Por: Liliana Alvarado (@lilialvaradob)


Desde finales de diciembre comenzaron a resonar los nombres de los posibles candidatos para las elecciones del próximo 7 de junio. Gobernadores, legisladores, alcaldes y otros servidores públicos han mostrado ya su intención de participar en la elección.

Este año habrá elecciones para renovar:

· 500 diputaciones federales: 300 de mayoría relativa (caso Alfredo del Mazo en el PRI) y 200 pluris (caso Margarita Zavala y Gustavo Madero en el PAN).

· 9 gubernaturas

· 641 diputaciones locales: 387 de mayoría relativa y 254 de representación proporcional.

· 993 ayuntamientos.

· 16 jefaturas delegacionales en el DF.

El 7 de junio se realizará la elección para renovar la Cámara de Diputados.

· 300 diputados se eligen mediante el voto de los ciudadanos de los 300 distritos en los que se encuentra dividido el país. El candidato que obtiene más votos es el ganador.

· 200 diputados se eligen por el principio de representación proporcional. Cada partido presenta una lista de 40 candidatos (20 hombres y 20 mujeres alternados) en cada una de las 5 circunscripciones. Una serie de fórmulas determina el número de diputados que serán electos de cada partido (siempre que haya obtenido al menos 3% de la votación).

El presupuesto de las autoridades electorales y los partidos políticos será de 18,500 mdp.

Ésta será la primera elección para el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), de López Obrador, y para los partidos Encuentro Social y Humanista. Habrá que ver si el PT y Movimiento Ciudadano logran conservar su registro. Por su parte, el Partido Verde irá en alianza con el PRI en el 80% de los distritos.

También será la primera ocasión que podrán participar candidatos independientes para los puestos de mayoría relativa, siempre y cuando logren recabar las firmas de al menos 2% del listado nominal de su distrito.

Nuevo León es el estado más importante de esta elección, en términos económicos y de población. Ha sido gobernado por el PRI y PAN (actualmente gobernado por el PRI). Todo indica que Nuevo León tendrá una gobernadora de alguno de estos dos partidos. Por el PAN, suena el nombre de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes. Por el PRI, sobresale la senadora Ivonne Álvarez, por lo que han quedado fuera las especulaciones sobre el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo.

En Guerrero, el escenario es complicado por la violencia. La CETEG[1] y los normalistas ya anunciaron que buscan boicotear la elección. En Guerrero, la competencia electoral se ha dado entre el PRI y el PRD (actualmente gobierna PRD). Hasta ahora, los precandidatos son, por el PRD el senador Sofío Ramírez y Beatriz Mujica actual Secretaria de Desarrollo Social (propone que a los candidatos del PRD se les apliquen exámenes antidoping); por el PRI los diputados Manuel Añorve, Héctor Astudillo y el alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno.[2] Cabe resaltar que el día de ayer el senador Armando Ríos Piter confirmó que no participará en el proceso electoral dado que su partido le planteó que para ser candidato, tenía que garantizarle impunidad al ex gobernador Ángel Aguirre.

La violencia también afectará la elección en Michoacán, estado que ha sido gobernado por PRI y PRD, pero en el que los tres partidos principales tienen fuerte presencia. El PRI (partido que actualmente gobierna) no ha definido quién enfrentará a la panista Cocoa Calderón; María Núñez Ramos, de Morena; y, probablemente, al diputado perredista Silvano Aureoles. 27 candidatos independientes se han registrado para varios cargos.

En Sonora, el PRI buscará recuperar la gubernatura con un candidato de unidad que se decidirá de entre los senadores Claudia Pavlovich y Ernesto Gándara y el dip. Antonio Astiazarán. El CEN del PRD, desconoce la alianza local PRD- PAN, lo más seguro es que la alianza sea PRD-PT con Ana Gabriela Guevara como candidata.

Baja California Sur ha sido gobernado por el PRI, PRD y PAN. Hasta ahora los precandidatos son: por el PAN, el Sen. Carlos Mendoza Davis; por el PRD el actual alcalde de Los Cabos, Antonio Agúndez Montaño (hermano del ex gobernador perredista Narciso Agúndez) y por el PRI, el Sen. Ricardo Barroso Agramont y la alcaldesa de La Paz, Esthela Ponce.

En Campeche, el PAN ha sido la principal oposición al PRI, pero éste se fortaleció en 2011, ganando todas las alcaldías de la entidad. Morena postulará a la Sen. Layda Sansores, quien ya ha sido candidata 2 veces. En el PRI, los precandidatos son el dip. Alejandro Moreno, el Sen. Raúl Pozos y la alcaldesa de Campeche, Ana Martha Escalante. En el PAN se postulará al dip. Jorge Rosiñol.

Querétaro y San Luis Potosí han sido gobernados por PAN y PRI. En Querétaro, por parte del PAN el Sen. Francisco Domínguez Servién, toda vez que Ricardo Anaya, que se posicionaba como candidato, optó por la dirigencia del partido. Por el PRI, se espera que el candidato sea el ex dip. federal Jesús Rodríguez Hernández.

En SLP, por el PAN se registraron el ex embajador en Chile, Mario Leal; la Sen. Sonia Mendoza y el candidato perdedor en 2009, Alejandro Zapata Perogordo. Por el PRI, son 8 los candidatos, entre ellos el alcalde de la capital, Mario García Valdez. Quien ha sobresalido más en los medios es Ricardo Gallardo, alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, quien hasta hace unos días fuera el candidato perredista, antes de ingresar a un penal federal acusado de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Colima siempre ha sido gobernado por el PRI, y parece ser que el próximo gobernador será uno de los 10 precandidatos de este partido. Habrá que esperar para saber si se concreta la alianza PAN-PRD.

El 7 de junio también se realizarán elecciones locales en 16 entidades.

Aunque las elecciones locales serán determinadas por variables locales, habrá temas generales que afectarán los resultados de todos los procesos:

· La violencia, el estancamiento económico, las casas de Las Lomas, la matanza de Iguala y el desgaste de estar en el gobierno, podrán afectar al PRI, especialmente si la participación electoral es alta y los independientes salen a dar su voto de castigo.

· En caso de que Morena supere al PRD, se convertirá en el partido líder de izquierda rumbo a 2018. Sin embargo, el voto dividido de la izquierda podría favorecer al PRI.

· El PAN podría beneficiarse de los errores del PRI y la izquierda, y recuperar presencia en el Congreso, además de las gubernaturas de Nuevo León, Querétaro y SLP.


Liliana es Directora del Área de Desarrollo Económico y Social en Ethos Laboratorio de Políticas Públicas.

Para más información, síguenos en Twitter y Facebook.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.