Juntos para que suceda

Por Rab. Sergio Bergman

El merito más importante que se puede remarcar de esta tarea que estamos llevando adelante, tiene que ver con el reconocimiento a la militancia y la participación ciudadana que durante muchos años luchó para darle el lugar institucional que se merece nuestra cartera. Por eso, lo más trascendente es la decisión de que haya un Ministerio, algo que tenemos que celebrar y, de alguna manera, va marcando una evolución de nuestro país hacia un tema de agenda que tiene que tener la relevancia necesaria de una política de Estado.

Tenemos una visión transversal de una agenda multisectorial, interdisciplinaria e interjuridisccional. Hay un amplio abanico de conversaciones y espacios que vamos a propiciar para poner sobre la mesa los conflictos de intereses que deberemos afrontar y la única manera que tenemos de hacerlo es diferenciar esos intereses de cada sector — cada uno tendrá su razón — , del bien común.

La metodología del trabajo no es “tener razón”, sino razonar conjuntamente. La herramienta indispensable es dialogar para entendernos y escucharnos. Ahora bien, este diálogo no puede ser un monólogo solamente interrumpido por la pausa cuando el otro habla, sino que es internalizar la posición del otro, no para asumirla, sino para llegar a una síntesis y una superación que ponga al bien común, que está inscripto en una posición espiritual porque es un derecho humano que hace a la dignidad de como vivimos, como prioridad.

Un ser humano digno, además de tener lo mínimo de lo necesario, cuida el ambiente. El ser humano indigno depreda por el hecho de que no tiene ni conciencia ni responsabilidad. Una característica muy común es reconocer los procesos cuando llegamos al límite de lo que agotamos. Eso hay que cambiarlo. Llevará tiempo pero apelamos a generar un cambio cultural y de concientización para revertir estos comportamientos. Lo formal, lo institucional y los roles que nosotros tenemos son muy importantes pero no van a prevalecer si no hay una conversación de una comunidad que se preocupa por su porvenir y esto es lo que vamos a hacer juntos para que suceda.

PD: La foto es del brindis en el Ministerio por las fiestas

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.