Cómo tomarte el pelo con gráficas muy «chulis»

Explicando a mi cuñao que correlación no implica causalidad… ¡otra vez!


Esta mañana me había levantado contento. He dormido bien, empiezo un mini-puente de tres días y tengo muchos planes que me hacen afrontar el día con ilusión. Hasta que me he encontrado con esta noticia en meneame.net:

Una persona normal lee esto y se acojona, aunque en España no se consuman alimentos transgénicos tolerantes a glifosato, y piensa “ya me decía mi cuñao que eso de los transgénicos nos iba a matar a tós”.

En cuanto se empieza a leer el artículo se pueden observar las mentiras habituales que se utilizan para atacar a los alimentos basados en organismos modificados genéticamente. No es el objetivo de este artículo desmontar estas mentiras, pero si te interesa te aconsejo que eches un vistazo a los blogs Tomate con genes y La ciencia de Amara.

Y entonces se empiezan a mostrar gráficos para “demostrar” su afirmación principal: los alimentos basados en el maíz transgénico tolerante al glifosato son los causantes del aumento de las enfermedades en Estados Unidos, y en particular del cáncer. Gráficos como este:

Te lo explico para que lo entiendas (y de paso asustarte un poquito). Las barritas en amarillo son las muertes por demencia senil de cada 100.000 habitantes. Como puedes observar son prácticamente nulas en 1979, mientras que en 2010 han aumentado hasta 33 (debes mirar los valores de la izquierda para obtener este valor). Los puntitos en verde marcan la tendencia si se hubiera seguido la evolución que había hasta 1990 (fíjate en que hasta 1990 los puntitos verdes coinciden con las barras amarillas).

Por último, la gráfica en rojo marca el inicio del uso del glifosato en 1990. Y se puede observar claramente en la gráfica que desde ese momento las muertes por demencia empiezan a aumentar desmesuradamente respecto a la tendencia esperable. ¡Acojonante, verdad!

Eh, eh, pero igual nos están tomando el pelo. No hacen alguna cosa rara de esas que hacen los matemáticos para decirnos que todo es correcto. Sí. Calculan el coeficiente de correlación. ¿Y que es eso? Pues es una medida de cómo el cambio de una variable (en este caso el aumento de la producción de glifosato) repercute en otra variable (aquí las muertes por demencia). Cuanto más cerca esté este valor de 1, mayor es la correlación. ¿Y cuánto vale en este caso? 0.9942

¿Asustado? Pues como esta gráfica hay varias más. Sólo te enseño una más, para que la interpretes tú mismo. En este caso se muestra la incidencia del cáncer de tiroides.

¿Está claro o no? Este maíz es malísimo, mata a un montón de gente con cáncer, demencia senil, autismo y un otras enfermedades terribles, así que HAY QUE PROHIBIRLO…

… ¿o nos están tomando el pelo?

Correlación no implica causalidad

Este es un caso más del ya famoso dicho científico según el cual “correlación no implica causalidad”. De esto se ha escrito ya hasta la saciedad (por ejemplo aquí, aquí, y aquí) pero parece que aún no es suficiente. Lo que tienes que entender es que el hecho de que dos variables estén muy relacionadas matemáticamente entre sí no implica que una sea la causa de la otra, probablemente porque hay otros efectos que no se están teniendo en cuenta, o por simple casualidad.

“Vamos, hombre”, diría mi cuñao, ¿no te parece suficientemente claro que el aumento de enfermedades se debe al aumento del maíz transgénico? ¿A ti te parece que eso puede salir por casualidad?”

¿Crees que no puede salir por casualidad? Vamos a comprobarlo. Esta gráfica que te muestro a continuación proviene de la página Spurious correlations, donde puedes encontrar otras similares.

Te cuento, cuñao. En esta gráfica puedes ver en rojo el número de suicidios en Estados Unidos cada año llevados a cabo mediante cualquier tipo de ahogamiento (ahorcamiento, con una bolsa de plástico, etc — valores en la columna de la derecha), y en verde la inversión anual de este país en ciencia y tecnología (valores en la izquierda). ¿No te parece muy parecido? ¿Cuál sería en este caso el coeficiente de correlación? Pues es 0.992082

Vale, vale… ¿me estás diciendo que el número de suicidios por ahogamiento varía exactamente en la misma medida que lo hace la inversión tecnólogica? Pues entonces… ¡hay que invertir menos en ciencia!

Como ya puedes imaginar, en este caso no hay causalidad (la inversión en ciencia no provoca suicidios) sino casualidad.

¿Queréis jugar? Juguemos

Por si no os ha convencido el ejemplo anterior (y todas los gráficos que podéis encontrar en la página web en el que lo obtuve) os traigo otro que os gustará.

Imagen obtenida de http://sinolocreo-noloveo.blogspot.com.es/2013/01/produce-autismo-la-agricultura-ecologica.html

Te cuento, cuñao. En esta gráfica se muestra la variación con los años de los casos de autismo con las ventas alimentos procedentes de agricultura ecológica. Si te fijas bien, verás que a medida que aumenta la venta de productos ecológicos también hay más casos de autismo. El coeficiente de correlación es 0.9971, prácticamente 1.

Entonces, ¿el consumo de productos ecológicos causa autismo? No. De igual forma que el consumo del maíz transgénicos tampoco es la causa de todas esas enfermedades, al menos mientras no se demuestre con investigaciones de mejor calidad. A día de hoy, no existen evidencias de que el consumo de alimentos transgénicos cause ningún daño a la salud.

De todas maneras, cuñao, te dejaré con esta reflexión: los países con un mayor consumo de chocolate tienen más premios Nobel.

Imagen tomada de http://francis.naukas.com/2013/08/27/la-relacion-entre-tomar-chocolate-y-el-numero-de-premios-nobel/

Si te apetece escribir algún comentario, puedes hacerlo buscando los signos ‘+’ que se encuentran a la derecha de cada párrafo. Y si te ha gustado, puedes recomendar este artículo haciendo clic en el botón al final del texto.