Trenes

Febrero 2017

Hubo un tiempo en que los trenes eran como las naves espaciales: más una aventura que un medio de transporte. Con el tiempo fueron sustituidos en cuanto a vehículos de carácter novedoso y elitista por los automóviles, que a su vez lo fueron por las avionetas, éstas por los aviones, éstos por los cohetes…

Hoy en día el tren es un transporte relativamente rápido, económico y cómodo. A veces se presenta como un fin más que un medio, en el que lo importante, lo que se disfruta, es el propio recorrido. Pero lo habitual es que queramos pasar a bordo el menor tiempo posible y llegar a nuestro destino cuanto antes, preferiblemente habiendo podido aprovechar el trayecto para trabajar o para descansar.

Y, sin embargo, hay algo especial en los trenes, en los viaductos que atraviesan, en esas estaciones que mantienen su aspecto original, en el ritmo con que el paisaje pasa de largo por las ventanas, en el sobresalto que nos produce casi rozarnos con otro tren que va en sentido contrario, en las conversaciones a veces entabladas con desconocidos compañeros de asiento.
Contadnos vuestras historias, reales o imaginarias, porque el tren también ha sido y es un vehículo para la fantasía.

Os recordamos que el relato que escribáis sobre este tema deberá contener 200–400 palabras, publicarse el lunes 20 de febrero antes de las 23:55 horas y deberéis escribir un tuit con el enlace al texto, la etiqueta #relatosTrenes y mención a @divagacionistas. Más información sobre las instrucciones a seguir aquí.