Influenciadores, el ‘boom’ de las grandes marcas

¿Influenciadores o celebridades? Es la duda que agobia a muchas organizaciones a la hora de adquirir un servicio que realmente aporte a la compañía y persuada a los consumidores de la actualidad.

Las celebridades son personas reconocidas en el mundo de la farándula que se contratan con el fin de promocionar alguna marca, captar la atención de clientes y generar recordación del producto.

Los Influenciadores, por su parte, son un grupo de personas especializadas en temas concretos que han ganado credibilidad, por lo tanto han obtenido un gran reconocimiento en la sociedad.

Hasta hace un tiempo las marcas tenían preferencia por las celebridades sobre los influenciadores. Sin embargo, investigaciones relacionadas con el tema destacan que tan solo el 18% de las organizaciones no trabajan con Influenciadores, cifra que pone en evidencia el auge que han venido teniendo actualmente.

Es por esto que las grandes organizaciones de hoy en día han optado por respaldar sus marcas con Influenciadores y no con celebridades ya que es más factible el testimonio de una persona experta en el tema que en el de alguien que no tenga ni idea del producto a vender.

Por lo general, las desventajas de las celebridades están relacionadas con los escándalos que les puede generar la fama y que harían que los consumidores asocien estos hechos al producto y lo afecten directamente. También, las grandes cantidades de dinero exigidas por las celebridades hace que sea más fácil, económico y factible el servicio de un Influenciador.