Petra Müllejans (violín y viola) , Sabine Bauer (clave) y Daniela Lieb (flauta) en su concierto el 12/10/19 / Foto: Alfredo Casasola / Archivo: Fundación Juan March

Interpretar desde el alma: el “estilo sentimental” en diez audiciones

A partir de las obras interpretadas en los ciclos de conciertos C. P. E. Bach y el estilo sentimental y Rousseau, el origen del melodrama, hemos elaborado esta lista de 10 obras clave para la evolución de esta estética musical, cuyo máximo exponente fue Carl Philipp Emanuel Bach.

La lista la puedes escuchar aquí debajo. En este enlace puedes escucharla en Spotify y en este otro enlace puedes seguir a la fundación en la plataforma. En nuestro perfil encontrarás listas de reproducción sobre El universo musical de Nietzsche y sobre el repertorio de Antonio Salieri.

Josep Martínez Reinoso

El estilo sentimental (en alemán, Empfindsamer Stil o Empfindsamkeit) es una estética musical que se desarrolló en el norte de Alemania a mediados del siglo XVIII. Las obras escritas según sus principios se caracterizan por presentar un discurso musical que enfatiza la expresión afectada de los sentimientos y la descripción retórica de las emociones. En realidad, el estilo formó parte de un movimiento literario-filosófico de escala europea, inspirado por la novela Pamela o la virtud recompensada (1740) de Samuel Richardson y el Discurso sobre las ciencias y las artes (1750) de Jean-Jacques Rousseau, que postulaba la inmediatez de la respuesta emocional como guía para el comportamiento moral.

En su vertiente musical, fue Carl Philipp Emanuel Bach (a partir de aquí CPE Bach) quien encarnó los ideales del estilo. En su tratado Versuch über die wahre Art das Clavier zu spielen (1753), el compositor afirmaba que el objetivo principal de la música tenía que ser llegar al corazón de los oyentes y mover sus afectos y, para conseguirlo, era imprescindible interpretar desde el alma. En la composición, este fin se conseguía a través de la simplicidad y naturalidad de la escritura musical, así como definiendo con claridad el carácter de cada elemento melódico. Su (1) Sonata en trío en Do menor H 579 es un buen ejemplo de esta búsqueda expresiva, ya que representa el diálogo entre un individuo de carácter “sanguíneo” y otro “melancólico”.

Para alcanzar la máxima expresividad, CPE Bach también usó el recitado instrumental. Imitando el recitativo accompagnato proveniente de la ópera, desarrolló una escritura prosódica a través de la cual pretendía establecer una comunicación directa con el oyente. De esta manera, la música instrumental del Empfindsamkeit se acercaba a la capacidad comunicativa y retórica de la música vocal, la cual, al llevar texto, expresaba más fácilmente los distintos estados de ánimo. Este tipo de recitado se puede escuchar, por ejemplo, en el segundo movimiento, “Andante”, de la (2) Sonata para tecla en Fa mayor H 24, la primera de las seis sonatas de CPE Bach dedicadas a Federico II de Prusia, a cuyo servicio entró en torno a 1740.

La fantasía para tecla, dada su estructura libre y estilo improvisado, también fue un género instrumental que permitió a CPE Bach alcanzar una mayor autonomía y expresividad retórica. En su tratado, por ejemplo, defendía que la partitura era solamente una guía y que era el intérprete quien, a través de la ornamentación y la improvisación, debía de completar el discurso. De modo parecido, afirmaba que, para mejorar su estilo y llegar más eficazmente al corazón de los oyentes, los compositores también tenían que dominar el arte de la improvisación. En este sentido, como heredero de la tradición organística aprendida de su padre, CPE Bach encontró en la fantasía el vehículo idóneo para desarrollar los principios del estilo sentimental. La libertad discursiva de este género se percibe, por ejemplo, en su (3) Fantasía para tecla en Fa sostenido menor H 300.

A pesar de que algunas tradiciones académicas han afirmado que el Empfindsamkeit fue, en realidad, una variante afectada del Sturm und Drang, el carácter íntimo, casi privado, que presentan las obras de estilo sentimental hace que actualmente se considere un movimiento independiente. Ambas estéticas tenían objetivos similares y florecieron de manera paralela, aunque el estilo sentimental nunca promovió los ideales populares -y, en parte, revolucionarios- que en su día inspiraron los textos de Goethe o Schiller. En cualquier caso, las estéticas no son compartimentos estanco, y, por tanto, es posible identificar rasgos del Sturm und Drang en obras de CPE Bach como el (4) Concierto para violonchelo en La menor H 432 o el (5) Concierto para flauta en Re menor H 484/1.

Béatrice Martin tras su concierto el 5/10/19 en el ciclo C. P. E. Bach y el estilo sentimental / Foto de Dolores Iglesias / Archivo Fundación Juan March

A pesar de que CPE Bach encarna perfectamente los ideales del estilo sentimental, otros compositores coetáneos también escribieron música según sus principios. La gran mayoría, CPE incluido, trabajaron en los dos grandes centros de producción musical de esos años, ambas en el norte de Alemania: la corte de Federico II de Prusia (asentada en Potsdam) y la ciudad-estado de Hamburgo. Entre ellos, Johann Joachim Quantz fue uno de los más valorados, ya que consiguió el cargo de compositor de cámara de la corte prusiana, además de ser el profesor personal de flauta del mismo Federico II. Entre sus sonatas a solo, sonatas en trío y conciertos, su catálogo incluye más de 500 obras dedicadas a la flauta, muchas de ellas de claro estilo sentimental, como el primer movimiento, “Arioso”, de la (6) Sonata para flauta en Mi bemol mayor QV 1:54, o el segundo tiempo, “Affetuoso”, de la (7) Sonata en trío en Mi menor QV 2:20.

En su vertiente literaria, uno de los modelos más influyentes del estilo sentimental fue Der Messias (1748) de Friedrich Gottlieb Klopstock, un texto puesto en música por compositores alemanes de varias generaciones, desde Georg Philipp Telemann hasta Andreas Romberg. Sin embargo, el texto de oratorio que más se identifica con el Empfindsamkeit es Der Tod Jesu (1755) de Karl Wilhelm Ramler, una narración de la Pasión escrita siguiendo el modelo poético de Klopstock. El mismo Telemann le puso música y lo estrenó como oratorio en Hamburgo en 1755, aunque fue la versión de Carl Heinrich Graun –estrenada en Berlín ese mismo año– la que se convertiría en el referente musical del estilo sentimental. En este sentido, es interesante escuchar y comparar ambas versiones, (8) y (9).

Las ideas y textos de Rousseau también contribuyeron a asentar los principios estéticos del estilo sentimental. Una de sus obras más influyentes fue (10) Pigmalión (1771). Publicada como escena lírica, se convirtió en el primer melodrama de la historia, un género que integraba declamación, actuación y música con el fin de enfatizar el desarrollo de una acción teatral. Aunque se estrenó con música de Horace Coignet en Lyon, fue la versión de Georg Anton Benda la que recorrió con gran éxito los principales teatros de Europa (en Madrid, por ejemplo, se estrenó en 1793). Con ella, Rousseau inventó una nueva forma de relación entre palabra y música con la que materializó y puso a prueba su propuesta estética.

Si quieres saber más…

--

--

Un espacio para compartir las historias que inspira la actividad de la Fundación Juan March

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store