Hombres y Mujeres

Por Miranda Scian

La diferencia de género no es resultado de una diferencia biológica entre el hombre y la mujer, sino de la cultura en la cual estamos inmersos. Esta desigualdad construida socava los derechos básicos de la mujer. Por ello, es de suma urgencia que dejemos de ignorar esto y que comencemos a actuar.

Es importante que la mujer comience a ser reconocida en todas las áreas. El trabajo es una de ellas. Es inconcebible que en el siglo XXI todavía los hombres ganen más dinero y tengan mejores puestos que las mujeres. Según un estudio del Observatorio de Género de la CEPAL, las mujeres reciben salarios menores que el de los hombres.
En Argentina, esta brecha salarial ha alcanzado el 36 %. Para lo que es aún peor, se ha llegado a la conclusión de que esto existe a pesar de que las mujeres obtienen mejores resultados académicos que los hombres en la escuela y la universidad.

Otra de las injusticias que deben atravesar muchas de las mujeres es la violencia de género. Según la asociación civil argentina la Casa del Encuentro, el año pasado se reportaron 277 feminicidios en nuestro país, aunque también señalan que hay muchos casos de violencia y asesinatos que no llegan a conocerse a través de la prensa. Para evitar esto, necesitamos brindar un marco legislativo que asegure la protección de la mujer. Que asegure que sus denuncias van a ser escuchadas.

Otro tema que no debemos subestimar es el del cambio climático. Según líderes de alto nivel participantes en la Cumbre del Clima celebrada en Lima, las mujeres son más vulnerables a este fenómeno. Los eventos climáticos extremos, el aumento de la temperatura y la subida del nivel del mar afectan con más fuerza a las mujeres, especialmente si viven en un entorno rural y si son pobres. Las mujeres tienen que responder cuando no hay alimento, cuando son víctimas de la sequía o las inundaciones, cuando tienen que cuidar la salud de las víctimas. Son un pivote al enfrentar el cambio climático. Es fundamental, por lo tanto, crear una política de equidad de género con respecto al cambio climático.

Retomando las palabras de la Presidenta del Parlamento Centroamericano, Paula Rodríguez en el Foro de Mujeres de Eurolat en Grecia el año pasado, considero que nuestro objetivo principal en nuestra lucha contra la desigualdad de género debe ser incorporar medidas necesarias para garantizar el pleno desarrollo y el adelanto de las mujeres de Latinoamérica en condiciones de igualdad y equidad en las esferas política, social, económica, cultural, ambiental e institucional tanto a escala regional como en los ámbitos nacionales. A su vez, es sustancial participar activamente en todos los Grupos de Trabajo del MERCOSUR y promover el ingreso de Mujeres al Foro Consultivo Económico y Social del MERCOSUR como integrantes plenas.

Estas acciones no solo van a garantizar y resguardar los derechos de cada una de las mujeres, sino también fortalecer y asegurar las democracias incluyentes y representativas en todo el mundo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.