“Life is about the people you meet and the things you create with them”

¡Buenas noches venture capital! ¡Buenos días diseño de producto!

Me he unido como socio a 23 Design y este será mi nuevo proyecto de tiempo completo por los próximos años.

Lo anterior significa que dejaré atrás una increíble etapa de cinco años haciendo venture capital y ocho empujando la existencia de un ecosistema de emprendimiento y financiamiento en México. No le digo adiós para siempre a ese mundo, pero por el momento no tengo boleto de regreso.

Seré tan honesto como siempre. He escrito y borrado este post al menos tres veces. La razón es sencilla, las tres anteriores había centrado mis palabras en el pasado y en explicar el cambio de carrera tan abrupto. Sin embargo, recientemente tuve una experiencia muy poderosa que me ha ayudado a enfocarme mucho más en el presente y la verdad es que lo estoy disfrutando mucho. Si alguien quiere saber la historia completa, encantado de invitarle un café porque este post no hablará de eso.

Lo único que quiero decir de mis años impulsando el emprendimiento es que los disfruté al máximo y me han hecho quien soy, así que estoy muy agradecido con cada una de las personas que me acompañaron en el camino.

A lo que sigue.

No es una foto de stock. Es nuestro equipo conduciendo un Design Sprint desde nuestra nueva oficina en La Condesa.

La revolución digital es más que un hecho y gracias a la Ley de Moore la mayoría de habitantes del planeta cuenta con dispositivos conectados a Internet. Sin embargo, somos pocos los que realmente estamos extrayendo el valor de estar conectados en todo momento y esto se debe en gran parte a que las experiencias de usuario de una gran cantidad de productos digitales todavía dejan mucho que desear.

Esta clara tendencia ha hecho que hoy en día el diseño sea más relevante que nunca. Mientras que hace unos años los diseñadores eramos involucrados al final del proceso para “hacer que las cosas se vieran bonitas”, hoy ocupamos un lugar en la mesa de toma de desiciones, muchas veces desde el día uno ayudamos a dictar el curso de los negocios.

Con esto en mente es que he decidido regresar a mi camino previo al venture capital, en el que pasé casi una década diseñando productos digitales. Sin embargo, ahora puedo traer a la mesa algo que pocos en el mundo tienen: la experiencia como socio del fondo de inversión más activo del mundo, en el que asesoré directamente a más de 90 compañías. Por si fuera poco, también puedo aportar otro puñado más de años de experiencia de ingeniería de software.

Como socio en 23 Design estaré enfocado en ayudar al estudio a que estemos trabajando en los proyectos más retadores, ya sea con startups en San Francisco o con organismos internacionales en Ginebra. El equipo que estamos armando tiene los más altos estándares de talento y cultura de trabajo, y están listos para ayudar a resolver los problemas de diseño más grandes del mundo.

Doy muchas gracias a Lulo, mi socio, y a nuestra otra decena de colaboradores actuales por permitirme navegar el mismo barco. Estoy seguro de que juntos construiremos el estudio de estrategia de producto y diseño de interacción más competitivo de nuestro país y en unos años, uno de los más relevantes a nivel global.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.