Erecciones matutinas, falacias y homeopatía


El objetivo de este artículo es el de presentar de forma amena algunos tipos de argumentaciones falsas (o falacias) que suelen utilizarse para apoyar varias creencias y, en particular, para defender las bondades de las pseudoterapias. Utilizaré como ejemplo los mitos sobre las erecciones matutinas para explicar estas falacias y luego las aplicaré a la homeopatía.

No creo que haga falta que explique qué son las erecciones matutinas. Lo que no está tan claro es por qué se producen, aunque como ahora veremos la ciencia tiene sospechas sobre cuál es su función. Aún así, todos tenemos nuestras teorías y conocemos alguna leyenda urbana que circula entre nuestros amigos sobre sus causas: que si se debe a sueños de contenido sexual, que si es porque tenemos la vejiga llena, que si lo que tenemos lleno es otra cosa… Son teorías que se defienden mediante argumentos que pueden ser erróneos. Aunque por ahora no veas la relación, es lo mismo que hace la gente que defiende que determinadas pseudoterapias (como la homeopatía) funcionan.

Imagen obtenida de http://www.carloscapote.com/vinetas/a-mi-me-funciona/

Sesgo cognitivo

Para empezar, estas erecciones ocurren varias veces durante la noche y no sólo por las mañanas, por lo que es más correcto llamarlas erecciones relacionadas con el sueño. Hoy se sabe que están asociadas a la fase MOR (movimientos oculares rápidos) del sueño (os sonará más el nombre en inglés, REM — rapid eye movement). Los científicos suponen que formarían parte de un mecanismo que permitiría conservar los tejidos cavernosos del pene, por lo que la presencia de varias erecciones a lo largo de la noche sería propia de hombres sanos.

¿Y por qué tendemos a pensar que sólo ocurre cuando despertamos? Esto es debido a un sesgo cognitivo: hay información que no estamos considerando o bien no conocemos. En este caso en particular, por ejemplo, sólo nos fijamos en las erecciones que nos ocurren por la mañana. De la mayoría de erecciones nocturnas no nos damos cuenta porque estamos dormidos, y si observamos alguna probablemente la habremos olvidado por la mañana. Además, es más probable que las erecciones matutinas tengan “testigos presenciales”.

Esto mismo le ocurre a las personas que creen que se han curado o mejorado con un producto homeopático: no consideran muchas otras variables. Por ejemplo que se sientan mejor debido al efecto placebo, que pueda haberles hecho efecto otro medicamento que hayan tomado o que la enfermedad (como ocurre de forma habitual) se haya curado simplemente debido a la actuación nuestro sistema inmune.

Imagen obtenida de http://lacienciaesbella.blogspot.com.es/2013_01_01_archive.html

Post hoc ergo propter hoc

Otro mito sobre el que seguro habrás oído hablar es que esa persistente erección matutina se debe a las ganas de orinar. Si ese fuera el caso (que no lo es, como ya hemos visto) la solución no sería tampoco fácil , como se observa en la imagen. Y es que ya lo decía hace años La Trinca:

La trempera matinera no és trempera verdadera, és trempera de pixera (La erección matutina no es una erección de verdad, sino que se debe a las ganas de mear).
http://www.youtube.com/watch?v=y0JeDv0VR0c

Dado que por las mañanas tenemos ganas de orinar y nos coincide con la erección, tendemos a pensar que una cosa es causa de la otra. Es decir, pensamos que las ganas de orinar son las que provocan esa tumefacción del miembro. Esta falacia se conoce como Post hoc ergo propter hoc o falacia de falsa causalidad. La frasecita en latín podría traducirse así: “como pasó después de aquello, aquello es su causa”. Un ejemplo muy utilizado para explicar esta falacia es el del gallo y el sol: como el gallo canta antes de que salga el sol podemos afirmar que el sol sale porque el gallo ha cantado. Si no me creéis, quizás le hagáis más caso a Sheldon Cooper en The Big Bang Theory:

http://www.youtube.com/watch?v=QVqxwtDQxGk

Esta falacia es la más utilizada por los adeptos a la homeopatía para justificar su eficacia. Seguro que habéis oído a alguien (si no vosotros mismos) que ha dicho eso de “A mí me funciona”. Pero simplemente están expresando el hecho (cierto) de que se sintieron mejor después de tomar el producto homeopático, pero ello no implica que esa sea la causa de su mejoría (de hecho, no lo es).

