Y tú… ¿eres «de sangre» o «de carne»?

Sobre la relación entre la longitud del pene flácido y erecto


Este artículo surge como respuesta a una polémica generada por la jornada de divulgación científica que bautizamos como #lunesTetas, que dio lugar a un conjunto de artículos muy interesantes que puedes encontrar en esta página. Sin embargo algunas personas interpretaron aquella convocatoria como sexista, lo cual degeneró en consecuencias inesperadas. Como protesta por estos hechos y para reinvindicar la libertad de expresión y el humor en la divulgación científica se ha convocado el #lunesPollas. En cuanto a mi opinión sobre toda controversia está descrita perfectamente en este artículo de Teresa Valdés-Solís.


Nos encontramos ya en el siglo XXI, descrito y anhelado por los antiguos escritores de ciencia-ficción, y los avances en ciencia, tecnología y medicina son espectaculares. Pero aún así existen algunos clichés que se repiten, como la preocupación de los hombres por el tamaño de su pene. Este miedo genera en algunos una cierta inseguridad a la hora de afrontar nuevas relaciones, porque se imaginan que sus parejas (hombres o mujeres) se van a reír de ellos. En su cabeza repiten versiones distintas de esta escena de la película “La cosa más dulce” (vídeo vía @BlackberryReina):

Hay muchos hombres que piensan que puede adivinarse el tamaño de su pene a través de sus pantalones. Y que incluso se avergüenzan de desnudarse delante de otros hombres. Esto ocurre en parte porque pensamos (tanto hombres como mujeres) que la longitud del pene en erección es proporcional a la longitud del pene flácido. Pero esto no es completamente cierto.

Existe una clasificación un tanto curiosa de los penes en función de la relación de longitudes erecto/flácido. Por un lado tenemos las conocidas popularmente como pollas de carne (en inglés showers, por la afición de estos hombres de mostrarse desnudos en las duchas). Estos penes se caracterizan por tener una ratio de longitudes baja (según esta web igual o menor a 1.35) y suelen tener un tamaño flácido bastante grande. Vamos, que son muy grandes relajados y en erección no aumentan mucho más.

Por otro lado están las pollas de sangre (en inglés growers) que presentan una elevada ratio de longitudes erecto/fláccido (superior a 1.45 según la fuente anterior). Suelen ser muy pequeñas en estado flácido pero crecen enormemente durante la erección.

Dicho de otra forma, no te puedes fiar del tamaño de un pene flácido para inferir su longitud en erección. En la siguiente gráfica se entiende mejor esta idea. En ella cada uno de los puntos representa la medida de un pene por parte de un médico en sus estados flácido (eje horizontal) y erecto (eje vertical).

Imagen tomada de este enlace.

Fíjate en el punto marcado como (a). La longitud en estado flácido de este pene es de 8.5 cm y en estado de erección de 17.5 cm. La ratio de longitudes es de 2.05 ¡Ha aumentado más del doble de su tamaño! Por el contrario, el pene del sujeto (b) tenía 13 cm en estado flácido y ha pasado a 14.5 cm en erección, es decir, apenas ha aumentado su tamaño. En otras palabras, aunque el pene del sujeto (b) es mucho más grande que el del sujeto (a) en estado flácido, durante la excitación el sujeto (a) alcanza una erección mucho mayor.

Imagen tomada de este enlace.

Aquí podemos comprobar el mismo efecto con datos estadísticos. La curva en azul muestra la longitud del pene en erección para un conjunto de hombres que coinciden en su longitud en estado flácido, 6.5 cm. Como puedes ver, existe un amplio rango de longitudes en erección para la misma longitud en flacidez. Las otras dos curvas dan la misma información para penes flácidos de 8.5 cm (verde) y 10.5 cm (magenta). Si comparas la parte derecha de la curva de 6.5 cm con la parte izquierda de las otra dos curvas verás que hay una cierta probabilidad de que los penes más pequeños en estado flácido (azul) superen en erección a un gran grupo de hombres con penes flácidos de 8.5 cm (verde) y a un pequeño número de hombres con penes flácidos de 10.5 cm (azul).

“No llores, cariño. Lo importante no es el tamaño del barco, sino el movimiento del océano.”

¿Y cómo somos en España? Pues según esta página web que se dedica a recopilar datos de longitudes y grosores de penes de todo el mundo los españoles tendríamos una longitud media en flacidez de 9.37 cm y en erección de 13.58 cm, lo cual da una ratio de 1.45. Esto sería un término medio entre polla de carne (p.e. los haitianos, con una ratio de 1.22) y polla de sangre (p.e. los ecuatorianos, con una ratio de 1.71). Pero esto no son más que estadísticas, es evidente que cada hombre presenta unas características que lo hacen diferente.

En resumen, no te fíes de las apariencias.


Si te apetece escribir algún comentario, puedes hacerlo buscando los signos ‘+’ que se encuentran a la derecha de cada párrafo. Y si te ha gustado, puedes recomendar este artículo haciendo clic en el botón al final del texto.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.