Una nueva etapa

para Cuba



Por: Liliana Alvarado Baena (@lilialvaradob)

La sucesión presidencial

En pocos días se cumplen 7 años de que Fidel Castro anunciara su retiro de la presidencia cubana, tras 49 años en el poder. Con ello, su hermano Raúl fue elegido por la Asamblea Nacional como el nuevo presidente. Desde entonces, se han acelerado cambios que han culminado en el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos.

Fin a la política de aislamiento

El 17 de diciembre de 2014, por primera vez desde la revolución castrista, los presidentes de ambos países anunciaron su voluntad de restaurar relaciones políticas y comerciales. Esta nueva etapa en las relaciones Cuba-Estados Unidos implican cambios relevantes:

Restablecimiento de relaciones diplomáticas. Esta medida incluye la apertura de embajadas en ambos países.

Intercambio de presos políticos. Ambas naciones realizaron un intercambio de prisioneros, entre ellos uno de los agentes de inteligencia más importantes que Estados Unidos ha tenido en Cuba y que estuvo prisionero por 20 años y Alan Gross (contratista de USAID), a cambio de dejar libres a tres espías cubanos.

Posible eliminación de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo. La lista incluye a otros países como Irán, Sudán y Siria.

Flexibilización de viajes entre ambos países. Dentro de estas medidas se otorgará permiso para que los viajeros de Estados Unidos usen tarjetas de débito y crédito estadounidenses en Cuba.

Mayor acceso a las telecomunicaciones (internet). Obama sostuvo que las sanciones le han negado a los cubanos acceso a tecnologías que ha dado poder a individuos en todo el mundo. Empresas como Netflix anunciaron un paquete de servicios básico para usuarios cubanos.

El problema del embargo

A pesar de las negociaciones en curso y de las nuevas perspectivas para Cuba, Raúl Castro afirmó que “el problema principal (el embargo), no se ha resuelto a pesar del restablecimiento de las relaciones diplomáticas”. Sobre el tema, el Presidente Barack Obama apuntó que el embargo que ha sido impuesto por décadas es una legislación pero que buscará generar un debate en el Congreso para modificarlo.

Ventajas y desventajas: defensores y detractores

A los opositores a que las relaciones con Cuba se normalicen, el presidente Obama dijo que había diversas ventajas en el cambio de estrategia:

● Durante varias décadas el bloqueo económico fue incapaz de generar un cambio democrático en Cuba.

Facilitar el uso de internet en Cuba permitirá que los cubanos sean conscientes de las ventajas de la apertura. En el mediano plazo ello podría catalizar el cambio.

Abrirse a Cuba es la mejor forma de promover derechos y democracia. A diferencia del aislacionismo, la normalización de las relaciones podría permitir una mayor influencia de Estados Unidos en la isla.

La estrategia del Presidente Obama, no ha estado exenta de críticas. De hecho, el debate ha dividido a la comunidad cubano-estadounidense. Entre las principales críticas a la estrategia se encuentran:

Fortalecimiento del régimen cubano. El nuevo esquema de relaciones con Cuba será una válvula de escape para el régimen.

Incongruencia entre discurso de libertad y conducta diplomática. Desde la década de los setenta, Estados Unidos fue promotor de la Carta Democrática Interamericana, que lo obliga a defender la democracia y libertad en el hemisferio americano. Estados Unidos ha sacrificado inútilmente su posición de líder ético.

Engaños del Presidente Obama. Obama tendrá que dedicar los próximos meses a defender en la Cámara y en el Senado por qué engañó a la opinión pública y a los otros poderes del Estado, diciéndoles, hasta la víspera del anuncio junto a Raúl Castro el 17 de diciembre de 2014, que no haría concesiones unilaterales a menos que la dictadura cubana diera pasos hacia la libertad y la apertura.

Los cambios en los últimos años

Las reformas económicas en Cuba no son algo nuevo, forman parte de una estrategia que se viene siguiendo desde la década de los noventa, donde los cambios implementados por el régimen cubano estaban enfocados básicamente en la eliminación de prohibiciones, tales como:

● Apertura del mercado agropecuario.

● Establecimiento de restaurantes privados.

● Establecimiento de zonas francas y parques industriales.

● La compra y venta “minorista” de vehículos importados.

Conclusiones

En abril próximo ambos presidentes se reunirán en la Cumbre de las Américas en Panamá. Se espera que las reformas económicas impulsadas gradualmente desde la década de los noventa, junto con una nueva etapa en las relaciones con Estados Unidos, permitan un incremento, en el margen, de la calidad de vida de los cubanos a través del acceso a mayores satisfactores y oportunidades económicas. Sin embargo, Cuba tiene una agenda de asignaturas pendientes en términos de derechos humanos, libertad de expresión y derechos políticos básicos.


[1] El 24 de febrero de 2008 Raúl Castro es oficialmente nombrado como Presidente de Cuba, a pesar de que Castro había anunciado su decisión a través del periódico oficial cubano (Granma) desde el 19 de febrero del mismo año.

[2] Cuba integra la lista desde 1982. Estados Unidos argumenta que Cuba ha dado refugio a miembros de ETA y guerrilleros de las FARC.

[3] La flexibilización para viajes es sólo para ciudadanos estadounidenses. A pesar de que todos los expertos entienden que los cambios abren la puerta a ello, en los términos de las reuniones de alto nivel entre Estados Unidos y Cuba no se habla aun oficialmente de “turismo”. Para viajar a Cuba, seguirá siendo necesario formar parte de una de 12 categorías existentes: viajes familiares o gubernamentales, de organizaciones intergubernamentales, medios de comunicación, centros de investigación, proyectos educativos, religiosos y médicos, entre otros. Pero ya no habrá que pedir una licencia específica cada vez, sino que basta con cumplir alguna de las categorías.

[4] Esto a pesar de que sólo el 5% de los cubanos tienen acceso a internet sin restricciones (http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/andres-oppenheimer-es/article8866478.html).

[5] El embargo fue impuesto a Cuba en octubre de 1960 como respuesta a las expropiaciones por parte del gobierno de Cuba de propiedades de ciudadanos y compañías estadounidenses en la isla tras la Revolución Cubana. Con el paso del tiempo, el embargo fue recrudeciéndose y adquirió el carácter de ley (Cuban Democracy Act, 1992). En 1996, se aprobó la Helms-Burton Act que restringió todavía más la capacidad de ciudadanos estadounidenses para hacer negocios en la isla. Todavía en 1999, el presidente Clinton amplió las sanciones prohibiendo a las filiales de empresas norteamericanas comerciar con Cuba montos superiores a los 700 millones de dólares anuales.


Liliana es Directora del Área de Desarrollo Económico y Social en Ethos Laboratorio de Políticas Públicas.

Para más información, síguenos en Twitter y Facebook.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.