Del I Ching a la comprensión del cerebro

Mi charla en Naukas Bilbao 2016

Ya terminaron las jornadas de divulgación científica Naukas Bilbao 2016, siendo esta vez la tercera vez que asistía a este evento. Pero esta vez ha sido muy especial: por un lado, ha supuesto mi primera participación como ponente; por otro, he tenido el placer de colaborar en la organización del musical Naukas impulsado por la gran Natalia Ruiz Zelmanovich. Por desgracia (o quién sabe si por suerte) no se ha colgado el vídeo de este musical, del que sólo pudieron disfrutar los asistentes y los que siguieron el evento por internet.

Sí que está ya disponible la charla que impartí sobre el I Ching y la comprensión del cerebro. Os dejo aquí el enlace por si os apetece verla. Al final de la entrada encontraréis algunas observaciones curiosas sobre la charla, así como algo de bibliografía. Si no visteis la charla en directo, os animo a que lo hagáis antes de seguir leyendo.


Notas y bibliografía

Secuencias de De Bruijn

  • Una primera curiosidad de las secuencias de De Bruijn que comenté en la charla es que pueden utilizarse para hacer trucos de adivinación con cartas. Podéis encontrar más información de cómo hacerlo en este enlace.
  • También comenté que podían usarse para romper la seguridad de llaves electrónicas. Aquí os dejo un enlace en donde se explica cómo un programador informático consigue abrir puertas de garaje automáticas sin necesidad de un mando a distancia… ¡utilizando un juguete de su hija!
  • El uso de grafos de De Bruijn en secuenciación genómica sería similar a la utilización de grafos de solape que cuento en la charla Resolviendo rompecabezas de ADN que di en Desgranando Ciencia 2016.
  • La primera secuencia de este tipo que se conoce es del año 1000 a.C. y aparece en un tratado de prosodia sánscrita.
  • Para leer con calma qué son estas secuencias podéis encontrar una buena introducción en la Wikipedia.

Aplicación en neurociencia


Si os ha gustado os animo a que lo compartáis con quien queráis. Y podéis hacer clic en el corazoncito que hay al final del artículo.