La identidad del diseño en Córdoba

Para comenzar, quiero retomar frases que escribí en las devoluciones de las clases, para ver y dar cuenta de qué tanta concepción de la realidad acerca del diseño tenía en el momento antes de llegar a las reflexiones que he llegado hoy en día.

“Analizar cualquier punto de vista de todos los campos que ayudan a abarcar el diseño (el diseño por sí solo no puede definirse)”

“diseño comercial-diseño social”

“romper la estructura”

“pensar de otra manera”

“pensar para el otro”

Como definir la identidad del Diseño en Córdoba hoy?, bueno si bien no parece haber cambiado durante mucho tiempo, creo que seguimos con las mismas corrientes pero un poco más concientizados.

Prácticamente somos instrumento del capital (me incluyo) siempre y cuando sigamos sin abrir los ojos y nos posicionemos mejor, aunque hay que admitir que no es fácil ya que estamos condicionados como profesión a articularnos entorno al pedido de un cliente, que requiere que le solucionemos un problema, debido a que tiene sus propios intereses económicos.

Hoy en día se nos dificulta la completa libertad de juicio incluso en las propias instituciones educativas de diseño donde imparten asignaturas sobre sostenibilidad y ética profesional y social, pero que siguen un programa de estudio en el cual se basan en las normas básicas y no cuestionan el verdadero porque de las cosas, y así moldearnos para encajar dentro de la sociedad en la posición que se nos designa, para seguir una rutina para la subsistencia a nivel económico donde el mercado no respeta siquiera al otro, solo priorizando la ganancia que puede generar.

Como aplicar la responsabilidad ética del diseñador viviendo en un ambiente competitivo, donde se ve forzado a ser oportunista y vive en una constante lucha por ser objetivo y consistente sin renunciar a sus principios.

En el día a día se puede ver que lo que se transmite no tiene para nada el propósito de tener en cuenta a todas las partes (cliente, usuario y diseñador) en el proceso de la creación de un diseño, porque queramos o no, no tenemos la total libertad de diseñar para todos con una responsabilidad completamente social, moral y sustentable, que permita una mayor comprensión por parte de los profesionales del diseño, de las diferentes instituciones y de las empresas/mercado, de lo que realmente necesita la sociedad y el mundo que la rodea y donde se encuentra insertada.

Las problemáticas que enfrentamos hoy como diseñadores son parte de la cultura y contexto que nos rodea y que debemos saber comprender, no solo buscando el nicho perfecto, sino investigando y asociando otras realidades que pueden ser afectadas solo por el hecho de que no tenemos en cuenta previamente la contaminación, la sociedad, el individuo y el contenido que se quiere transmitir para poder ser sostenible y duradero , y principalmente proporcionar valor a esa pieza, valor no solo monetario, evitando consecuentemente la producción de cosas carentes de sentido.

Siempre acostumbrados a apuntar a un nicho especifico todo esto se nos dificulta, donde estaríamos parados sino? También condicionados por lo que la tecnología que nos proporciona cada vez más facilidades y a cualquiera que la tenga a su alcance, quien cree a veces tener los mismos conocimientos que conlleva el analizar un trabajo prácticamente lineal deductivo, no logran ver que hay mucho más allá que el simple uso de programas de edición, generando una comodidad dentro del campo y a su vez activando la competencia por lo que comenzamos a devaluar el trabajo, para solo cobrar lo que creemos que nos merecemos y transmitir el mensaje nos guste o no, respondiendo a necesidades básicas y olvidando por completo nuestro propio juicio.

Autor? Si, el diseñador es un autor de contenido, unifica las distintas ramas, las comprende previamente, pero comprende los juicios de cada rama como propia autora de lo que genera? Son muchas cosas para debatir, NO solo en el punto de querer persuadir a la gente y movilizar su conciencia.

Concluyendo, podemos decir que la identidad del diseño en si no está forjada como tal, que varía porque en el contexto que nos encontramos se encuentra en constante cambio, en el cual el que tiene éxito es el que sigue las reglas a punto, quizás sigamos siendo la marioneta de la economía o quizás estemos mucho más a merced de nuestro razonamiento y querer demostrar algo que no se enseña, que solo debe ser comprendido para una mejor aplicación y menos contaminación (en todo sentido).