Inclusión

Por David Levy

¿Para qué se intenta incluir? ¿Cuál es el fin de la inclusión? ¿Incluir significa agrupar a todos de un mismo modo sin importar las diferencias? ¿Estamos en un mundo en el cual es posible generar inclusión? ¿De quién depende esa inclusión? No tengo la respuesta a ninguna de esas preguntas, pero, por lo menos, tengo esas preguntas. Es por eso que indagaré en este tema de la inclusión.

Buscando, encontré una definición que me pareció acorde a mis creencias: “La Inclusión es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general en todos los procesos sociales, culturales y en las comunidades (Unesco, 2005).”

Pero, ¿qué aspectos juegan un papel importante al momento de incluir?
Al hablar de la inclusión de personas en grupos de más personas, debemos tener en cuenta diferentes variables que van a participar de este proceso. Las distintas realidades (sí, hay más de una y dependen de cada sujeto), las culturas donde ocurran estas inclusiones, las creencias de las personas que participen de las inclusiones, la imaginación, la experiencia, la subjetividad, el lenguaje, los conflictos, etc. Son tantas las variables y tan abstractas que por suerte no hay una única manera de juntarlas.
La problemática aparece, creo yo, cuando intentamos incluir eliminando diferencias. Las diferencias son tan necesarias en nuestra vida como el oxígeno para respirar.

Utilicemos como ejemplo la inclusión de personas no videntes o con deficiencias en la vista en escuelas de personas videntes. Desde el vamos diremos que los no videntes, como el nombre lo indica, no pueden ver. Bueno, esa es la primera característica con la que estoy en desacuerdo. El acto de ver está dado por la representación que uno se hace de lo que sucede fuera de nuestro cuerpo, pero esa capacidad de ver no depende de que podamos usar los ojos o no. Una persona no vidente, y una vidente también, puede ver a través de todos los sentidos, ya que el acto de ver depende de la imaginación de cada uno. Si yo no tengo la capacidad de utilizar la vista, puedo ver a otra persona a través del tacto, con tocar por ejemplo la cara de alguien me genero una imagen de la misma y por ende logro verlo en mi cabeza.
Lo mismo pasa con la forma en que aprendemos a leer y escribir. Se da a través de imágenes generadas por los sentidos. El lenguaje es muy importante a la hora de generar aprendizajes. Las personas, a través del lenguaje, producen su propio significado de las cosas. Decir que el cielo es azul no es tan simple como parece. Ese azul será distinto para cada persona que lo diga, y eso dependerá del poder de su imaginación, de las vivencias que haya tenido a lo largo de su vida, de la cultura en la que está inmersa y las creencias que hayan sido transmitidas a lo largo de su familia.
Por ejemplo, el cielo azul en China (por el smog no se ve) no es el mismo cielo azul aquí, en Argentina.
Los individuos necesitamos a las personas para conocer el mundo, esas personas harán que nosotros vayamos construyendo nuestra subjetividad a partir de los demás.

¿Está bien, entonces, aprender a eliminar diferencias?
Hoy en día la conflictividad está vista como un error, por lo tanto se cree necesario eliminarla, sin saber que el aprendizaje desde el conflicto es necesario para que la subjetividad crezca y se desarrolle de manera adecuada. Los conflictos nos ponen delante de formas distintas de pensar, de ver, de actuar; si se eliminan, se eliminará la diferencia, cualquier similitud con la realidad, ¿será pura coincidencia?

Por eso es que pongo en la lupa la forma en que intentamos incluir. La inclusión no se da por tener a todos los chicos en un lugar aprendiendo al mismo tiempo y de la misma manera. Lo rico de convivir entre las personas es la suerte de ver distintas maneras de hacer las cosas, distintas formas corporales, distintos rostros, distintas maneras de percibir, distintas maneras de enseñar y distintas maneras de aprender.

La verdadera inclusión ocurre en la diversidad. Espero que estemos yendo hacia ahí.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.