Auriculares con asistente y nuevos Pixel: Google apuesta por la movilidad

Google dejó hace años de ser simplemente un buscador para pasar a ser el gigante de internet que ofrece soluciones ofimáticas en la nube, un servicio de correo electrónico, la plataforma de vídeo más grande del mundo y que, por si todo ello fuera poco, crea su propio hardware. De hecho, hace escasos días, Google ha presentado novedades en este sentido: ordenador, móviles, auriculares y altavoces inteligentes made in Google están ya preparados para llegar a las oficinas de multitud de empresas.

En cierto sentido, los de Mountain View representan una buena opción para las empresas que decidan apostar por la movilidad. La reciente keynote es una buena muestra de ello. Sin ir más lejos, los revolucionarios Google Pixel Buds podrían convertirse en una excelente herramienta de trabajo para aquellos empleados que suelan atender llamadas internacionales y que, además, se encarguen de procesos de negocio que les mantengan fuera de la oficina.

Los Pixel Buds son los auriculares inalámbricos de Google. Pero, en realidad, son mucho más. Por 159 dólares (134 euros al cambio actual, aunque probablemente su precio en el Viejo Continente será superior), Google ofrece una conexión directa con su asistente virtual, Google Assistant. Así, bastará tocar el auricular derecho para acceder a la inteligencia artificial de la compañía y, a través de ella, reproducir música, leer correos y recibir notificaciones o incluso indicaciones de un mapa. En definitiva, un ayudante en el oído de los empleados, especialmente útil cuando estos tengan la movilidad como rutina.

De hecho, en cierta medida los auriculares inalámbricos de Google ofrecen algo que también promete la ropa inteligente: información enviada desde el smartphone corporativo hasta un dispositivo con el que el empleado no tendrá que desviar su atención. Podrá seguir conduciendo o dirigiéndose a su próximo destino y, mientras tanto, gestionar algunos procesos corporativos. Sin embargo, los Pixel Buds dan aún más de sí.

De hecho, la mayor novedad que presentan estos auriculares es la posibilidad de utilizarlos como traductor simultáneo. Al más puro estilo de las series y películas de ciencia ficción, los Pixel Buds son capaces de traducir en tiempo real lo que nos dice otra persona en un idioma distinto al nuestro. De hecho, con dos pares de Pixel Buds, Google estaría facilitando mantener una conversación en dos lenguas totalmente distintas. Todo, con la ayuda de Google Translate y la inteligencia artificial del gigante de Mountain View.

Sin embargo, no solo de auriculares podrá servirse el mundo corporativo después de la última keynote de Google. De hecho, la compañía también ha presentado una nueva hornada de Google Home, su altavoz inteligente.

Al igual que en el caso de los auriculares, la presencia de Google Assistant tanto en Home Mini como en el Home Max (prestaciones similares, salvo la calidad del sonido) hace de este dispositivo una útil herramienta perteneciente a la familia de la internet de las cosas capaz de convertir cualquier despacho o sala de reuniones en un lugar con un secretario robótico dispuesto a apuntarlo todo o a facilitar la información necesaria en el momento que se le pida.

Hardware clásico: móviles y portátil

Además, la compañía ha introducido una versión mejorada de su asistente virtual en sus dos nuevos móviles, el Pixel 2 y el Pixel 2 XL. Pantallas de 5 y 6 pulgadas respectivamente para dos terminales que, siguiendo la tendencia a acabar con los marcos, parece que poco tendrán que envidiarle a las flamantes versiones del iPhone recientemente presentadas por Apple.

De hecho, el precio de ambos terminales también se parece al que la compañía fundada por Steve Jobs ha puesto a los iPhone del décimo aniversario: sin ir más lejos, el Pixel 2 XL llegará a España por un precio de 959 euros. A cambio, no obstante, Google ofrece una calidad fotográfica nunca antes vista en un dispositivo móvil ideado en Mountain View, 64 gigas de almacenamiento (como mínimo) y 4 gigas de memoria RAM. A ello se suma la inestimable presencia de Google Assistant, que ayudará a las compañías a llevar a cabo algunos de sus procesos de negocio de una forma más fluida.

Y para aquellas empresas que confíen en el asistente virtual de Google también será de utilidad el Pixelbook. Se trata del Chromebook creado por la propia compañía, un gama alta destinado al sector profesional con una larga lista de ventajas respecto a otros dispositivos de su especie e incluso respecto a otros ordenadores portátiles con un sistema operativo tradicional: abandona el ventilador como sistema de refrigeración, es compatible con el uso de un lápiz (el Google Pen) y está diseñado, como no podía ser de otra manera, para trabajar en la nube a partir de las herramientas y el sistema operativo de Google, Chrome OS.

Si bien el precio de todos los dispositivos es notable y, en conjunto, podría representar un importante reto para los directores de IT, lo cierto es que las nuevas herramientas físicas de Google representan una importante opción para aquellas compañías que deseen trabajar en la nube, incorporar la inteligencia artificial a sus procesos y, además, favorecer la movilidad de sus empleados. Todo ello, bajo la batuta de un gigante como Google.

El equipo de NTS.