El desastre del bilingüismo en los colegios españoles

El Real Decreto 126/2014 establece como uno de los objetivos básicos de la Educación Primaria la adquisición en, al menos, una lengua extranjera de la competencia comunicativa básica que permita a los alumnos expresar y comprender mensajes sencillos y desenvolverse en situaciones cotidianas.

Como firme defensora de la educación bilingüe, me entristece ver que a pesar de haber experimentado un enorme desarrollo en los últimos 10 años en España, los objetivos que se plantearon no han sido alcanzados, o al menos, no en su totalidad.

Con frecuencia sucede que el profesorado que imparte asignaturas de contenido en programas bilingües, observa en el aula que, sus alumnos presentan muchas dificultades con la lengua y tienen que dedicar mucho tiempo a este aspecto de la enseñanza, lo que hace que no haya tiempo suficiente para impartir los contenidos en la misma profundidad con que se hace en los programas monolingües.

Y es que, con preocupante frecuencia, está ocurriendo que el nivel que se imparte en la asignatura de lengua inglesa no encaja con el impartido en las asignaturas de contenido.

Por poner un ejemplo, es inadmisible que mientras en el primer capítulo del libro de inglés de 1º de Primaria se está presentando vocabulario sencillo y frases cortas, el libro del mismo curso de Sciences también en la primera página comience a abordar la asignatura utilizando expresiones complejas y dando por hecho que su público nació siendo bilingüe o en un país angloparlante.

En definitiva, mientras que en inglés se están trabajando estructuras básicas aplicables a entornos cotidianos, en Sciences se estudia la fotosíntesis o el ciclo del agua.

Para comprender, en este caso, el libro de la asignatura de Sciences, los alumnos necesitarían tener suficiente vocabulario y conocer bastante de las más básicas estructuras gramaticales.

Este gravísimo error ha sucedido y continúa sucediendo en las escuelas españolas. Esto ni es enseñanza ni es bilingüe.

¿Y cómo pueden los alumnos aprobar las asignaturas de contenido impartidas en lengua extranjera si no saben inglés?

La respuesta es fácil; los profesores están bajando la exigencia en las asignaturas de contenido hasta niveles irrisorios. El resultado es que los alumnos no saben inglés y tampoco saben Ciencias Naturales, ni Ciencias Sociales.

Algunos profesores, huyendo de este fracaso, se han posicionado en el extremo opuesto, elaborando contenidos de extrema dificultad o no realizando las adaptaciones de vocabulario y gramaticales oportunas. El resultado ha sido la existencia de alumnos desmotivados que han perdido el interés al considerar inalcanzables las metas planteadas por los docentes.

En próximos artículos explicaré cómo creo yo que puede mejorarse la enseñanza bilingüe.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Verónica de Miguel’s story.