Falacia ad populum

Ya he comentado que una de las leyendas urbanas más aceptadas es la de que la erección matutina se produce por tener la vejiga llena. ¿Cuántos hombres habrán dicho eso? Sin embargo, el hecho de que un gran número de personas manifieste una misma opinión no implica que ésta sea cierta: es lo que se conoce como falacia ad populum. Te pondré un ejemplo: la mitad de los españoles cree que los antibióticos se pueden utilizar para matar virus (como el de la gripe) cuando la realidad es que sólo sirven para eliminar bacterias. El hecho de que tanta gente crea en la eficacia de los antibióticos contra la gripe no convierte esta afirmación en cierta.

Imagen obtenida de http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/17039148/Falacias-comunes-de-los-creyentes.html

Lo mismo ocurre con la homeopatía, el hecho de que haya cientos de miles de personas que la utilicen y crean que les funciona, no significa que ello sea cierto. Aún así, este argumento es uno de los más utilizados por los fabricantes de homeopatía para defender su eficacia.

Imagen obtenida de http://www.vademecum.es/noticia-111124-uno+de+cada+tres+espanoles+ha+utilizado+homeopatia+para+aliviar+o+tratar+enfermedades_5328

Falacia de autoridad

“Lo que dices parece razonable, pero yo tengo un primo que es médico y me ha dicho que si se me empina por la mañana es porque me estoy meando. Si es médico lo sabrá mejor que tú, ¿no?”

Imagen obtenida de http://www.taringa.net/comunidades/nogod/8331798/Cientifico-derrumbando-el-Ateismo.html

Esta es una argumentación completamente errónea que se conoce como falacia de autoridad o ad verecundiam. Que una persona tenga más o menos conocimientos no le otorga de la verdad si ello no va acompañado de evidencias y argumentos sólidos. Te pondré un ejemplo extremo: Linus Pauling, premio Nobel de Química en 1954 y de la Paz en 1962, siempre defendió el consumo de vitamina C para evitar resfriados o reducir el tiempo de la enfermedad. Aún con su curriculum tan impresionante, estaba equivocado. Pese a haber sido desmontada completamente esta teoría (no, la vitamina C no cura ni alivia resfriados) aún hay gente que la defiende utilizando como argumento que una persona con dos premios Nobel no podía estar equivocada.

Y esta falacia también es muy utilizada por los defensores de la homeopatía. Como probablemente sabrás hay un gran número de médicos que prescriben homeopatía (ellos sabrán por qué lo hacen— yo me lo puedo imaginar), pero eso no la convierte en una terapia válida. Como tampoco el vergonzoso hecho de que haya una universidad española que tenga una cátedra en homeopatía.

Imagen obtenida de http://www.alkaidediciones.com/foro/index.php?topic=1973.0

Terminamos

Si has llegado hasta aquí espero que hayas entendido las distintas falacias que se utilizan para defender pseudoterapias y sepas detectarlas en la publicidad de estas técnicas y en las discusiones que generan. Una vez desmontados estos falsos argumentos, no es difícil comprobar que la homeopatía no tiene ningún valor terapéutico. No sólo porque los productos homeopáticos no contienen NADA de principio activo (la primera de entre muchas razones), sino porque cientos de estudios han demostrado que la homeopatía no es mejor que un placebo (una recopilación de estos estudios, en inglés, puedes encontrarla aquí).

Por supuesto, si en todo el texto anterior sustituyes la homeopatía por cualquier otra pseudoterapia (reiki, reflexología, osteopatía, acupuntura…) las conclusiones son las mismas.

Ah, y si eres hombre y notas que tienes este tipo de erecciones con mucha frecuencia, no te preocupes: es un signo de salud.

Imagen obtenida de http://trance-it.net/2014/08/el-porque-de-las-erecciones-matutinas/

Para saber más

  • Si te interesa más información sobre las erecciones relacionadas con el sueño te aconsejo este artículo de Materia. Por ejemplo, ¿sabías que las mujeres también experimentan el mismo tipo de erecciones durante la noche?
  • Para saber más sobre los distintos tipos de falacias te recomiendo la serie de artículos sobre el tema del (imprescindible) blog Qué mal puede hacer.
  • Para saber más sobre la homeopatía y por qué no funciona (si es que aún piensas eso) te recomiendo “¿Homeopatía?, va a ser que no”, un libro gratuito de Arturo Quirantes y todos los artículos de Fernando Frías en el blog La lista de la vergüenza. También te aconsejo que veas esta charla que dio Vicente Baos, médico de familia y firmante del manifiesto No sin evidencia, a los estudiantes de Farmacia de la Universidad de Alicante.

Si te apetece escribir algún comentario, puedes hacerlo buscando los signos ‘+’ que se encuentran a la derecha de cada párrafo. Y si te ha gustado, puedes recomendar este artículo haciendo clic en el botón al final del texto.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Guillermo Peris’s story.