la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer. Incluso presenta informes sobre las medidas y legislación adoptadas para cumplirlas.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013–2018 contempla la creación del Programa Nacional para la Igualdad y no Discriminación contra las Mujeres (PROIGUALDAD), el cual establece una estrategia transversal de perspectiva de género para todos los programas, acciones y políticas de gobierno, junto con objetivos específicos e indicadores para medir la consecución de las metas.

Conclusiones

· La violencia contra la mujer tiene una prevalencia alta en México y en el mundo y es un problema que puede presentarse en distintos contextos y de parte de varios agresores. Para combatirla, es fundamental realizar campañas que difundan información para que las víctimas reconozcan los hechos violentos como tales, aun cuando no involucren agresiones físicas o insultos.

· La ENDIREH es una herramienta que permite conocer la situación de la violencia contra la mujer en México, pero no logra reflejarla completamente debido a que se presenta en intervalos de tiempo largos y variables. Además, al centrarse en las relaciones de los hogares, carece de información sobre la violencia institucional, docente y en la comunidad, que también son importantes de analizar.


Liliana es Directora del Área de Desarrollo Económico y Social en Ethos Laboratorio de Políticas Públicas.

Para más información, síguenos en Twitter y Facebook.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.